las12

Viernes, 26 de septiembre de 2008

Vidas robadas

De martes a viernes, cerca de las 23, los espectadores siguen la historia de Juliana, una joven de un pueblito perdido de la provincia de Buenos Aires, que es capturada por una red de prostitución. Es la primera telenovela que aborda en un horario central una realidad cruda, cargada de impunidad y complicidades, con seriedad y compromiso. No cae en los estereotipos fáciles y muestra con diferentes matices cómo se puede ser víctima de estas mafias sin necesariamente estar encadenada en un sótano. Vidas Robadas ya cosechó algunos reconocimientos: fue declarada de interés social por la Legislatura porteña y por la Cámara de Diputados de la Nación.

Cuando ya se acerca el final, el suplemento Las 12 entrevistó a Bernarda Llorente, subdirectora artística de Telefé. Junto a Claudio Villarruel, director artístico del canal, son los creadores de la novela.

–A seis meses de estar en la pantalla la novela, ¿qué balance podés hacer del producto en cuanto a la repercusión que generó en la sociedad?

–Fue muy positivo en todo sentido. Conseguimos una audiencia masiva capaz de atender y seguir día a día una novela con puntos oscuros, ya que aborda una realidad muy oscura. Vemos una predisposición de la gente a pensar las problemáticas que nos rodean. Con esta novela creemos que estamos ayudando a concientizar a la gente, a institucionalizar respuestas –como fue el caso de la Ley de Trata–, a que la gente se anime a ver conductas, a saber qué es la trata y a preguntarse por la vida de mujeres que viven historias duras, historias de esclavitud.

–¿Por qué decidieron abordar el tema de la trata de personas?

–Como concepto macro, la novela en el mundo ha cambiado y tiende a reflejar más las sociedades en las que vivimos, se recrean personajes más cercanos, más humanos, no tan buenos ni tan malos. Empezamos esa línea con Montecristo, luego con el unitario con Abuelas y decidimos continuar con Vidas Robadas en esta línea de abordar realidades sociales y apelar a la conciencia colectiva a través de la televisión. Obviamente que conocer la historia de Marita Verón y la de su mamá fue lo que nos terminó de impulsar en este camino.

–En este tiempo surgieron rumores de que la novela no funcionaba por el bajo número de audiencia, que la iban a levantar o la cambiarían de horario. Esto, claro, efectivamente no ocurrió, pero ¿cómo hicieron para mantener la novela en medio de estas especulaciones y teniendo en el mismo horario un programa como Bailando por un sueño?

–Cuando empezamos con esto nos dijimos que no se iba a levantar por nada en el mundo. La novela empezó con una situación catastrófica en materia de rating, pero poco a poco fue sumando espectadores y hoy tiene un promedio de 17 puntos. No es una propuesta masiva ni fácil de mantener en el aire por el nivel de producción y el sacrificio, pero estamos orgullosos de los resultados y de poder ofrecer un producto distinto.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Vidas robadas
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.