libero

Lunes, 11 de octubre de 2010

CONTRATAPA › EL FUTURO DE LA SELECCION DE VOLEIBOL

Hay que confiar en estos chicos

El noveno lugar del Mundial es más que una anécdota, tan importante como la proyección del plantel, con la mira puesta tanto en el Mundial de 2014 como en las próximas ediciones de los Juegos Olímpicos.

 Por Adrián De Benedictis

El Mundial que finalizó ayer en Italia pudo haber marcado el inicio de una nueva era en el vóleibol argentino. Más allá del noveno lugar que alcanzó el conjunto nacional, este seleccionado dio comienzo a un proceso con una proyección extensa. El bajo promedio de edad (23,1 años) de estos chicos hace suponer que el trabajo final apunta no sólo a la próxima Copa del Mundo sino también a los Juegos Olímpicos de 2016. La decisión fuerte que tomó el técnico Javier Weber luego de la última Liga Mundial, en la que se perdieron 14 encuentros, excluyendo a jugadores de gran experiencia como García, Spajic, Arroyo y Meana, no pareció un capricho circunstancial y fijó la mira en un trabajo prolongado.

Sin duda, los primeros pasos comenzaron a darse hace tres años con los equipos juveniles, quienes lograron prevalecer a nivel sudamericano tanto en el Sub-21 como en el Sub-18, conducidos por uno de los actuales asistentes de Weber, Juan Cichello. Por ese motivo, los nombres que aparecen hoy entre los mayores son los mismos que tuvieron aquellos logros. Facundo Conte, Sebastián Solé, Luciano De Cecco, Nicolás Uriarte, Pablo Crer y Rodrigo Quiroga fueron algunos de los que pasaron por las decisiones de Cichello para luego desembarcar entre los grandes. Esos chicos hicieron que Argentina se posicionara en el primer lugar del ranking mundial juvenil.

Y el rodaje que ya comenzaron a tener con este Mundial será lo que le permitirá ganarse el respeto ante las potencias. En ese sentido, el equipo sólo decepcionó en su rendimiento ante Rusia, perdiendo 3-0 con una imagen deslucida. Pero en las otras dos derrotas que padeció, ante Estados Unidos y Serbia, ambas por 3-1, ofreció resistencia hasta el final y exigiendo siempre a sus adversarios.

Para que este desarrollo pueda prolongarse con criterio será clave definir si Weber mantendrá su cargo en el seleccionado, a partir del interés por contratarlo de algunos clubes, entre los que se destaca el Sisley Treviso, uno de los conjuntos animadores de la Liga A1 italiana. Pero por más que el conductor cambie de nombre, los directivos tienen una gran oportunidad para solidificar lo que se ha construido hasta aquí.

“Los pibes se mataron en este Mundial. Estoy seguro de que este equipo va a dar que hablar en el próximo Mundial”, aseguró el líbero argentino, Alexis González, quien con 29 años fue el jugador más grande de la Selección. Con esa idea se despidieron de Italia varios de los integrantes del plantel, y hasta el propio técnico Weber rescató el esfuerzo y la identidad que se comenzó a ver de estos jugadores.

A diferencia de otros momentos, donde los mundiales marcaban el desenlace de una etapa, en este 2010 sucedió algo diferente. Y así, el voley argentino vislumbra un horizonte rodeado de satisfacciones.

Compartir: 

Twitter
 

Rodrigo Quiroga, junto a Conte, fue uno de los destacados de Argentina.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.