libero

Lunes, 25 de mayo de 2009

FúTBOL › UNA VEZ QUE SE PRODUZCA LA SALIDA DEL ENTRENADOR ISCHIA

Así se reinventa Boca

Mientras los dirigentes esperan a que el técnico se despida, la danza de los reemplazantes ya empezó. Al compás de la música del éxito a futuro, suena Basile, pero también Alfaro o Bermúdez.

 Por Facundo Martínez

Se acabó. La salida de Carlos Ischia de Boca ya fue decidida por la dirigencia del club y sólo resta que pase una de dos cosas: que la derrota frente a Vélez termine de convencer al entrenador para renunciar al cargo antes de mañana, o que la Comisión Directiva del club termine por despedirlo. Es cuestión de horas. Mientras tanto, los nombres de los posibles sucesores aparecen hasta debajo de las baldosas. Alfio Basile, de exitoso paso entre 2005 y 2006; Gustavo Alfaro, señalado por el manager Carlos Bianchi; y los ex jugadores Jorge “Patrón” Bermúdez, Guillermo Barros Schelotto, y hasta el actual técnico de Tigre, Diego Cagna, también aparecen con chances, aunque en estos casos surge como traba la disconformidad de uno de los líderes del plantel, Juan Román Riquelme.

El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, intentó convencer a Ischia para que dé un paso al costado; incluso le prometió pagarle los 400 mil dólares que estipula el contrato, pero el entrenador no quiso saber nada con irse y se le plantó. Por eso, la dirigencia optó por tomar la decisión por cuenta propia. La derrota ante Vélez será el último partido de Ischia en Boca, porque si el técnico no tiene “un gesto de grandeza” –como lo sugirió Ameal en la noche del sábado en el hotel Emperador–, serán los dirigentes los que terminarán por echarlo.

Es que nadie en Boca, salvo Bianchi, que en honor a su relación con él pretendía que Ischia continuara hasta diciembre, imagina una salida a la crisis futbolística que no comience con un cambio de entrenador. Al presidente de club le gustaría que el Virrey, a quien contrató para cumplir la función de manager, agarre la manija del equipo que lo convirtió en el técnico más ganador de la historia del club. Pero Bianchi se aferra a una cláusula de su contrato que le impide suceder a Ischia y lo habilita para dirigir luego de un período de transición.

Lo que sí quiere es poder elegir al futuro DT, como parte de su función de manager y ahí comienza a jugar el nombre de Alfaro, un entrenador que ya intentó acercar a Boca en otra oportunidad. A los dirigentes, con Bianchi fuera de competencia, quien más los seduce es Basile, que dejó una muy buena imagen cuando condujo el equipo, tras los fallidos pasos de Miguel Brindisi y Jorge “Chino” Benítez, con el que terminó ganando todos los títulos oficiales que disputó: Apertura 2005, Clausura 2006, Copa Sudamericana 2005, Recopa Sudamericana ’05 y ’06, éxitos que le valieron una segunda oportunidad al frente de la Selección.

Para la mayoría de los dirigentes, Basile es el mejor candidato porque, además de sus pergaminos, cuenta con experiencia y jerarquía para manejar un plantel problemático y dividido bajo los liderazgos de Riquelme y Martín Palermo. De ahí el interés de Boca por repatriar a Federico Insúa, uno de los jugadores fetiche del anterior ciclo de Basile.

Tanto Bianchi como el futuro entrenador tendrán un arduo trabajo de reconstrucción en el plano futbolístico y anímico. Además de Insúa, el club busca refuerzos en varios puestos. Un volante central y un volante por derecha (Battaglia está negociando con Lazio y Fabián Vargas todavía no renovó el contrato) y un marcador lateral. Pero, para incorporar, Boca necesita vender sí o sí. Lucas Viatri es el único con una oferta firme del Siena, de Italia, pero su partida, a cambio de 4 millones de dólares, por ahora apenas garantizaría la continuidad de Lucho Figueroa, por quien Boca, en caso de querer retenerlo, deberá pagarle al Genoa italiano 1,5 millón de dólares por la opción de compra. Lo que Boca necesita es un DT con espalda ancha y eso reduce todas las posibilidades a dos, justamente los que más han ganado desde 1998 a esta parte.

Compartir: 

Twitter
 

Cristaldo desparrama a Krupoviesa contra la raya. El delantero anotó el segundo gol del equipo de Liniers.
Imagen: Jorge Larrosa
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.