libero

Lunes, 19 de octubre de 2009

FúTBOL › UNA SEMANA ANTES DEL SUPERCLáSICO, MOSTRó BUEN FúTBOL Y SUFRIó EN EL FINAL

Boca chapea con sus credenciales

Cuando tuvo la pelota, organizó la mejor demostración futbolística desde que Alfio Basile volvió a dirigirlo. Cuando la perdió, después del descuento de Tigre, penó horrores y terminó pidiendo la hora. Gaitán fue la figura del partido.

 Por Facundo Martínez

Para quienes venían sufriendo el pésimo arranque del torneo, para quienes criticaban el nivel de la mayoría de los jugadores y hasta la ronquera del entrenador, para prenderse en la lucha pero, principalmente, para River, su próximo rival, que lo miraba por televisión, Boca jugó ayer el mejor partido por los puntos desde que Alfio Basile retomó la conducción del equipo. Aunque sufrió horrores en los últimos diez minutos, después de que Tigre encontró el descuento, con dos goles de Gaitán en el arranque del segundo tiempo, Boca se llevó un triunfo clave por 2-1, el tercero que logra al hilo, y achicó un punto de los seis que le sacaban de ventaja los líderes del Apertura.

Boca jugó ayer como sus hinchas soñaban que lo hiciera después de aquel prometedor primer tiempo en la Bombonera contra Vélez por la Sudamericana. Jugó la pelota al piso, con todos los jugadores en la misma sintonía, entregándosela redonda a un compañero, mirando la mejor opción, como no había logrado jugar ni siquiera en los últimos dos partidos, frente a Vélez y Racing, cuando el equipo comenzó la remontada.

Es que esta vez Riquelme y Palermo, que cuando quieren parecen ser el uno para el otro, ayer tiraron un par de paredes y se buscaron constantemente, se apoyaron, se sumaron en la levantada el Negro Ibarra, que jugó en un gran nivel y fue clave por la derecha, donde se entendió de maravillas con Battaglia y con Gaitán, cuando éste se recostó por ese sector; Rosada y Monzón, con buenos aportes y proyecciones por la izquierda, y hasta Insúa, pese a que en la primera parte parecía moverse incómodo por la izquierda, pero en el complementario mejoró y fue mucho más punzante, el jugador que Boca necesita; y, lo más llamativo, hasta el arquero Abbondanzieri pareció entender qué es lo que Boca necesita de él y tuvo unas intervenciones que hicieron recordar sus mejores momentos.

Tigre no supo cómo detener el dominio del equipo de Basile, que era absoluto. Trataba de generar peligro de contraataque y apenas conseguía algo cuando los centrales boquenses se dormían o entregaban mal la pelota. Sin embargo, el dominio de Boca no se expresó en el resultado hasta que, en el inicio del complementario, Gaitán picó habilitado por Battaglia y, mano a mano frente a Islas, la tocó arriba a la derecha del arquero y puso el 1-0. Unos minutos después, en lo que fue la mejor jugada de Insúa en el encuentro, Gaitán conectó un centro con un cabezazo letal y puso el 2-0. Entonces, las chances para liquidarlo se multiplicaron y el ole, ole bajaba implacable desde las tribunas que ocupaban los hinchas locales.

Boca jugaba bien, controlaba la pelota y el ritmo del partido y sólo sufría cuando la pelota pasaba cerca de sus dos centrales, Cáceres y Paletta, los únicos jugadores del equipo de Basile que ayer no encontraron la nota y terminaron el partido a los tumbos, sobre todo después de que Luna anotara el descuento tras un centro de Lázzaro.


Estadio: Vélez (local Boca).

Arbitro: Néstor Pitana.

Goles: 49 y 59m Gaitán (B), 78m Luna (T).

Cambios: 68m Blanco por Oviedo (T), 79m Suárez por Morel (T), 81m Chávez por Insúa (B), 88m Marino por Gaitán (B), 90m Viatri por Palermo (B).

Compartir: 

Twitter
 

Nicolás Gaitán, autor de los dos goles de Boca y estrella del encuentro.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.