libero

Lunes, 16 de diciembre de 2002

FúTBOL › CAMPEONES EN EL TORNEO BRASILEÑO

En el Santos de Pelé, el verdadero astro del equipo se llama Diego

Tiene 17 años, usa la camiseta Nº 10, se llama Diego Ribas da Cunha y condujo al equipo blanco a la conquista del Brasileirao, un logro que el equipo portuario no pudo alcanzar ni siquiera con Pelé...

Por Ariel Greco

Se llama Diego y no es Maradona, ni zurdo. Usa la 10 del Santos y no es Pelé. Sin embargo, de la mano de Diego, el Diez, Santos se consagró campeón del Brasileirao. Sí, no es una broma. El equipo que se hizo famoso en la década del ‘60 gracias a Pelé consiguió ayer la primera Liga brasileña de su historia y rompió una racha de 18 años sin títulos a partir del fútbol de un chico de 17 años llamado Diego Ribas da Cunha. Junto con el delantero Robinho, de 18, su mejor socio en la cancha, es la principal aparición del fútbol brasileño en los últimos años. Entre Diego y Robinho revolucionaron la Liga, ya que ambos se transformaron en los líderes de un equipo que promedia apenas 22 años y que venció consecutivamente al San Pablo, Gremio y Corinthians, a los tres con desventaja deportiva, para alcanzar un logro inédito para el club.
“Me llamo Diego y soy el diez, pero no soy Maradona ni Pelé”, dice el talentoso volante, para evitar cualquier tipo de comparación difícil de sostener. Con apenas 1,73 m, Diego, con una pierna derecha prodigiosa, deslumbró con su capacidad para conducir al equipo, ya sea a partir de su gambeta o de la precisión de sus pases. Tanto que ya despertó el interés de varios clubes italianos, entre ellos la Juventus y la Lazio. Además, también demostró que puede llegar con facilidad al gol, sobre todo después de los 10 que convirtió en el campeonato.
En la final de ayer en el Morumbí, que ganó Santos 3-2 sobre Corinthians, Diego no tuvo la chance de mostrarse. A los tres minutos de juego debió salir por una lesión muscular. Claro que ya había dejado su sello en el partido de ida, cuando de sus pies nacieron las jugadas de los dos goles con los que el equipo que dirige Emerson Leao venció 2-0. Además, varios de sus lujos motivaron las broncas de sus rivales, que lo acusaron de haberlos cargado.
El juego de Diego, Robinho y compañía cosechó elogios en todo el ambiente del fútbol brasileño. Hasta Pelé aseguró que verlos en la cancha le devolvió la ilusión de mirar fútbol. “En los últimos años no disfrutaba tanto del fútbol como lo hago ahora. Todo era muy monótono, no había equipos que despertaran un interés como el que actualmente despierta el Santos. Estos chicos me han devuelto la ilusión, las ganas de volver a ir a ver los partidos al estadio. El título del Santos es el mejor regalo de Navidad que podría tener”, señaló O Rei.
La histórica camiseta blanca y el fútbol brillante del Santos posibilitaron que la prensa y los hinchas lo rebautizaran como el “equipo merengue”, en alusión al Real Madrid. Claro que la comparación no se queda ahí: dicen que Diego se parece a Zidane, Robinho a Ronaldo y el lateral Leo a Roberto Carlos...
La primera aparición ante el gran público de Diego fue en el Mundial Sub-17 que se disputó el año pasado en Trinidad y Tobago. Allí era suplente, aunque cada vez que ingresaba, dejaba en claro su talento. Ahora, junto a Robinho, intentará liderar la Sub-20 en el Sudamericano de Colonia. No sea cosa que Brasil sea campeón de la mano de Diego...

Compartir: 

Twitter
 

Robinho elude a Vampeta y se va hacia el título...
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.