libero

Lunes, 3 de noviembre de 2008

FúTBOL › ¿CUáLES SON LAS RAZONES DE SU CAíDA LIBRE?

San Lorenzo, en picada

Lo anecdótico es que siempre que jugó en domingo perdió; pero lo concreto es que, además de que hay lesionados y suspendidos, bajaron el rendimiento las figuras y están achicados psicológicamente.

 Por Adrián De Benedictis

El bienestar que atravesaba San Lorenzo hace apenas dos semanas ya quedó demasiado lejos. Y por estos días ya no planea si dará la vuelta olímpica ante su máximo rival, Huracán, dos fechas antes del final, como se pensaba con frecuencia. El conjunto de Boedo sumó ayer una nueva derrota, la tercera en el certamen, y las dudas envuelven el recorrido hacia una nueva estrella. Más allá de que el equipo continúa siendo uno de los líderes del torneo, es de los tres (los otros son Boca y Tigre) el que se encuentra en retroceso. San Lorenzo consiguió sólo un punto de los últimos nueve y los ocho que le llevaba a Boca el domingo de la semana pasada se perdieron rápidamente.

Pero no sólo las matemáticas le dieron malos resultados en las últimas horas sino que su caudal futbolístico lentamente va de- sapareciendo. Las seis victorias consecutivas habían aumentado el ánimo de un plantel que parecía imbatible, y ahora no encuentra los caminos para ejercer supremacía sobre sus rivales. Tal vez el principio de esta sequía comenzó en esos triunfos ante Vélez y San Martín, ambos por 1-0, donde el nivel no había sido el mismo de los cuatro anteriores, y quedó la sensación de que fue demasiado premio.

El inconveniente mayor radica en la falta de un hombre que pueda clarificar en ofensiva. Si bien Pablo Barrientos es el que tiene mayor responsabilidad para cumplir esa tarea, no es un enlace natural y por momentos su desempeño es intrascendente. Eso mismo sucedió ayer con el volante, donde casi no participó del juego colectivo y de esa manera los delanteros nunca pudieron rematar con peligro al arco de García.

Como para agregarle un hecho más a esa situación, la primera jugada de riesgo que tuvo San Lorenzo se dio recién a los 32 minutos del segundo tiempo, cuando Acevedo cabeceó por arriba del arco. Demasiado poco para un equipo que pretende obtener un nuevo título.

En los tres traspiés que sufrió –ante Tigre, Racing y Boca–, el plantel conducido por Miguel Angel Russo no pudo reaccionar cuando se encontraba en desventaja, y en los tres terminó entregando la peor imagen. El primer tiempo de ayer fue similar a lo que exhibió en Avellaneda: sin actitud, sin audacia, sin criterio y sin precisión. Para colmo, si había alguien que le hubiera aportado un impulso más en ataque era Santiago Solari, quien ayer ni siquiera pudo integrar el banco de suplentes por un problema físico. Y otro que le puede imprimir profundidad entre los delanteros es Bernardo Romeo, que también sufre una lesión.

Russo se encontró ayer por primera vez con la falta de una gran parte de sus principales figuras, debido a que Aguirre y Juan Torres estaban suspendidos y tampoco estaban a disposición. Encima, a los 27 minutos tuvo que debutar el juvenil Meza por un golpe que padeció Tula en la cabeza. Y el lateral derecho fue Hirsig, a partir de que Adrián González también tenía una molestia que le impedía estar durante todo el partido.

San Lorenzo tendrá primero que reacomodarse en la recta final del Apertura, y después empezar a recuperar el fútbol que lo había lanzado a la cima.

Compartir: 

Twitter
 

Los jugadores de San Lorenzo se retiran con la mirada perdida luego de perder en la Bombonera.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.