libero

Lunes, 19 de mayo de 2008

FúTBOL › UNA TARDE ESPECIAL PARA EL VOLANTE DE RIVER

Ahumada y al horno

Sus declaraciones sobre la hinchada del club de Núñez motivaron banderas de repudio, silbidos e insultos. El jugador eligió no saludar y con su rendimiento cosechó algunos aplausos aislados.

 Por Ariel Greco

Fue el hombre de la semana. Y durante muchos minutos, también fue el hombre del partido. Oscar Ahumada, el malo de la película para los hinchas de River, vivió un domingo especial, que difícilmente se lo pueda olvidar. Banderas, silbidos e insultos fueron las formas que encontraron los simpatizantes para mostrarle su descontento por las declaraciones en las que aseguró que el Monumental se enmudeció en el partido ante San Lorenzo y por la comparación de su gente con la hinchada de Boca. Y sus compañeros tampoco se salvaron del todo, en especial Juan Pablo Carrizo, que recibió algunos insultos cuando fue a ocupar su arco, también con relación a sus dichos en la prensa.

“Ahumada trizte (sic)”, decía una de los trapos en el centro de la tribuna, en el que se aclaraba que en River no había banderas negras ni parlantes, y que se alentaba a pulmón, justo pegada a una con un claro mensaje a todo el plantel: “Yo doy la vida por River, ustedes dan vergüenza”. “Ojalá jugaran con los huevos de esta hinchada”, era otra de las muestras de la disconformidad con los futbolistas. Con ese clima tenía que ingresar a jugar el equipo de Simeone, para tratar de volver a ubicarse como puntero con Estudiantes.

La salida de los jugadores fue normal, casi como si no hubiera pasado nada. Aunque la perlita fue la actitud de Ahumada, que ingresó casi último en la fila india y no saludó a la gente, como sí lo hicieron sus compañeros. De inmediato, como si se hubiesen percatado del detalle, desde la tribuna cayó el hiriente “Ahumada / hijo de p... / la p... que te parió...”. Mientras tanto, el volante realizaba movimientos de calentamiento, sin prestar atención a los gritos y rodeado por las cámaras de los reporteros.

Ante la situación, los de Independiente reaccionaron rápido. Espontáneo surgió el “Ahumada... Ahumada...” para molestar a sus adversarios. Y un ratito más tarde, la siguieron con “lo dijo Ahumada / son amargos de verdad...”. Como había pasado el sábado en la Bombonera, cuando apareció una bandera que decía “Peña Oscar Ahumada”, está claro que las demás hinchadas se van a aprovechar de los dichos del mediocampista para burlarse de River.

No bien arrancó el partido, el entretenimiento de los hinchas fue esperar que el volante tomara la pelota para silbarlo. Y como alguna vez hizo Verón en el Monumental ante una situación similar, Ahumada los contrarrestó tocando rápido, de primera, para evitar que la rechifla se propagara. Claro que la estrategia de los de Independiente fue continuarla. Con el correr de los minutos y de la buena actuación del volante, la popular se fue calmando e, incluso, se ganó algunos aplausos aislados. Lo curioso resultó que en una tarde que había arrancado tan caliente, el final fue muy tranquilo. Fuera de la cancha por una paralítica, justo en la tribuna de enfrente, su salida para que ingresara Alexis Sánchez pasó inadvertida para todos los que lo habían hostigado.

Compartir: 

Twitter
 

Carrizo y Ahumada, los dos cuestionados por los hinchas.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.