libero

Lunes, 4 de agosto de 2008

CONTRATAPA › RELATOS, FICCIONES, LEYENDAS, MITOS, HISTORIAS, ANéCDOTAS

Cuentos chinos II

 Por Juan José Panno

- La de China es la selección más numerosa de la historia del olimpismo: 1099 miembros, 639 de los cuales son deportistas. Los atletas chinos participarán en 28 deportes distintos entre los que disputarán 38 modalidades. La media de edad es de 24,4 años. Cerca de 40 tienen larga experiencia en acontecimientos de esta índole, ya que participaron en los dos últimos Juegos. Para algunos incluso es su tercera participación olímpica. Tras Atenas 2004, 165 deportistas acuden por segunda vez y 469 debutan.

- Todo es una cuestión de imagen. Los ciudadanos chinos tiene prohibido hablar con los turistas de sexo, de salarios, de política o de religión. Se les recomienda además mantener en todo momento una actitud respetuosa con los turistas. El portavoz gubernamental, Wang Zhaoqian, baja línea: “Educando a los conciudadanos se espera que presten mayor interés a la comunicación con los visitantes”. O sea: “Ojo con lo que dicen...”. Desde hace años se educa a los chinos para que no fumen, para que no escupan en la calle o para no decir palabrotas en público. También han sido emplazados a aprender inglés mediante las publicaciones locales en mil frases que el gobierno ha considerado oportunas. La selección de las azafatas olímpicas es otro de los aspectos de la campaña de imagen. Las chicas deben tener entre 1,68m y 1,75m de altura, con tamaño ideal de busto, cintura y caderas y otras especificaciones firmes en cuanto a boca, nariz y ojos. Bagayos, abstenerse.

“Larga noche en nuestros cielos tan lentos en alumbrarse.

Un siglo de demonios tan ligeros de bailar.

Quinientos millones de años sin unidad.”

Poema de Mao Tsé Tung, 1961.

- Condón pirulero. En China todo es posible. Hasta la realización de un desfile de modelos con vestidos confeccionados casi exclusivamente con preservativos (a estrenar, claro). En www.dogguie.com/desfile se pueden ver once fotografías de muchachas forreadas en la pasarela.

Cuento chino propiamente dicho

(Autor anónimo)

El sueño de la mosca horripilante

Li Wei soñaba que una mosca horripilante rondaba por su habitación, interrumpiendo inoportunamente una de sus profundas meditaciones. Molesto, comenzó a perseguirla tratando de acallar con un golpe su desagradable zumbido. Portaba en la mano, con tal objetivo, la primera edición de “Con la copa de vino en la mano interrogo a la luna”, poema épico de su entrañable amigo Li Taibo. Corrió y corrió incansablemente entre el reducido espacio de esas cuatro paredes, sacudiendo sus brazos cual si fuera él mismo una mosca. Dicha empresa le sirvió de poco. La mosca, posada en el marco del retrato de su amada, lo miraba con aburrida indiferencia. Exhausto por la persecución, Li Wei se despertó agitado. Sobre la mesa de luz estaba posado, distraído, el fastidioso insecto. De un viril manotazo, el filósofo acabó con la corta vida de la triste mosca. Li Wei jamás sabrá si mató a una mosca o a uno de sus sueños.

- Toque de humor

–¿Cómo se dice caballo de carreras malo en chino?

–Ma-Tung-O.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.