libero

Lunes, 30 de julio de 2007

FúTBOL › ARRANCA EL APERTURA 2007 SIN TANTAS SONRISAS PARA EL JUEGO

Se arreglan con lo que tienen

Dentro de un panorama de desguace general, el campeón San Lorenzo parece el menos debilitado de los candidatos y apunta a retener el título, pero bifurcará esfuerzos en la Copa Sudamericana. Boca depende de la continuidad de Riquelme, River perdió más de lo que Passarella pretendía. ¿Racing quedó mejor que Independiente?

 Por Ariel Greco

Es cierto que, en los últimos años, los ruidos fuertes en el mercado de pases se produjeron mucho más por salidas trascendentes que por llegadas rimbombantes. Sin embargo, por diferentes coyunturas, siempre se producían regresos de figuras desde el exterior, que servían para provocar una dosis de aire fresco en distintos equipos. Alcanza con repasar los últimos movimientos para entender el fenómeno: Riquelme a Boca, Ponzio y Rosales a River, Claudio López a Racing en el verano pasado, Verón a Estudiantes o el Kily González a Central a comienzos de la temporada, así lo demuestran. También el mercado interno producía algunos movimientos importantes. En cambio, para el arranque del Apertura que se iniciará en cuatro días, el próximo viernes, llama la atención la pobreza con la que se reforzaron los clubes, si es que cabe utilizar la palabra refuerzos.

En ese contexto, está claro que la mayoría de los equipos tiene menos potencial que en el Clausura que pasó. Tal vez el campeón San Lorenzo sea el que menos debilitado aparece, ya que a las partidas de Ezequiel Lavezzi y Christian Ledesma les puede oponer las llegadas de Bernardo Romeo y Juan Manuel Torres. Claro que la incógnita pasa por saber si los nuevos, que acarrean largas inactividades, pueden equiparar las prestaciones de dos de las principales figuras del ganador del Clausura.

Los presentes de Boca y River no dejan de ser llamativos. En el equipo de Miguel Russo, ningún análisis se sostiene sin tener en cuenta la continuidad o no de Riquelme. Si el conductor sigue en el club, las pérdidas del campeón de la Libertadores no serán tan dolorosas. La partida de Clemente Rodríguez puede equipararse con el regreso tras su lesión de Juan Krupoviesa. Y más allá de la importancia de Daniel Díaz, el hueco que dejó su transferencia al Getafe podrá ser cubierto por Matías Silvestre, Jonathan Maidana o Matías Cahais, todos jóvenes con proyección y experiencia como titulares. Las restantes bajas fueron de futbolistas de relleno, el mismo lugar que ocuparía en el plantel el uruguayo Alvaro Gutiérrez, el único refuerzo que trajo. Por el contrario, si Riquelme no continúa, Boca perderá a su principal figura, con todo lo que ello significa. Todavía sigue negociando por la llegada de Marcelo Carrusca, que se puede definir en los próximos días.

Luego de la fuerte inversión del verano, sin ningún resultado, en River parece que llegó el tiempo de la austeridad. El arribo a préstamo de Sixto Peralta y el regreso de Federico Higuaín no compensan las partidas de Carrizo, Farías, Galván y Zapata, lo que en teoría dejaría al conjunto de Passarella con mucho menos material que el equipo que fracasó en la Copa y en el campeonato pasado. La duda pasa por saber si sobre el cierre del libro de pases consigue traer algún nombre resonante.

En medio de este panorama con pocas luces, Racing mira de reojo para subirse a la ilusión. La llegada de Costas y la consolidación de sus juveniles en el Mundial Sub-20 le dan un plus de calidad con respecto al torneo anterior, situación que se puede potenciar más todavía si los refuerzos paraguayos que trajo el entrenador rinden los frutos esperados.

Distinta parece la situación en Independiente, que perdió a su mejor figura, Oscar Ustari, y no trajo nombres como para entusiasmar demasiado. Oyola, Mareque y Moreyra no pesan más que Eluchans, Abraham y Armenteros, algunos de los que ya no están en el plantel que ahora dirige Pedro Troglio. Para colmo, en los amistosos tampoco mostró demasiado, con Germán Denis como principal bastión ofensivo.

En el sube y baja de los nombres, otro al que el balance le da en rojo es Vélez, que ya no tendrá a Castromán, Mauro Zárate, Moreno y Fabianesi y Papa. Las incorporaciones de Víctor Zapata, Leonel Ríos y el uruguayo Lima no dejan mucho margen para la ilusión de superar el flojo primer semestre del conjunto de Ricardo La Volpe.

Para Estudiantes, el libro de pases tampoco le trajo buenas novedades. Si bien recuperó a Galván y consiguió incorporar a Moreno y Fabianesi y al uruguayo Juan Salgueiro, las partidas de Sosa, Pavone y Calderón dan la sensación de ser mucho más pesadas. Habrá que ver cómo se las ingenia el técnico Diego Simeone para suplantar el poder de gol perdido. Del otro lado de la ciudad, en Gimnasia sigue la sangría del plantel anterior y apuesta por sus juveniles, aunque sumó a Federico Domínguez, Cejas y Batalla.

Lanús sigue compensado en sus líneas, pero buscó sumar peso ofensivo con las llegadas de Sand y Malingas Jiménez. Perdió en el medio y en el fondo con las partidas de Romero y Leto. Banfield y Arsenal son dos de los pocos que se las ingeniaron para mejorar sus planteles, aunque sin grandes nombres. Colón cambió figuritas, pero no parece modificar demasiado sus aspiraciones: trajo a Garcé, Sebastián Romero y al venezolano González, y dejó ir a Sand, Barrado y Esmerado.

Los rosarinos son otros que quedaron peor parados respecto del Clausura. Newell’s ya no tiene a Oscar Cardozo, el goleador de la temporada pasada, aunque volvió a apostar por otro goleador paraguayo: Alejandro Da Silva. No parece sencillo que repita lo de su compatriota. Central perdió a Di María y Cristian González, y su mayor apuesta es la contratación de Arzuaga, que viene de descender con Godoy Cruz. Lo de Argentinos es sorprendente, ya que modificó la mitad del plantel que cumplió una buena actuación en el campeonato pasado. Y por nombres, con muchos jugadores con trayectoria en el ascenso, da la impresión de tener menos que antes. Algo similar le ocurrió a Gimnasia de Jujuy, que también cambió más de diez futbolistas.

Entre los recién ascendidos, Olimpo fue el que más apostó por jugadores de experiencia, encabezados por Navarro Montoya. Las incorporaciones de Matute Morales, Barrado, Araujo, Jorge Martínez, Lujambio y el chileno Sebastián González le abren crédito para aspirar a quedarse sin demasiados sobresaltos. Huracán perdió mucho con las idas de Larrivey, Milano y Solana, aunque consiguió buenos refuerzos con el arquero Barovero, Barijho y Zarif. En cambio, Tigre y San Martín de San Juan apostaron a la base que traen desde la B Nacional y habrá que ver si les alcanza.

Compartir: 

Twitter
 

“Hasta la próxima vuelta”, parece decir Ramón Díaz. ¿Volverá a celebrar en el Apertura?
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.