libero

Lunes, 13 de agosto de 2012

FúTBOL › LA HINCHADA LE MARCó LOS TIEMPOS AL EQUIPO, QUE ACTUó MAL PERO TERMINó BIEN

Boca ganó porque jugó con doce

El equipo de Falcioni jugó sin orden y sin ideas ante un rival que manejó con mucho mejor criterio la pelota. Boca reaccionó en el complemento, luego del gol de Chávez. Viatri metió el tiro de gracia. La sombra de Riquelme, presente.

 Por Juan José Panno

La gente de Boca fue el termómetro del partido. Levantó temperatura cuando el equipo era un desastre y no encontraba la manera de arrimarse hasta Javier García, pidió por Riquelme cuando el árbitro marcó el final del primer tiempo y empujó a sus jugadores con un aliento conmovedor en los momentos previos al gol de Chávez, que abrió el juego y actuó como golpe de nocaut para las aspiraciones de Tigre. El 2 a 0 se puede justificar únicamente si se pone la lupa a lo ocurrido a partir de ese primer gol. Hasta ahí, Tigre había sido superior, había aventajado a su rival en casi todo el terreno y hasta había padecido la injusticia de un penal ignorado por el árbitro, ante un enganche de Clemente Rodríguez a Pérez García.

La victoria contra Racing por la Copa Argentina había calmado las aguas en la previa y frenado la esperada reacción de los hinchas en contra de Falcioni por la ida de Juan Román Riquelme. Ante Tigre –un equipo blandito, desarmado por la ida de alguna de sus figuras– se suponía que Boca iba a asumir la iniciativa, que iba a tener el control del juego, que iba a plantarse bien cerca del arquero rival. Pero no ocurrió nada de eso. Perdido Chávez, flojo Ledesma, improductivo Erviti, Boca no tuvo peso en la mitad de la cancha, y Tigre empezó a encontrar terreno propicio para que la manija la tomara Pérez García, en sintonía con Leone y con Torassa. Sin salida clara, obnubilado por sus urgencias, Boca metía pelotazos hacia arriba, intentando alguna situación fortuita en favor de Viatri o Blandi, como única vía de ataque. Una papita para la línea de tres visitante, que desde ahí empezaba a armar un poco de juego. Boca jugaba por arriba y Tigre metía la pelota contra el piso y la hacía circular. Ustari se tenía que preocupar por las apariciones de los delanteros de Tigre y Javier García miraba de lejos, lo más pancho. El mundo al revés.

Al equipo de Arruabarrena sólo le faltaba cristalizar en la red su dominio. Una gran atajada de Ustari ante un remate de Pérez García y el penal no cobrado, además de un cabezazo de Castaño, hacían germinar la idea de que Tigre merecía más. “Hay que poner más huevo”, cantaron a modo de reproche los hinchas de Boca sobre el final de la etapa, y después expresaron su descontento con el grito de “Riquelme, Riquelme”.

La noche venía pesada para Boca y para su técnico, que tiró un manotazo con la entrada de Sánchez Miño por Erviti. Y le salió bien, porque el pibe empezó a demostrar su buen manejo y, fundamentalmente, porque en una de sus primeras intervenciones colgó la pelota en el techo del arco, y ese simple hecho sirvió para que los hinchas sintieran que se podía, que había capacidad de reacción. Esto se encadenó con el rebote afortunado que le permitió a Chávez cruzar el remate al segundo palo y poner el partido 1 a 0. Y con ese gol se achicó Tigre en la medida en que se agrandaba Boca, y empezó otra historia que nada tenía que ver con la que habían escrito hasta ahí.

El broche para la victoria de Boca lo puso Lucas Viatri, con un formidable remate de media distancia que no pudo frenar Javier García. Dos a cero y asunto concluido. Ya la gente no pidió más nada, ni coreó el nombre de nadie, y se fue por un lado contenta porque se consiguieron los tres primeros puntos del campeonato y, por otro, preocupada porque el equipo en largos pasajes no jugó a nada.


Estadio: Boca.

Arbitro: Germán Delfino.

Goles: 60m Chávez (B); 68m Viatri (B).

Cambios: 56m Sánchez Miño (6) por Erviti (B); 69m Ferreyra por Pío (T); 73m Janson por Torassa (T); 80m Carrasco por P. García (T); 87m C. Alvarez por Chávez (B).

Compartir: 

Twitter
 

Cristian Chávez en un ataque para Boca. El volante marcó el primer gol, que comenzó a definir el duelo.
Imagen: Julio Martín Mancini
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.