libero

Lunes, 17 de marzo de 2003

VENCIO AGONICAMENTE A ESTUDIANTES EN EL MONUMENTAL

Más que ganarlo, River lo sufrió

El gol llegó en el segundo tiempo, cuando Darío Husain acertó un globo que dejó parado a Nacho González. Antes de eso, el equipo de Núñez no había jugado bien en ausencia de D’Alessandro, y después fue Estudiantes el que dispuso de las mejores situaciones. Pudo haber empatado con un bombazo de Farías que se estrelló en el travesaño.

 Por Adrián De Benedictis

Las heridas de la excursión por Ecuador todavía persisten en la piel de este River. Debido a las distintas lesiones que sufrieron los jugadores en la derrota por la Copa, el último jueves, el técnico Manuel Pellegrini debió realizar ayer diferentes variantes, y así el juego del equipo terminó siendo el más perjudicado. En ese marco, ante la falta de D’Alessandro, ni Ludueña ni Luis González podían convertirse ante Estudiantes en el conductor claro que necesitaba el plantel. En consecuencia, los delanteros quedaban demasiado aislados en el ataque. A pesar de ello, River fue el que estuvo más cerca de ponerse en ventaja. La primera aproximación del local fue con un tiro de media distancia de Claudio Husain, que se fue cerca del palo derecho de Ignacio González. Luego, Luis González tuvo su chance, pero su remate fue demasiado débil, y más tarde Fuertes definió mal de zurda cuando entraba desde la izquierda.
Las complicaciones de River para dominar el desarrollo del partido aumentaron con la salida por lesión de Luis González. Y se acrecentaron cuando Del Campo le cometió un penal a Krupoviesa, a los 26 minutos. Igualmente, Farías no estuvo acertado en la definición, y su disparo pegó en la base del palo antes de irse afuera. Cuando se creía que River reaccionaría positivamente, apenas se acercó con serio peligro a los 36 minutos de la primera parte: Ameli cabeceó un corner de Ludueña, y luego de rebotar en un defensor de Estudiantes, el paraguayo Cardozo alcanzó a despejar en la línea. Sobre el final, Buljubasich respondió bien ante un cabezazo de Gelabert, quien conectó luego de un tiro libre preciso de Roberto Pompei.
Para la segunda parte, Pellegrini decidió el ingreso de Darío Husain por el defensor Del Campo, para imprimirle mayor profundidad a la ofensiva. Y a pesar de no evidenciar una gran superioridad, River fue tomando la iniciativa del partido. Apenas habían pasado seis minutos cuando el ingresado Husain intentó definir por arriba del arquero, pero éste se recuperó y pudo evitar la caída.
La mayor emoción en el estadio se produjo precisamente por intermedio de Darío Husain. El delantero tomó de volea un rechazo en la puerta del área de Estudiantes, y clavó la pelota junto al palo izquierdo de González, que ni siquiera alcanzó a reaccionar.
A partir de ese momento, las mejores opciones fueron para los visitantes, que estuvieron cerca de llevarse un punto. Primero Farías intentó entrando por izquierda, pero luego de eludir a Buljubasich, Ameli logró cruzar justo para mandar la pelota al corner. Más tarde, otra vez Farías remató de derecha desde afuera del área, y la pelota se estrelló en el travesaño. Por último, Gelabert probó de lejos, pero su derechazo se fue al lado del palo. River alcanzaba una victoria con susto, y sobre todo con mucho sacrificio.

Compartir: 

Twitter
 

Fuertes trata de zafar la marca de Caceres. Una sintesis perfecta de lo dificultoso que le resulto a River ganarle a Estudiantes.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.