libero

Lunes, 12 de noviembre de 2007

FúTBOL › INDEPENDIENTE CAYO 2-1 CON ESTUDIANTES Y YA NO TIENE CHANCES

Una despedida triste y amarga

El equipo de Troglio volvió a defraudar a su público y le dijo adiós al sueño de campeón. Ganaba con un gol de Denis, pero el pincha se lo dio vuelta con tantos de Piatti y de Barroso.

 Por Adrián De Benedictis

Las despedidas suelen estar envueltas por la nostalgia y, en muchas ocasiones, también son dominadas por la angustia. Seguramente esa mezcla fue lo que sintieron los hinchas de Independiente ayer, luego del encuentro ante Estudiantes. Las miradas perdidas y un silencio sepulcral

fue la escena del final, cuando la derrota ya no podía modificarse. Si bien el conjunto de Avellaneda quedó a siete puntos del líder Lanús –quedan nueve en disputa–, todo parece indicar que la hazaña de alcanzar el título ya es una utopía.

Pero el dolor debe ser más grande aún si los seguidores de Independiente recuerdan el comienzo arrasador que tuvo el equipo en este torneo, cuando las cuatro primeras victorias llevaron las ilusiones a su punto extremo. Por estas horas, con la sexta caída sumada ante los platenses, todo aquello vivido en el inicio quedó demasiado lejos.

Una vez más, el equipo tampoco ofreció ayer la solidez necesaria para los grandes logros. Y todo se desmoronó a los 45 minutos del primer tiempo, cuando Pablo Piatti convirtió de cabeza el gol del empate de Estudiantes, luego de un desborde de Verón por la derecha. En ese instante, la débil estructura del local fue cediendo lentamente, y tuvo su continuidad en el segundo tiempo, donde Independiente ni siquiera construyó una sola oportunidad para marcar un gol.

Los problemas se evidenciaron más cuando los cambios ofensivos dispuestos por el técnico Pedro Troglio no pudieron revertir la situación, y la imprecisión y el nerviosismo se habían apoderado de algunos jugadores. Fue en ese momento cuando Estudiantes aprovechó para jugar con mayor tranquilidad, y así llegó al segundo gol marcado por Barroso, quien tocó la pelota ingresando por la derecha, después de un envío de Benítez desde el otro sector que no pudo contener Assmann.

Independiente no sólo no tuvo respuestas futbolísticas sino sobre todo anímicas, y entonces el gol de Denis que lo había puesto en ventaja quedaba muy olvidado. Montenegro no ocupó el rol de conductor, el mediocampo no podía prevalecer ante el gran despliegue de Braña (el más destacado), y la defensa sufría ante cada contraataque. Incluso Assmann evitó el tercer gol al taparle un remate a Moreno y Fabianesi. Ahí ya nadie recordaba las dos pelotas clave que controló Andújar en la primera parte, en las cuales intervino Montenegro, que le hubieran permitido al local aumentar la ventaja.

En medio de la desesperación, Independiente terminó lanzando la pelota al área sin criterio, con la intención de que Denis o el ingresado Moreno pudieran gritar con algún cabezazo. Un recurso demasiado pobre para un equipo que aspiraba a mucho más, y su presente le hizo ver hasta dónde podía llegar. El duelo ante su clásico rival dentro de dos semanas será el último espacio para por lo menos despedirse del certamen con otra estampa. Tan sólo para eso.

Compartir: 

Twitter
 

Braña se esfuerza para quitarle la pelota a Montenegro, que no jugó un buen partido.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.