libero

Lunes, 9 de noviembre de 2009

FúTBOL › BANFIELD, úNICO INVICTO DEL APERTURA, VENCIó A SAN LORENZO Y SIGUE PUNTERO

Sueña un sueño de grande y no quiere despertar

El invicto, gracias a la valla menos vencida del campeonato, al líder de la tabla de goleadores y a una formación que los hinchas se aprendieron de memoria, cimenta las ilusiones del centenario club de lograr el primer título de la historia.

 Por Ariel Greco

Banfield sueña a lo grande y no se quiere despertar. Con su apretada pero justa victoria 1-0 sobre San Lorenzo, superó un nuevo obstáculo en la búsqueda de su primer título en la máxima categoría y volvió a instalarse en la punta del certamen, justo cuando comienza el último tercio de la competencia. Por eso, el “que de la mano... / de Julio César... / todos la vuelta... / vamos a dar...” sirve como canción de despedida de los más de 5 mil hinchas que coparon la tribuna visitante del Nuevo Gasómetro.

Un invicto que ya se extiende a 13 partidos, la valla menos vencida con apenas seis goles en contra, el goleador del torneo con once tantos, dos atacantes que se entienden y se compensan a la perfección, un talentoso, como Walter Erviti, dispuesto a sacrificarse por el equipo, y un equipo solidario que potencia sus individualidades, podría ser el resumen de lo que tiene la formación de Julio Falcioni para ilusionarse con el campeonato. Habrá que ver si todo eso le alcanza, sobre todo cuando tenga la presión de ganar y ya no le sirva tanto un “buen resultado”.

Falcioni debe ser la envidia de Alfio Basile. En ocho de los trece partidos disputados, el técnico repitió una formación, que obviamente sale de memoria y que sólo se modificó por razones de fuerza mayor: Sebastián Fernández se perdió dos partidos por sus excursiones con la selección uruguaya, Silva no jugó ante Colón por su roja ante Newell’s, y Barraza y James Rodríguez no dieron el presente en una jornada cada uno por una molestia.

La utilización de los mismos intérpretes determina que el equipo también juegue de memoria. Cuando Bustamante sale a romper a la mitad de la cancha frente a las subidas de Pintos, lo hace con la confianza de que Víctor López le cruza a las espaldas. Cuando Barraza se cierra al medio para sumar altura en el juego aéreo ante la presencia del lungo Meza y Civelli tirado de doble nueve, Quinteros se repliega con un lateral clásico. Y cuando Silva salta a pelear una dividida con Bottinelli, Fernández sale disparado para aprovechar la segunda jugada. O a la inversa, cuando el petiso busca el desborde, el grandote gana el espacio en el área. De esa manera, Banfield no se descompensa nunca, siempre tiene en claro lo que debe hacer y si bien no ataca mucho, cuando lo hace, lastima.

Otra virtud que el líder mostró en el Nuevo Gasómetro fue la paciencia. Ante la presión que le tiró San Lorenzo en el primer tiempo, no se desesperó. Se dejó dominar sin perder el orden, consciente de que igual iba a tener situaciones, ya que es un equipo que no necesita mandar en el desarrollo para crear peligro. El mejor ejemplo se dio a los 34 minutos, en la que fue una de sus mejores ocasiones de la primera parte: con los pies, Lucchetti anticipó a Romeo, salió jugando y metió un pelotazo para Silva con todo San Lorenzo a contrapierna. El uruguayo peinó la pelota para Fernández, que no pudo resolver ante el cruce de Bottinelli. En una réplica parecida, le había ganado el partido a Estudiantes el lunes pasado.

Otra característica que distingue al equipo de Falcioni es que, aunque el empate lo dejaba sin punta, nunca se preocupó demasiado por el resultado. Salió a trabajar el partido y a jugar con la desesperación de San Lorenzo, que iba creciendo a medida que pasaban los minutos. Y sólo cuando vio a su rival herido, recién se decidió a buscar el triunfo. Ante un adversario con obligaciones como este apurado San Lorenzo o ante Estudiantes la semana pasada, la estrategia resultó perfecta. Habrá que ver si encuentra un rival que le traslade responsabilidades, o cuando sus presiones crezcan, si Banfield mantendrá esa solidez. Si lo resuelve, es serio candidato. Mientras tanto, a sus hinchas sólo les importa ilusionarse con “que de la mano de Julio César”...


Estadio: San Lorenzo.

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Gol: 71m, Fernández (B).

Cambios: 45m, Meza (5) por Romeo (SL); 56m, A. Gómez (5) por Bazán (SL); 68m, Juárez por Rivero (SL); 72m, Battión por Rodríguez (B); 80m, Vergara por Erviti (B); 88m, Devaca por Fernández (B).

Compartir: 

Twitter
 

Sebastián Fernández saca el disparo que se transformará en el único gol del partido.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.