libero

Lunes, 21 de abril de 2008

FúTBOL › EN 45 MINUTOS, CENTRAL LE HIZO TANTOS GOLES COMO EN EL RESTO DEL CLAUSURA

River sufrió la goleada en Rosario

El gol de Buonanotte pulió las esperanzas, pero las conquistas de Zelaya y Arzuaga destruyeron el único invicto que quedaba en el campeonato. Después de un mes, Ariel Ortega volvió a jugar en el equipo de Núñez, durante media hora, sin brillar.

 Por Alejo Diz

Desde Rosario

Se presentaba como el partido de las disparidades. De un lado el puntero y sus estrellas, incluido el arquero, que hasta ayer había logrado que a River le marcaran sólo dos goles en diez fechas, y del otro un equipo goleado por una secuencia de inobjetables derrotas, una de ellas en el clásico, y que para peor necesita la puntos para evitar el descenso. Con estos datos, las páginas de apuestas por Internet se lanzaban a la búsqueda de cazadores de tesoros ofreciendo, en el peor de los casos, un pago de 3 a 1 si ganaba el débil. Pero como los números no dan cuenta de matices ni hablan de fútbol, los que repararon en que el equipo de Diego Simeone es por ahora sólo un rico rejunte de talentos, se hicieron la panzada dominguera dejando a la banca con deudas.

Pero para estos comercios de apuestas virtuales todo se agravó por las características que tuvo el desarrollo del partido. Es que seguramente a los 20 minutos de juego la oferta para quien pusiera alguna moneda on-line por los rosarinos trepaba a cifras de dos dígitos. Porque los millonarios amagaron con seguir en la ola del éxito con el gol marcado por Buonanotte (jugó por izquierda y en una aparición sacó un zurdazo cruzado y bajo que ingresó al arco tras pegar en el palo) cuando poco había pasado en el encuentro para que algunos de los arqueros tuviera que devolver la pelota al medio.

Después de ello hubo algo de Augusto Fernández, superando siempre a Papa y llevando peligro con desbordes y centros, y un poco de Falcao. Pero lo que producía el equipo era propio de un puntero. Cierto conformismo por la ventaja fue detectado por los canallas, que a fuerza de marca y despliegue físico llevó el partido a la sensación de parejo, mucho más cuando Méndez, de formación millonaria, se alzó con el liderazgo de su conjunto y de su despliegue guió a Central a los goles.

Con todo Central volcado desordenadamente en campo rival, Méndez abrió hacia atrás para Zelaya, quien al ver la confusión que había delante suyo sacó un derechazo recto al palo izquierdo de Carrizo, quien con su estirada no pudo evitar la caída de su invicto de casi 600 minutos de invulnerabilidad.

Desde entonces Central se acostó definitivamente en el esfuerzo físico y River, en cambio, en las pelotas paradas. Pero sólo una comprometió a Alvarez, que logró desviar al corner sobre su derecha, porque en otra Abreu cabeceó al cuerpo del uno, y nada más. River eligió pensar y Central correr. Y a pesar de los lujos que se da Simeone al tener que elegir once, la falta de una idea general hizo que los de Madelón dieran vuelta el tanteador: pase de Méndez a Costa, que dio continuidad de jugada en Arzuaga, y el colombiano sorprendió con repentino giro pisando el área menor para sacar un zapatazo inatajable para Carrizo.

En 45 minutos, River sufrió la misma cantidad de goles que en las primeras diez fechas del campeonato. Con sus fuerzas defensivas (básicamente las manos de Carrizo) vencidas, el puntero salió al segundo tiempo a jugar con algunas urgencias. Y Simeone fue por todo: metió a Ortega y Rosales, dejando además a Buonanotte, Falcao y Abreu. Había entonces cinco puntas, a los cuales se les integró por algún rato Archubi. Desde el banco salía la firme decisión táctica de ir por el empate, pero ninguna idea. Como la banca, que jamás imaginó lo que pasó con River.


Estadio: Central.

Arbitro: Javier Collado.

Goles: 19m, Buonanotte (R); 29m, Zelaya (C); 43m, Arzuaga (C).

Cambios: 54m, Belloso por Arzuaga (C); 60m, Ortega por Ferrari (R) y Raldes por Espinoza (C); 65m, Archubi por Abelairas (R); 70m, Rosales por Fernández (R); 75m, Calgaro por Zelaya (C).

Incidencias: 73m, expulsado Borzani (C).

Compartir: 

Twitter
 

Los jugadores de Central festejan un triunfo clave en su lucha por mantener la categoría. Cabral es pura resignación.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.