libero

Lunes, 14 de diciembre de 2009

FUTBOL › A NEWELL’S LE PESO EL PARTIDO Y PERDIO

La pelota era de plomo

San Lorenzo hizo dos goles y encima desperdició un penal ante un rival que recibía buenas noticias desde la Bombonera, pero no podía con sus nervios. Newell’s se quedó con las ganas.

 Por Alejo Diz

A pesar de todos los finales posibles, nada de lo pensado se vio en el Parque Independencia. No corrían diez minutos, que San Lorenzo dilapidó un tiro penal. Al cuarto de hora, Bordagaray la clavó en el ángulo desde difícil posición, pero desde Buenos Aires llegaba el grito de gol de Boca. En manos de Newell’s estaba el sueño del título. De hecho, los rojinegros jugaron casi todo el partido sabiendo las penas que padecía el conjunto de Julio César Falcioni en la Bombonera. Pero tuvo Newell’s en sus nervios el rival que no pudo vencer. La pelota pesaba como plomo, en defensa se equivocaron todos (chicos y grandes), tan mal jugó el rojinegro que a pesar de las buenas que venían de La Boca en ningún momento de la tarde hubo razones en el Coloso del Parque para pensar que en cancha estaba el futuro campeón.

Tanto valor tiene un título en nuestro fútbol, que nadie es igual cuando en 90 minutos se pone en juego lo hecho en todo un semestre. Los campeones son socios del triunfo. Lo hizo Vélez ante Huracán, lo intentó Newell’s ante San Lorenzo, pero muy lejos estuvo el equipo de Sensini de jugar a la pelota como sugerían sus puntos en la tabla: con una victoria daba la vuelta olímpica.

Cuando el Kily perdió un penal ante Peratta, el Coloso del Parque lució convencido de que aquella acción era una señal del destino. La infracción la había hecho Insaurralde, en su primera torpeza del torneo. Como ante Central, a Machuca también la responsabilidad lo atormentaba. Cerraba mal,le pegaba peor, sufría cada vez que la pelota le pasaba cerca. Al igual que Quiroga, que también sudaba cuando le pasaban la redonda.

En cambio, San Lorenzo jugaba suelto, liberado por llegar con todos sus objetivos perdidos. Bordagaray parecía un talento, ganando cada mano a mano, incluso a Machuca e Insaurralde juntos, en un pelotazo donde se burló de ambos centrales y con media vuelta la clavó en el ángulo.

No reaccionó Newell’s con el penal del Kily, tampoco con la ventaja del rival y menos con los goles de Boca. No había acontecimiento alguno que hiciera agrandar a los leprosos. Apenas si Achucarro lo intentaba, a veces Formica, pero para hacer juego colectivo se necesitan al menos más que tres.

Una sola combinación hubo entre Achucarro y Formica en toda la tarde, que casi termina en gol de Boghossian. En el segundo tiempo llegó el otro tanto de Boca. Decididamente el título de Newell’s estaba en sus manos. Pero el protagonismo a los rojinegros los incomodó, al menos en la recta final, donde sacó un punto de nueve en su estadio.

El epílogo careció de emoción porque Newell’s no emocionó. La pelota fue siempre de San Lorenzo, a Boghossian le tiraban los centros desde cualquier lugar, no había nadie que enseñara el camino a los necesarios goles. No valió de nada esperar por la suerte de Banfield. En su estadio, Newell’s perdió un título que estuvo a sólo un triunfo por mérito de los mismos jugadores, que llevaron al club a una posición en la tabla impensada por todos.


Arbitro: Héctor Baldassi

Cancha: Coloso del Parque

Goles: PT: 10m Bordagaray (SL). ST: 22m Bordagaray (SL).

Cambios: ST: 9m Sperdutti por Barrientos (N), 13m Sebastián González por Bazán (SL), 27m Dening por Roselli (N), 32m Dolci por Quiroga (N), 40m Pirin por Cristian González (SL) y 43m Juárez por Rivero (SL).

Incidencias: PT: 8m Peratta (N) le desvió un tiro penal a Cristian González (SL).

Compartir: 

Twitter
 

Las lágrimas de Achucarro son las de todo Newell’s por el campeonato que se perdió de local.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.