libero

Lunes, 12 de mayo de 2008

FúTBOL › ESTUDIANTES VENCIó A BOCA CUANDO PARECíA UN EMPATE CANTADO

Cinco claves para un triunfo impensado

Faltaba un cuarto de hora cuando, tras un tiro de esquina de Verón, dos cabezazos en el área de Desábato y Maggiolo abrieron el arco visitante. Boca pensó más en la Copa, Estudiantes ya se sacó el fantasma de encima.

 Por Facundo Martínez

1 La Copa pesa. En el arranque quedaron claras las intenciones de ambos equipos. Estudiantes, eliminado de la Copa Libertadores, salió a jugar sus cartas y a defender su condición de puntero del torneo local y presionó con decisión a Boca, que no encontraba su juego, un poco porque Gracián no alcanzaba para reemplazar a Riquelme, guardado para el partido del miércoles frente a Atlas, y otro poco porque ni Dátolo ni Ledesma lograban asociarse bien con Palacio y Palermo, quienes parecían también estar regulando su esfuerzo. Nada más que con esa diferencia de actitud, Estudiantes generó cuatro chances claras de gol, antes de que Boca contara, recién a los 28 minutos, con un tiro libre que Gracián estrelló contra la barrera y que sirvió para que el equipo de Ischia consiguiera su primer corner en el partido. Si bien después de la derrota Ischia manifestó que Boca no se baja del torneo local, sus referencias a la seguidilla de partidos permiten especular en sentido contrario. Con Carlos Bianchi en el banco, Boca no peleó jamás la Copa y el torneo local al unísono: siempre eligió la Copa, y al parecer con Ischia no será la excepción.

2 No aprovechó el ahogo. Si bien Estudiantes fue claramente superior en la primera parte, la cosa cambió en el complemento, donde fue Boca el que pareció animarse a más. Monzón, como lo había hecho en la primera parte, se soltó en ataque y se volvió muy peligroso para los volantes del equipo de Sensini, que no podían pararlo, y Palacio, apoyado sobre todo por Ledesma y Dátolo, era cada vez más profundo. Palermo arrastraba marcas, pero nada más y Gracián era apenas una sombra de sí mismo, ni siquiera de Riquelme. Pero así y todo, Boca consiguió dominar a un Estudiantes que comenzó a pagar el esfuerzo de la primera parte y, con Verón en piloto automático, se quedaba sin fuerzas, ni ideas. Pero no anotó.

3 Mano a mano. Boca tuvo una oportunidad inmejorable para ponerse arriba en el marcador. Ledesma habilitó a Palacio, igual que como lo había hecho Palermo en el superclásico, y el delantero quedó cara a cara con Andújar. ¿Pateará al cuerpo del arquero, como ante Carrizo, o esta vez lo eludirá? Intentó eludirlo, pero la pelota se le fue larga y, entonces, la mejor chance de Boca en el partido se deshizo como una pompa de jabón. La otra clara la tuvo Ledesma, con un remate que Alayes salvó debajo del arco.

4 Tiros de esquina. En el arranque del partido, Estudiantes tuvo cuatro chances claras de gol. Dos fueron tras tiros de esquina ejecutados por Verón. En la primera, Lugüercio anticipó de cabeza sobre el primer palo, pero milagrosamente Morel Rodríguez salvó en la línea. En la segunda, Desábato cabeceó por el segundo palo y otra vez Morel Rodríguez, que se perfilaba como figura de Boca, volvió a salvar justo en la línea. La tercera fue la vencida: cuando Boca era más pero no se animaba del todo, Estudiantes tuvo otro corner a favor. Ejecutó Verón –que unos minutos antes había sacado un remate de media distancia espectacular que Caranta despejó por arriba del travesaño–, De- sábato peinó la pelota al segundo palo y Maggiolo, sobre el primero, conectó otro cabezazo y puso a los platenses en ventaja. El triunfo fue cuestión de aguantar.

5 Espacios en blanco. Los hinchas de Estudiantes que colmaron el estadio Ciudad de La Plata le dieron un marco de color maravilloso a un partido que era clave para la definición de la punta del torneo. Pero la fiesta no tuvo su contrapartida en la tribuna visitante. Las escasas 2500 populares otorgadas a Boca dejaron notorios blancos en una tribuna con capacidad para nueve mil. Una cucharada de su propia medicina para Boca, aunque eso no quita que, sin visitantes y con grandes espacios desperdiciados en las tribunas, la fiesta termine resultando simulada.


Estadio: Ciudad de La Plata.

Arbitro: Héctor Baldassi.

Goles: 75m Maggiolo (E).

Cambios: 60m Wilchez por Galván (E), 63m Carrasco por Luguercio (E), 68m Chávez por Gracián (B), 81m Cardozo por Ledesma (B), 90m Díaz por Maggiolo (E).

Compartir: 

Twitter
 

La celebración del gol. Todo Estudiantes abraza a Maggiolo, el autor del único tanto del partido.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.