libero

Lunes, 30 de mayo de 2016

FúTBOL › LANúS VAPULEó A SAN LORENZO Y OBTUVO EL SEGUNDO TíTULO DE SU HISTORIA

A puro juego llegó el nuevo campeón

El conjunto del Sur le dio una clase de fútbol a su rival y demostró que fue el mejor a lo largo de todo el certamen. Con una gran actuación del paraguayo Miguel Almirón, fue contundente frente al arco y también neutralizó los tibios intentos del perdedor.

 Por Adrián De Benedictis

El fútbol argentino, en su esencia, está a salvo. El nuevo campeón llegó a lo más alto con un juego estelar en todas sus dimensiones, y sentó las bases de una idea que se había distorcionado en los últimos años. Con simpleza y sin artimañas, Lanús vapuleó a San Lorenzo y sumó el segundo título de su historia, luego del obtenido nueve años atrás. La lección de juego que dio el conjunto de Jorge Almirón fue demasiado para su adversario, que en ningún momento entendió de qué manera tenía que afrontar ese compromiso.

La diferencia fue que el ganador sabía hace más de 20 días cómo tenía que asumir esta final, mientras que San Lorenzo no se dio cuenta nunca de lo que estaba disputando. El equipo se apresuró la semana anterior, al festejar el pase al encuentro decisivo como si ya fuera el dueño de todo.

Los goles de Lanús fueron cuatro, pero pudieron ser muchos más, si no fuera por las imprecisiones en la definición y por las intervenciones de Torrico. La tranquilidad que transmitieron sus jugadores fue asombrosa, y del otro lado sólo había nerviosismo y tensión. Lo más curioso es que el equipo de Pablo Guede cuenta con nombres de experiencia, más acostumbrados a este tipo de desafíos. La ausencia de Néstor Ortigoza terminó siendo letal, y nadie pudo hacerse dueño de la conducción en el campo de juego.

La seguridad de Lanús en el plano defensivo fue determinante, ya que apenas le permitió a su rival rematar tres veces al arco de Monetti. Entre ellas, el arquero sólo tuvo que esforzarse en la primera, debido a que las restantes ni siquiera tuvieron la dirección correcta. Pero no sólo prevaleció en esa zona, también lo hizo en la mitad de la cancha, donde se adueñó de la pelota desde el comienzo, y sólo se la cedió a San Lorenzo en el final de la primera parte.

La jerarquía de Miguel Almirón, más el buen acompañamiento de Oscar Benítez y Lautaro Acosta, sirvieron para construir una goleada histórica, pero sobre todo para exhibir una paliza futbolística. Almirón fue el encargado de sentenciar el resultado marcando el segundo gol, convirtiendo de zurda, llegando por la izquierda, y ubicando la pelota al lado del palo.

La desesperación de San Lorenzo lo llevó a cometer errores groseros, y a partir de ahí el resultado fue más abultado. En el tercero, el veterano José Sand tocó la pelota abajo del arco, después de un centro de José Gómez. En el cuarto, Acosta le quitó la pelota a Angeleri y se fue derecho al arco, convirtiendo con la punta del botín, al palo de Torrico.

Lanús fue contundente en el segunto tiempo, algo que le faltó en el primero, donde tuvo cuatro opciones para desnivelar, y sólo lo hizo una vez: Benítez convirtió de cabeza luego de un envío de Velázquez desde el sector izquierdo.

Guede intentó recuperar el control del partido con el ingreso de Barrientos, pero la debacle fue peor. Cuando se jugaban 27 minutos del complemento, el técnico intentó modificar la táctica al reemplazar a un defensor(Mas) por un delantero (Cauteruccio), pero al instante recibió el gol de Sand, y todo se diluyó.

La reivindicación del fútbol llegó con este nuevo campeón. Lanús recuperó una bandera que asomaba bastante desteñida, y así se fue convirtiendo en el mejor equipo del campeonato. Sin rebusques. Le alcanzó con tratar bien la pelota, algo que lamentablemente no es común en el resto de los equipos.


Estadio: River (local San Lorenzo).

Arbitro: Darío Herrera.

Goles: 17m Benítez (L); 58m M. Almirón (L); 73m Sand (L); 88m Acosta (L).

Cambios: 46m Barrientos (4) por Mussis (SL), 72m Pasquini por Velázquez (L) y Cauteruccio por Mas (SL), 78m Villalba por Blanco (SL) y Aguirre por Sand (L), 79m Ayala por Benítez (L).



Compartir: 

Twitter
 

Benítez ya metió el cabezazo y con su mirada presiente el feliz desenlace, que será la apertura del marcador para Lanús.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.