libero

Lunes, 12 de febrero de 2007

FúTBOL › CUATRO “PARTIDOS FANTASMA” Y QUEJAS

En Italia causa tristeza el fútbol de las tribunas vacías

Los hinchas se lamentan de tener un “fútbol sin alma” y ya piden otra suspensión hasta poder volver a las canchas. El Inter no para de ganar, pero sus fanáticos no pudieron verlo.

Silencio espectral en los cuatro “partidos fantasma” y un sentido minuto de silencio en los estadios abiertos al público: tras los luctuosos incidentes de Catania, el balón rodó de nuevo en la Serie A del fútbol italiano, pero los tifosi se lamentan ahora por un Calcio sin alma. “El fútbol ya no tiene corazón, hemos vendido nuestra alma”, dijo apesadumbrado el presidente de la Fiorentina, Cesare Prandelli. En Florencia, Bérgamo, Verona y Me-ssina se jugó ante gradas desiertas porque esos estadios no cumplen los nuevos requisitos de seguridad más rigurosos impuestos el jueves por el gobierno italiano. Mientras tanto, el Inter sigue ganando y se mantiene como líder, con un gol de Hernán Crespo.

El Milan, tras febriles trabajos en turnos de día y noche, logró instalar los controles de entrada en el estadio de San Siro y obtuvo así una autorización especial. Así por lo menos los abonados pudieron presenciar el partido contra el Livorno y, sobre todo, el estreno de Ronaldo.

Los seguidores de los equipos visitantes no pudieron entrar en ningún estadio. Por motivos de seguridad y por orden del gobierno de Roma, todos los partidos se disputaron a primera hora de la tarde, evitando la noche. La prohibición de jugar partidos de noche afecta ante todo a las emisoras de televisión. “Pero la seguridad tiene prioridad”, se mostraron comprensivas las cadenas de televisión.

En cambio, muchos clubes de fútbol fueron más críticos. “Se va a falsear el campeonato”, se enfureció el presidente del Atalanta, Ivan Ruggieri, antes del partido de su club contra el Lazio, sin público.

También Delio Rossi, entrenador del Lazio y que no se ve afectado porque el estadio Olímpico de Roma sí cumple la normativa, mostró comprensión por el enojo de muchos clubes. “Esto es como un videojuego”, opinó Rossi al ver las imágenes de televisión de los partidos de segunda, el sábado, ante tribunas vacías. Con motivo del partido de segunda contra el Bari, los seguidores del Brescia protestaron pacíficamente ante el estadio contra los “partidos fantasma”.

En Florencia, donde Fiorentina recibió a Udinese, y Bérgamo, para el partido entre Atalanta y Lazio, centenares de tifosi se reunieron en las proximidades de los estadios y pacíficamente apoyaron a sus equipos desde la parte exterior de las instalaciones.

En total, según calculó La Ga-zzetta dello Sport, unos 110 mil aficionados se vieron privados de ver fútbol en vivo. Los equipos dejaron de recaudar, sólo en concepto de entradas, unos 4 millones de euros (alrededor de 5,2 millones de dólares).

En los estadios donde se pudo jugar ante los hinchas, se procuró dar una clara señal contra la violencia. El presidente del Palermo, Mauricio Zamparini, invitó para el partido contra el Empoli a familias con niños en las tribunas vacías destinadas a los seguidores del equipo visitante.

Mientras, la fiscalía y la policía de Catania se esfuerzan febrilmente por dar con los que mataron en Catania al policía Filippo Raciti. Aparte de un joven de 17 años, otro hooligan se halla bajo sospecha. Los culpables podrían ir a la cárcel por diez años si se les acusa y condena por homicidio.

Compartir: 

Twitter
 

No, no es un entrenamiento: es el partido Messina-Catania, de la Serie A del fútbol italiano. Así se jugó a causa de la violencia.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.