las12

Viernes, 25 de septiembre de 2009

MARíA CONSUELO MEJíA. ANTROPóLOGA. DIRECTORA DE CATóLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR, DE MéXICO.

“Lo único que debe primar es la autoridad moral de las mujeres”

 Por Roxana Sandá

¿En qué instancia se encuentra el debate sobre el aborto en América latina?

–En la de un debate urgente, dirigido a que la sociedad entera comprenda, apruebe y apoye la autoridad moral de las mujeres para tomar decisiones en todos los aspectos de sus vidas. Además, se trata de un debate necesario porque la interrupción del embarazo en América latina está asociada a la subordinación de las mujeres, a la desigualdad social económica, a la inequidad de género, a la mortalidad materna y al nacimiento de criaturas que vienen al mundo sin las mínimas condiciones para una vida digna.

Que sólo las mujeres de los sectores sociales más favorecidos tengan acceso a un aborto seguro termina convirtiéndose en un fenómeno sistemático.

–Es la situación que se da precisamente en América latina, la región más desigual del mundo. Hay un reflejo claro en el tema de la interrupción del embarazo. Las mujeres con recursos pueden recurrir a la práctica de un aborto en situaciones de seguridad, pagando precios muy altos, y las mujeres con pocos recursos no pueden hacerlo. En esa encrucijada, desde Católicas por el Derecho a Decidir planteamos que la cuestión del aborto inseguro en América latina es un tema de justicia social y de salud pública, porque las complicaciones derivadas de abortos practicados en condiciones de inseguridad están causando problemas en los servicios institucionales de salud. Hoy, sistemas sanitarios pobres deben distraer recursos que podrían ser dedicados a otras necesidades de la salud y la vida de las mujeres.

Resulta grotesco que frente a una realidad brutal la Iglesia Católica siga empeñada en mantener una postura de cemento hacia los derechos sexuales y reproductivos.

–Es una gran contradicción. Pero hay que diferenciar la jerarquía conservadora de la Iglesia Católica de la iglesia misma, puesto que entre las católicas y católicos, incluso entre sacerdotes y religiosas, existen posiciones mucho más compasivas en relación con las mujeres que tienen seis u ocho hijos y no pueden evitar los embarazos que no desean. La jerarquía eclesiástica ha endurecido su posición moral-sexual a partir de los noventa, con las conferencias internacionales de El Cairo (1994) y Beijing (1995), donde se reconocieron los derechos reproductivos y se entendió que el empoderamiento de las mujeres era un factor fundamental para el desarrollo sostenible en el mundo entero. El reconocimiento de legitimidad de la autoridad moral de las mujeres y que el acceso a la educación y la participación social y política fueran consideradas parte central de las políticas de desarrollo, causó una reacción muy fuerte en la jerarquía conservadora de la Iglesia Católica y también en los fundamentalismos musulmanes, que se aliaron para oponerse a que esos factores se convirtieran en parte del programa de acción que se derivó de las conferencias.

Pero la feligresía católica no obedece las enseñanzas morales de su iglesia.

–Eso es lo dice la práctica y una serie de encuestas que hicimos entre 2003 y 2005 en Brasil, Bolivia, Colombia y México. Los resultados arrojaron que, en un promedio general, el 80 por ciento de la población católica no sigue las enseñanzas en el uso de anticonceptivos, del condón ni en el acceso a la anticoncepción de emergencia. Incluso en la interrupción del embarazo descubrimos también que hay una oposición clara a que la jerarquía de la Iglesia Católica influya en las políticas públicas. Y esa misma jerarquía se está dando cuenta de que las católicas y católicos van cada vez menos a misa, que está en crisis el ejercicio del sacerdocio, que hay una especie de revuelta de parte de las religiosas, que aumentan las denuncias de la violación de los derechos humanos al interior de la iglesia. Hay un proceso de secularización en América latina, la región per se de influencia católica, que está generando una reacción adversa y diría que absurda, porque esa actitud no acerca más a la gente. Al contrario, la aleja. ¿La razón de esto? Mantener un poder y un control que quiere volver a ser hegemónico a través de lo que consideran que es el control de la vida de las personas: el control de la sexualidad.

¿Es una especie de último mojón patriarcal y machista de dominación?

–Es la institución que en la actualidad sostiene de manera más fuerte el patriarcado y además tiene visos muy significativos de misoginia y de falta de respeto a los derechos humanos de todos sus integrantes. En el caso de homosexuales y lesbianas hay un desconocimiento absoluto al derecho de expresar sus identidades sexuales y sus orientaciones, con el agravante muy delicado de que la institución católica está encubriendo a abusadores sexuales en todo el mundo. No reconoce que el abuso sexual es un delito que debería ser juzgado por las leyes de los países donde están los sacerdotes que abusan de jóvenes a su cargo. Ese es un delito que la jerarquía sigue tapando en todos los países del mundo.

¿Qué opina sobre el debate acerca de la interrupción del embarazo más allá de las doce semanas de gestación?

–Hay una serie de planteamientos objetivos. Los principales expertos en bioética plantean que a partir de la semana 24 o 25 de la gestación pueden verse las conexiones cerebrales necesarias que permiten que haya capacidad de raciocinio y de sensaciones. Antes de las 24 o 25 semanas, y esto tampoco es seguro, no puede hablarse de que haya una persona. Por ejemplo, el aborto realizado durante el tercer trimestre, un debate que se está dando en los Estados Unidos, es un procedimiento al que recurre un mínimo porcentaje de mujeres. En Católicas por el Derecho a Decidir pensamos que, en todo caso, la autoridad moral de las mujeres es la que tiene que primar en cualquier consideración. Tienen que gozar del derecho a interrumpir un embarazo que no buscaron o no desearon, y deben tener todas las condiciones para hacerlo, independientemente de la gestación.

Sin embargo, los tiempos institucionales no coinciden con las necesidades de las mujeres. La Corte Suprema de Justicia de México oficializó su aval a la despenalización del aborto en el Distrito Federal dos años después de su aprobación.

–El punto es que es un tema progresivo, que ha sido ganado poco a poco, primero en los casos de violación, luego por la vida de la mujer, después por una cuestión de salud. En el caso de México en particular, el paso que dieron los legisladores del Distrito Federal para despenalizar el aborto fue muy significativo, en tanto que con esa aceptación de la interrupción del embarazo están reconociendo la autoridad moral de las mujeres para tomar esa decisión. Ellas no tienen que dar ninguna justificación. Y lo hacen hasta las doce semanas de gestación porque la medicina y la bioética lo han planteado. Pero hay que recordar que aún no se puede hablar en términos de personas antes de la semana 25. En esa instancia, al contrario de lo que dice la Iglesia Católica, creemos que lo que debe primar es el derecho de la mujer a decidir si quiere continuar o no con su embarazo.

Compartir: 

Twitter
 

María Consuelo Mejía
Imagen: Constanza Niscovolos
SUBNOTAS
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.