libero

Lunes, 3 de marzo de 2003

PRIMER TITULO ATP PARA EL CORDOBES

Calleri batió a Zabaleta en el Abierto de Acapulco

El cordobés Agustín Calleri completó una semana excepcional –para él y para el tenis argentino– al derrotar a Mariano Zabaleta por 7-5, 3-6 y 6-3 en la final del Abierto de México, disputado en Acapulco. Es el primer título ATP para el riocuartense.

Desde la cálida costa del Pacífico norte, noticias auspiciosas por todos lados. Primera final totalmente argentina del año; por lo tanto, primer triunfo argentino del año y, además, primera victoria para otro miembro de la “legión”, uno de los de menos resonancia tal vez, que inscribió así su nombre como ganador dentro de los certámenes de la ATP: Agustín Calleri. Fue la culminación auspiciosa de la semana mexicana en polvo de ladrillo, con tantas presencias nacionales y tantos sobresaltos: cuando se cayeron los presuntos favoritos –Nalbandian, Gaudio, Chela incluso– apareció providencialmente la “segunda línea” e impuso su ley. Así, el laborioso cordobés Agustín Calleri, especialista en la superficie del polvo de ladrillo, conquistó en las últimas horas del sábado el Abierto Mexicano de Tenis disputado en Acapulco al vencer en la final a Mariano Zabaleta por 7-5, 3-6 y 6-3.
Fue un partido cambiante; Calleri, 77º en la clasificación de la ATP, superó al tandilense Zabaleta en un partido de algo más de dos horas y media de duración, disputado ante 6 mil personas en el Estadio de Acapulco, en las costas del Pacífico mexicano. La victoria representó para Calleri el primer título de su carrera –se le había escapado la Copa AT&T porteña del 2002 ante Nicolás Massu, su única final anterior–, además de recibir 50 puntos acumulables en la clasificación de la ATP y un cheque de 128 mil dólares.
“Es mi primer triunfo en una final. Todavía tengo mucho por delante”, afirmó el riocuartense de 26 años. El “Gordo” Calleri llegó a la final del torneo después de vencer al mexicano Miguel Gallardo, para después enfrentarse y eliminar a Gastón Gaudio, tercer favorito, al chileno Marcelo Ríos, séptimo favorito, y al español Félix Mantilla por un contundente 6-2 y 6-2 en semifinales. El campeonato de Calleri representó además el segundo Abierto Mexicano que gana un tenista argentino después de que Juan Ignacio Chela lo conquistara en la edición del 2000, la primera que se jugó en Acapulco.
Calleri se unió así, en el círculo de los ganadores, al austríaco Thomas Muster, cuatro veces campeón; al checo Jiri Novak, a los españoles Francisco Clavet y Carlos Moyá, y al brasileño Gustavo Kuerten y a su compatriota Chela como campeón del torneo mexicano de tierra batida.
Zabaleta, que ocupa el sitio 47º en la clasificación de la ATP y se quedó con un cheque de 67.500 dólares, llegó a la final tras vencer al italiano Filippo Volandri, a David Nalbandian, segundo favorito, al peruano Iván Miranda y al brasileño Gustavo Kuerten en una verdadera batalla que prácticamente lo agotó en semifinales: 7-6 (7-4), 6-7 (3-7) y 7-5.
“El partido contra Kuerten –duró prácticamente tres horas– me desgastó mucho, además de que tenía problemas con la garganta”, comentó Zabaleta respecto del match que se llevó su amigo Calleri, compañero en el circuito. El cordobés consiguió la victoria en su cuarto punto para partido y su triunfo se sustentó en la fuerza de su primer servicio porque tuvo problemas para mantener el juego desde el fondo. Calleri obtuvo su segunda victoria en tres partidos ante Zabaleta y lo hizo quebrándole el saque en dos oportunidades durante el set inicial –en el primer y undécimo game–, para luego decaer sensiblemente en el segundo, cuando el tandilense lo liquidó en gran reacción en 37 minutos. Parecía que Calleri estaba listo, pero supo reaccionar, recuperó su primer servicio y llegó al triunfo en su cuarta pelota de partido, cuando la devolución de Zabaleta se fue afuera.
La cosecha argentina puede ser incluso más abundante si Mariana Díaz Oliva puede con la sudafricana Amanda Coetzer, campeona del torneo mexicano en la edición 2001 en la final del torneo femenino, que se disputaba anoche a última hora. Díaz Oliva, quien superó en la semifinal a la japonesa Shinobu Asagoe por 6-1, 6-7 (5), buscaba su segundo título de la WTA, en tanto que Coetzer iba por su novena corona como profesional, tras eliminar a la francesa Emilie Loit por parciales de 6-3 y 6-4. Díaz Oliva, de 26 años y campeona en el 2002 del torneo de Palermo, comentó que nunca esperó llegar a la final. “Pensaba que la primera ronda iba a ser difícil y mi rival (Paola Suárez) se retiró por un problema en la espalda, y así se me fue abriendo la posibilidad.”

Compartir: 

Twitter
 

Agustin Calleri culmina una semana de notable rendimiento.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared