libero

Lunes, 17 de enero de 2005

TENIS › SON LOS TENISTAS ARGENTINOS QUE JUEGAN EN AUSTRALIA

Once a la medianoche

El Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada, comenzaba en la madrugada con el debut de cinco compatriotas. Federer, favorito.

Por Daniel Garcia Marco
Desde Melbourne

Sin perder de vista el título, los tenistas argentinos llegan al primer Grand Slam del año en Australia, que comenzó anoche, con la mira alta y sin renunciar a nada en un torneo al que llegan mejor que nunca. Once tenistas argentinos, nueve varones y dos mujeres, estaban en el cuadro. Después de los que jugaban anoche (Calleri, Gaudio, Mónaco, Dulko y Díaz Oliva, ver recuadro), esta noche será el turno para Guillermo Coria, sexto favorito, y que llega a Melbourne en un gran estado, como demostró en la pasada Copa Hopman, donde fue el artífice de que Argentina llegara a la final, que perdió ante Eslovaquia.
Precisamente, ante Dominik Hrbaty en la final, fue el único partido que perdió, demostrando que su recuperación de la operación de hombro el pasado agosto es un hecho, aunque no está al ciento por ciento, como evidenció tras su derrota en cuartos de final de Auckland, la semana pasada.
Coria enfrentará al checo Tomas Berdych, mientras que también David Nalbandian comenzará esta noche, como noveno favorito, ante el español David Ferrer, un torneo en el que podría volver a brillar del mismo modo que lo hiciera en Wimbledon 2002, cuando sólo Lleyton Hewitt lo frenó en la final.
Mariano Zabaleta, Juan Ignacio Chela y sobre todo Guillermo Cañas, duodécimo favorito, serán las cartas de triunfo argentinas. “Por encima de todos está Federer, pero he visto muy fuertes a Cañas y Nalbandian”, dijo el peruano Luis Horna, descubriendo a Cañas, uno de los “tapados” del torneo, que quiere empezar el 2005 de la misma manera que terminó el 2004, donde llegó a estar presente como suplente en la Copa Masters de Houston. Su rival en primera ronda será el local Chris Guccione.
Los argentinos buscan abrir el año con buenos resultados en un torneo que sólo vio brillar al mítico Guillermo Vilas, campeón en 1978 y 1979, y que no se le da bien a la “legión albiceleste”. El manejo cada vez más solvente de los tenistas argentino en superficies rápidas hace concebir esperanzas para que esa tendencia se refrende en las canchas de Melbourne.
“Como un excremento de vaca.” Así definió el tenista australiano Lleyton Hewitt hace unos días la superficie en la que se disputa el primer Grand Slam del año, el Abierto de Australia. Los entrenamientos de los tenistas confirman que, como pensaba Hewitt, la cancha está más lenta de lo que deseaba el ídolo local. Hewitt cargó contra la organización del torneo australiano por no poner una superficie más rápida, más beneficiosa en principio para los intereses de los jugadores locales. Roger Federer le instó a que se dedicara a jugar y pidió que la organización no favoreciera a ningún jugador, mientras que el estadounidense Andy Roddick señaló que en el US Open nadie le preguntó nunca cómo quería la cancha.
La cancha verde del Melbourne Park, formada por siete capas de materiales, incluida una hecha con restos de neumáticos y de zapatillas deportivas, será aliada o rival de los mejores tenistas del mundo, que la encontrarán más rápida o más lenta según el partido.

Compartir: 

Twitter
 

david nalbandian hara su presentacion esta noche.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.