libero

Lunes, 10 de diciembre de 2012

FúTBOL › EL CONJUNTO DE NúñEZ VENCIó 2-0 A SAN MARTíN EN SAN JUAN

Con Ramón, River recuperó la alegría

El reestreno del riojano como entrenador millonario no pudo ser mejor, con un triunfo que se consolidó en la segunda etapa a partir de un golazo de Manuel Lanzini. Luego aumentó con otro gran tanto de Carlos Sánchez. El primer tiempo había sido malo.

River recuperó la alegría. Con un muy buen segundo tiempo, el ahora equipo de Ramón Díaz despachó 2-0 a San Martín de San Juan y, de esa manera, recibió de la mejor forma el tercer ciclo de su emblemático entrenador. Unos 55 minutos le costó a River hacer pie en el partido, pero a partir de ese momento marcó claras diferencias y justificó un triunfo que le permite cerrar el año con una sonrisa.

La expectativa para River era ver el reestreno de Ramón Díaz en el banco de suplentes. Y si bien en una semana de trabajo en un equipo poco se puede llegar a vislumbrar, al menos se esperaba una reacción anímica del plantel, que desde ese aspecto había levantado la semana pasada ante Lanús. Sin embargo, si en la primera etapa se hubiese colocado una lona en el banco de suplentes, nadie sabría si al equipo lo dirigió efectivamente Díaz o si se trataba de cualquiera de los partidos anodinos que motivaron las críticas que recibía Matías Almeyda en el ciclo anterior. Sin ninguna ocasión de gol generada, sólo la ineficacia de San Martín, que no pudo anotar ninguna de las dos ocasiones claras que tuvo el colombiano Osorio, le permitió a River mantener el empate parcial.

Claro que la historia resultó bien distinta en la segunda mitad. Si bien los primeros diez minutos transcurrieron con la misma tónica que la etapa inicial, a partir del ingreso de Rojas por el pibe Solari, el encuentro cambió su dinámica. Esa variante que propuso Ramón Díaz motivó que Sánchez volviera a su puesto natural por la derecha. Y en la primera intervención del recién ingresado, River encontró el gol que resolvió el partido. Rojas llegó al fondo y cedió atrás para la llegada de Lanzini, que se sacó un hombre de encima y definió con un zurdazo alto que se metió en el primer palo, junto al travesaño.

Con el gol a favor, el “efecto Ramón” sí se hizo notorio. Lanzini, que hasta esa jugada había pasado inadvertido, se convirtió en el conductor que River buscaba. En la derecha, Sánchez encontró su hábitat natural y volvió ser figura con su ida y vuelta, además de clavar un golazo con un remate desde 25 metros que se metió por encima de Ardente. Y Rojas por la izquierda se mostraba dinámico y criterioso. El único inconveniente es que los delanteros Luna y Funes Mori no se plegaron a la levantada y, por eso, el resultado no se tornó más abultado. A esa altura, San Martín ya se mostraba entregado, sin respuestas anímicas ni futbolísticas para revertir el panorama. Los sanjuaninos no habían sabido aprovechar su buen momento y lo pagaron con dos goles casi seguidos que se transformaron en un obstáculo indescontable.

Los últimos minutos mostraron a un River sereno, capaz de tocar la pelota para controlar el desarrollo y llegar a un cierre tranquilo, sin pasar sobresaltos. Para que los hinchas se ilusionen con lo que puede deparar el futuro. Y para que Ramón exhiba, sin complejos, su sonrisa pícara, marca registrada.

Compartir: 

Twitter
 

Lanzini celebra su golazo, junto a Ponzio, Sánchez –autor del segundo tanto– y Luna. Ramón arrancó bien.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.