libero

Lunes, 13 de octubre de 2003

MICHAEL SCHUMACHER, CON SEIS TITULOS MUNDIALES, SUPERO A FANGIO

Cayó un record de 44 años

En 1957, el balcarceño ganó su quinto campeonato del mundo de Fórmula 1, una hazaña que nadie pudo superar hasta ayer, día en el que el alemán que maneja para Schumacher consiguió su sexto título, tras una carrera alocada en Japón, en la que estuvo cerca de echar a perder la consagración. “No intento compararme con Fangio –afirmó el piloto– porque no sería justo, ya que no hay ningún parecido entre una época y otra.”

Por Patrick Burchkalter
Desde Suzuka

Abrazos y besos con fondo rojo se multiplicaron en el parque cerrado del Gran Premio de Japón, última carrera del campeonato mundial de Fórmula 1, para festejar el sexto título de Michael Schumacher, con el que batió el record de cinco títulos impuesto por Juan Manuel Fangio en 1957, y la victoria de Rubens Barrichello, los pilotos de Ferrari.
En las filas de la Scuderia no esperaron la bandera a cuadros para volcarse al borde de la pista. El brasileño volaba hacia su séptima victoria, la segunda del año, y el alemán se aseguraba, por cualquier eventualidad, con un octavo puesto.
Sólo quedaba una vuelta, nada podía ocurrir a Ferrari. Tanto para su piloto fetiche como para el quinto título de constructores consecutivo, el decimotercero del equipo italiano.
La carrera terminada y el director deportivo de Ferrari, el francés Jean Todt, se estrechó en un fuerte y largo abrazo con Schumacher. Para todo el clan Ferrari este final fue un verdadero alivio, tras una temporada difícil que terminó con un Gran Premio de Japón particularmente estresante.
“Por ahora no encuentro las palabras para traducir mi emoción –confesó Schumacher– La temporada fue realmente muy dura, sobre todo esta última prueba. Sin dudas, la más dura de mi carrera”.
Además, destacó lo curioso de la situación. “La mayor parte de mis títulos los obtuve tras una victoria en la pista. Esta vez fue con un octavo puesto. Es un sentimiento extraño”, señaló.
Antes de alcanzar la consagración, el alemán pasó por momentos inquietantes. Primero en la sexta vuelta, cuando al atacar a Takuma Sato, justo antes de la chicana, el Ferrari estrelló su trompa contra el BAR-Honda del japonés. Obligado a pasar por boxes para reparar el daño, Schumacher quedó relegado al último puesto.
Delante, Juan Pablo Montoya (Williams-BMW) encabezaba la carrera, seguido por Barrichello, hasta la novena vuelta, en la que el colombiano se fue quedando y finalmente abandonó.
A partir de ese momento, Barrichello tomó el mando, por delante de los dos McLaren-Mercedes de Kimi Raikkonen y David Coulthard. El finlandés estaba obligado a ganar para poder aspirar a la corona, y que Michael Schumacher no anotara ningún punto.
“Sabía que los dos McLaren estaban detrás de Rubens -explicó el alemánNecesitaba asegurarme con ese punto, ir a fondo. Nunca se sabe lo que puede pasar, tal vez un problema de Rubens, o la lluvia”.
Pero la angustia volvió para Michael Schumacher. “La batalla fue realmente tórrida con (Cristiano) da Matta y mi hermano”, admitió. Al llegar, una vez más a la misma chicana que antecede a la larga recta de boxes, se encontró súbitamente en una posición delicada.
El brasileño de Toyota redujo bruscamente su velocidad, el Ferrari tuvo que frenar violentamente y se desvió hacia la izquierda. Entonces Ralf Schumacher siguió de largo, luego de romper la trompa de su Williams-BMW contra la rueda trasera izquierda del monoplaza de su hermano. Para Ralf fue un nuevo episodio de una carrera calamitosa, un festival de trompos y de errores. Para Michael, un nuevo susto, pero sin consecuencias. Mantuvo su octavo lugar hasta el final.
Raikkonen, segundo, fracasó en su misión imposible: impedir que Michael Schumacher lograra un nuevo récord. “El equipo y Rubens hicieron realmente un trabajo extraordinario. Por ahora siento más alegría por Ferrari que personal. Estoy cansado pero al mismo tiempo orgulloso por lo que logramos”, declaró el alemán. “Una vez más, quiero poner en primer plano a este formidable equipo, una verdadera familia. En Hockenheim o en Hungría, llovieron las críticas sobre nosotros. Y cada vez nos recuperamos”, recordó.

Compartir: 

Twitter
 

Schumacher cruza la meta, ya era séxtuple campeon desde que Rubens Barrichello gano la carrera.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.