libero

Lunes, 3 de octubre de 2011

CONTRATAPA › MARTINEZ DERROTO A BARKER Y SUEÑA CON MAYWEATHER O PACQUIAO

Maravilla no tiene quién lo pare

 Por Daniel Guiñazú

Acaso no haya sido la noche más lustrosa de Sergio “Maravilla” Martínez. Pero convengamos que su piso es muy alto. Y que después de sus capolavoros ante Kelly Pavlik, Paul Williams y Serhiy Dzindziruk, la costumbre es pedirle cada vez algo mayor y mejor al campeón de diamante de los medianos del Consejo Mundial. El inglés Darren Barker no le posibilitó aquellos brillos. Pero igual terminó sucumbiendo ante el rigor de los puños de Maravilla. Al minuto y 29 segundos del 11º round, recibió una seguidilla de golpes cortos a la cabeza y tras un gancho de derecha aplicado con el lado interno del guante, se desplomó aturdido, vencido por toda la cuenta del árbitro Eddie Cotton.

En el escenario de sus grandes éxitos (el Boardwalk Hall de Atlantic City), Martínez se topó con un rival que disipó sobre el ring las dudas que había sembrado debajo. En la conferencia de prensa previa, algunos periodistas estadounidenses le habían reprochado a Lou Di Bella, el promotor de Maravilla, y al uruguayo Samson Lewkowicz, su agente internacional, la falta de antecedentes de Barker, no obstante su condición de invicto y campeón británico y europeo de los medianos. Imaginaban un paseo sencillo y despreocupado del campeón, una victoria rápida, contundente y sin riesgos. Lo que pasó en la madrugada del domingo los terminó desmintiendo.

Martínez (71,670 kg) finalizó con el rostro mucho más marcado que en las peleas anteriores. Señal evidente de que Barker (72,650 kg) le pegó bastante más que sus otros adversarios. Confiado en sus reflejos y en la elasticidad de su cintura, Maravilla trabajó con las manos demasiado bajas, casi despreciando la guardia. Visteó al mejor estilo Nicolino y replicó sobre los envíos del inglés, a partir de su mayor velocidad. A la larga, la estrategia rindió sus frutos. Pero el precio pagado resultó muy alto. La derecha de Barker llegó más de lo debido y machucó una fisonomía que en noches anteriores se asemejó bastante a la de un artista de cine.

Sin embargo, sería un error suponer que se trató de una pelea cerrada y pareja. Barker no fue mucho más que un rival fuerte e insistente, pero mecanizado. Cada vez que se puso en marcha, Martínez marcó diferencias a partir de su boxeo rápido y efectivo, sostenido por su derecha a modo de partida y la zurda voleada viniendo detrás. Aplicó siempre los golpes más sólidos y, salvo el 3º y el 8º round que los perdió, se adjudicó todos los demás. El 10º, anterior al nocaut, por dos puntos luego de que una derecha plena le aflojara las piernas a Barker y lo colocara al filo de una definición que sobrevino poco después. Cuando ya no había manera de que a Maravilla se le escurriera la victoria.

Luego de la pelea, sobre el mismo cuadrilátero, volvieron el runrún y las especulaciones acerca de qué hará Martínez en 2012. Si de él dependiese, apuntaría todas sus energías para ir contra Floyd Mayweather o Manny Pacquiao. Los únicos que pueden disputarle el calificativo de mejor boxeador kilo por kilo de la actualidad y que, además, le garantizan la bolsa millonaria que busca antes de su retiro. Pero no es tan fácil armar esas superpeleas.

Para Mayweather, Martínez pesa demasiado y ese es un riesgo que el aburguesado campeón welter del Consejo prefería no correr. Pacquiao aceptaría si Maravilla baja hasta los 69 kilos. Todo un sacrificio si se tiene en cuenta que ante Barker dio más de 71 kilos que eran 75 al momento del primer tañido de la campana. Pero posible. El quilmeño admitió estar dispuesto a hacerlo. De última, ha peleado muchas veces encuadrado como superwelter y ha sido campeón mundial de esa categoría para nada ajena a su físico.

Otra alternativa es darse una vuelta por México donde Julio César Chávez Junior, el hijo de la leyenda azteca, campeón regular de la división y protegido de José Sulaimán, el eterno titular del Consejo, no quiere verlo ni dibujado. Pero donde el fuerte pegador Marco Antonio Rubio aparece como un rival potencial. Si nada de esto sucediera, el zurdo inglés Andy Lee (a quien mostraron en la preliminar de Martínez-Barker ganándole por puntos al estadounidense Brian Vera) o el ruso Dmitry Pirog (campeón de la OMB) podrían ser opciones para la poderosa cadena HBO, que maneja los derechos televisivos de la carrera de Martínez. Y que también moverá sus piezas (y sus millones) a la espera de lo que todo el mundo del boxeo espera que se dé pronto: una superpelea de Maravilla contra Mayweather o Pacquiao. Más que por toda la plata, por toda la gloria junta.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.