libero

Lunes, 21 de enero de 2013

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › MARCOS SE CONSAGRó EN LA COMPETENCIA QUE FINALIZó EN CHILE E IMITó A SU HERMANO ALEJANDRO

El otro Patronelli volvió a subir a lo más alto

El argentino nacido en Las Flores mantuvo el título para la familia, luego de los logrados por Alejandro en 2012 y 2011. El ganador de ayer mostró su tristeza porque la prueba no terminó en el país. “No es lo mismo, acá no hay calor de Dakar”, dijo.

El campeón del Rally Dakar 2013 en cuatriciclos, el argentino Marcos Patronelli, alzó ayer su trofeo en Chile, señalando su tristeza porque la prueba no terminara en el país. “No es lo mismo acá, no hay calor de Dakar”, dijo el dos veces ganador del certamen frente al palacio presidencial de La Moneda, en Santiago, Chile. Patronelli fue la cabeza más visible de la delegación de argentinos y chilenos que acapararon los podios de motos y cuatris, en resultados históricos para ambos países. El propio presidente chileno, que negocia que el Dakar permanezca en Chile en 2014, felicitó al motociclista Francisco López, quien obtuvo por primera vez un tercer lugar para Chile en esa serie.

El otro chileno galardonado, el piloto de cuatriciclos Ignacio Casale, valoró su medalla y alabó a Patronelli. “Vencer a Patronelli es muy complicado, ahora fui segundo y espero ser el primero en un par de años más. Logré algo impensado, algo histórico”, dijo.

Los más de 400 autos, motos, cuatriciclos y camiones que participaron del Dakar, desfilaron ayer ante miles de personas frente a La Moneda. En medio del jolgorio, el director de la prueba, el francés Etienne Lavigne, aseveró que en el futuro la idea es sumar a nuevos países al trazado que este año cubrió Argentina y Perú también.

“No es la idea sacar países; realmente, la idea es incluir”, sostuvo Lavigne, quien no descartó incorporar a Bolivia al recorrido. No obstante, creyó difícil que la caravana de rodados desfile por La Paz. “Si planificamos en Bolivia, no será en esa ciudad, que está a mucha altura, pero hay otros lugares.” El viceministro de Deportes chileno, Gabriel Ruiz Tagle, consideró que Chile probablemente seguirá en la prueba hasta 2015. “No hay ninguna razón para que Chile esté afuera. Nuestros paisajes de Atacama son el ADN de la carrera”, indicó.

En una fiesta ambientada con música y el ensordecedor ruido de los motores, los seguidores del Dakar coparon las calles de la capital chilena de más de 7 millones de habitantes, que por primera vez era sede de la meta de la competencia. La jornada de clausura se realizó en un circuito callejero de 16 kilómetros, a lo largo del cual se apostaron centenares de miles de fanáticos, entre ellos familias enteras, que felicitaban y extendían sus manos para saludar el paso triunfal de los pilotos.

Uno a uno, y durante horas, los competidores pasaron con sus coloridos vehículos, respondiendo a los saludos de los fanáticos con una pirueta o el rugido de sus motores, que fueron celebrados a rabiar por el público. La fiesta final del Dakar también contó con situaciones curiosas, como la del piloto canadiense Patrick Beuale, quien pidió matrimonio a su novia en el podio del Dakar, o la de otro corredor, quien en medio del trayecto se cortó el cabello por completo para pagar una apuesta.

El podio de premiación fue instalado a metros del gubernamental Palacio de La Moneda, y por él circularon todos los pilotos junto a sus máquinas y sus equipos, muchos de ellos emocionados por haber concluido la monumental prueba. “Fue una carrera muy emotiva, estamos muy emocionados, lo logramos, llegamos a la meta”, afirmó emocionado Paolo Esplendore, miembro del equipo del motociclista argentino Juan José Barbery.

El momento más conmovedor se produjo cuando el ídolo local Francisco “Chaleco” López se asomó al podio, en el cual fue recibido por estruendosos gritos y aplausos de los chilenos que fueron a ver al deportista, incluido el presidente, Sebastián Piñera. “Llegar a Santiago tiene un doble mérito: estar con mi gente y subirme al podio. Tenía opciones de pelear el primer lugar ayer (por el sábado), pero lamentablemente rompí la caja de cambios y preferí llegar tercero a no llegar haciendo una carrera inteligente”, dijo López.

El piloto chileno logró un meritorio tercer lugar, luego de superar un grave accidente en 2011 durante el Rally de Túnez, que lo alejó por un tiempo de las competencias. “Después del accidente salí psicológica y físicamente muy fuerte”, dijo.

En la categoría motos, el ganador fue el francés Cyril Despres, mientras que en autos triunfó su compatriota Stéphane Peterhansel. En camiones venció el ruso Eduard Nikolaev.

La ruta preparada para la jornada de cierre partió en el campamento, que fue montado en el parque O’Higgins, un enorme pulmón verde ubicado en el centro de la capital chilena, al cual llegaron los pilotos el sábado. Más de 400 competidores lograron completar el Dakar, que en su versión 2013 recorrió más de 8 mil kilómetros entre Perú, Argentina y Chile en 14 etapas durante 15 días.

La prueba de este año es la quinta que se corrió en Sudamérica, y la 34ª desde su inicio en 1979, cuando se disputaba entre París y Dakar. El próximo año se seguirá corriendo en América del Sur y la organización no descartó incluir a otros países.

Compartir: 

Twitter
 

Marcos Patronelli celebra junto al grupo de argentinos que se presentaron en el centro de Santiago, Chile.
Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.