libero

Lunes, 4 de mayo de 2009

FúTBOL › BANFIELD FUE SIEMPRE EN VENTAJA CON ACTITUD Y TEMPERAMENTO

Boca se dejó ganar de mano

El triunfo premió la vocación del equipo del Sur, que nunca dejó de buscar la diferencia que encontró Víctor López en el descuento. Los hombres de Ischia volvieron a demostrar que juegan el Clausura por compromiso y que se habituaron a perder.

 Por Daniel Guiñazú

Banfield le sacó ventajas a Boca en toda la noche. Primero lo obligó a cambiarse la camiseta (Boca jugó con la amarilla alternativa porque Banfield dijo que sólo había traído la negra con banda verde). Y después, ya con la pelota en movimiento, siempre picó en punta. Se puso 1-0 con un gol de Santiago Silva a los 29 minutos, 2-1 con un tanto de Santiago Fernández a los 53 minutos, y pegó el último grito ya en el descuento, con un cabezazo de Víctor López que anticipó una mala salida de Abbondanzieri, tras un centro de Broggi desde la izquierda.

Pero si Banfield lo primereó a Boca fue porque Boca se dejó primerear. Está claro que el equipo de Ischia juega el Clausura de compromiso y que su apuesta esencial pasa por la Copa, aun a riesgo de merodear el último puesto del campeonato (está a dos puntos de Gimnasia de Jujuy y Tigre). Nadie le reprochará esta mala campaña al técnico si Boca avanza en la Libertadores. Pero si la despedida de la Copa se produce más pronto de lo pensado, los dedos acusadores harán centro en Ischia. No sólo por esta sucesión de malos resultados sino porque Boca juega mal, demasiado mal. Aun cuando lo vienen haciendo sus suplentes.

Tan pobre fue lo de Boca que su primera llegada fue un cabezazo de Palermo que se fue por encima del travesaño a los 28 minutos. En la jugada posterior, Silva puso el 1-0 cuando Banfield ya manejaba la pelota con la habilidad de Raymonda suelto como enganche (una rareza en un equipo dirigido por Falcioni), y con la velocidad del uruguayo Sebastián Fernández y la picardía y la potencia de su compatriota Silva les complicaba la vida a los defensores boquenses.

En la última jugada de la etapa inicial, Roncaglia igualó con un toque corto. Pero el 1-1 fue un hecho aislado y no la consecuencia de una mejoría. Boca horizontalizó todo el tiempo su juego, y la tibieza de las prestaciones de Chávez, Gaitán y Gracián fue un lastre que las ganas de Mouche y Palermo no pudieron arrojar por la borda.

Banfield volvió a pasar al frente en la segunda etapa, cuando Erviti cruzó un pelotazo a las espaldas de Forlín y Sebastián Fernández definió con justeza. Boca empató rápido con un gol en contra de Devaca. Pero ni aun así logró estabilizar su rendimiento e impulsarse hacia una victoria que lleva seis fechas sin conseguir. Ischia mandó un mensaje ganador con los cambios de Drocco y Viatri por Gracián y Gaitán, pero no lo entendieron. Boca terminó avanzando con tres sin hacerle cosquillas a Lucchetti y sin poder encontrar nunca su fútbol.

Falcioni sacó a Pío y a Raymonda y puso a Santana y a Broggi con la idea de asegurarse el empate. Pero no dejó de buscar el triunfo y ése fue su mérito. Lo encontró en la última bola de la noche. En medio de la confusión de un Boca demasiado habituado a perder e increíblemente cerca del fondo de la tabla para pavura de sus hinchas.


Estadio: Boca

Arbitro: Néstor Pitana.

Goles: 29m, Silva (B); 45m, Roncaglia (BJ); 53m, Fernández (B); 58m, Devaca (B), en contra; 90m, V. López (B).

Cambios: 69m, Drocco por Gracián (BJ); 72m, Galarza por Devaca (B); 78m, Viatri por Gaitán (BJ); 81m, Santana por Pío (B); 87m, Broggi por Raymonda (B) y Benavídez por González (BJ).

Compartir: 

Twitter
 

Saltan Nasuti y Palermo buscando el cabezazo. Banfield lo quiso más.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.