libero

Lunes, 12 de octubre de 2009

FúTBOL › LA IDEA QUE MARADONA DEBE RECOGER PARA EL CLáSICO EN MONTEVIDEO

Poner un poco más de juego

Encontrar los nombres y el funcionamiento adecuado será clave. El ingreso de Verón es primordial, luego siguen la vuelta de Demichelis a su puesto de zaguero y la discusión sobre el lugar de Messi: ¿al banco para el segundo tiempo?

 Por Juan José Panno

En enero de 1997, en las Eliminatorias para el Mundial de Francia, Diego Simeone patentó la idea de jugar “con el cuchillo entre los dientes” antes de un partido contra Uruguay en el Centenario. Aquel fue un partido horrible que terminó empatado 0-0, no por el coraje que pusieron, sino por la pobreza técnica que mostraron dos equipos maltratadores de la pelota. No faltará quien reflote el sentido del famoso cuchillo, considerando los antecedentes de los uruguayos en esta clase de finales y el resultado de aquel encuentro, que en caso de repetirse servirá para que la Argentina se clasifique directamente para el Mundial de Sudáfrica. Y seguramente se equivocará el camino si se entiende que la cuestión del arma blanca implica ir de guapos, a devolver golpe por golpe, a contrarrestar la mentada garra charrúa con el orgullo nacional.

También será un error pensar que como el empate juega a favor hay que resguardar al arquero, hacer un equipo bien cortito acumulando gente del medio hacia atrás, con delanteros y volantes ofensivos colaborando en la contención. Puede resultar fatal, como casi ocurrió el sábado cuando el conjunto se encajonó frente a un rival de poca jerarquía como el seleccionado peruano.

Otra posibilidad es la de ir al frente, no preocuparse por el adversario, ni por el entorno ni por la multitud que los estará alentando a morir y jugarse con una formación bien ofensiva para cambiar ataque por ataque. Sería ideal en otras circunstancias, pero con esta Selección desorientada, anímicamente frágil e insegura, no parece lo más aconsejable.

¿Y entonces? Si no se puede ir al frente a lo loco y cambiar golpe por golpe, si no hay que meterse atrás y tampoco hay que ensuciar el partido, ¿qué hay que hacer? Hay que jugar ordenada, prolijamente, haciendo circular la pelota por los pies de los que más saben, evitando los pelotazos de los del fondo (en especial Heinze), impidiendo que Messi se sienta obligado a sacarse de encima a tres o cuatro defensores cada vez que entra en juego. Hay que tener la pelota la mayor cantidad de tiempo posible porque ésa es la manera de sacar de situación a los rivales en la medida en que transcurra el tiempo con el marcador cerrado.

¿Están los intérpretes necesarios para una parada tan difícil como ésta? En principio, el mismo Maradona no parece estar en las mejores condiciones, pero es lo que hay y deberá recibir todo el apoyo. También se sabe que los jugadores que en general brillan en sus respectivos equipos de clubes no responden en la medida de sus posibilidades cuando se ponen la celeste y blanca. Pero es lo que hay y con esto se tendrá que arreglar el entrenador. Le quedan dos días para armar el equipo y se romperá la cabeza para encontrar a los once. Ya se sabe que ninguna elección dará garantías, del mismo modo que ninguna fórmula que elija garantizará el éxito ante los uruguayos, salvo que se le ocurra mandar a Romero de 9, a Messi de 2 y a Schiavi de enganche, o alguna improbable macana de esa naturaleza.

Este es un partido que debe sostenerse con mayoría de jugadores con experiencia y por eso el 4 cantado era Zanetti, titular casi indiscutido hasta no hace mucho. Pero el capitán del Inter no está y sí está Jonás Gutiérrez como falso 4, pero ocurre que Uruguay no es Perú ni sus necesidades las mismas. Así que hay que pensar en una convocatoria de urgencia. En el fondo, Maradona sigue confiando en Heinze y probablemente arriesgará con Demichelis de 2, a pesar de que viene de una prolongada lesión. Entonces, un lateral por la derecha, Demichelis, Schiavi y Heinze sobre la izquierda, donde ya jugó alguna vez. En el medio Verón tiene que estar, Mascherano no va salir a pesar de sus bajos rendimientos (contra Perú debió jugar Bolatti, o al menos entrar en el segundo tiempo, y eso le habría dado chapa para repetir en el Centenario) y es probable que el DT opte por Di María, que viene de un excelente primer tiempo, y Jonás Gutiérrez, que anduvo bastante bien en el segundo, contra los peruanos.

Arriba, Messi e Higuaín son los nombres casi obvios, aunque no se debería descartar la idea de ponerlo a Tevez (que se va a bancar cualquier intento de amedrentamiento) y guardar a Messi para que entre en el segundo tiempo cuando las reservas físicas de los demás ya no son las mismas.

Hay que encontrar los nombres y el funcionamiento adecuado para un partido, para este partido, el más importante del seleccionado argentino en mucho tiempo. Lo demás, la búsqueda de la identidad futbolera, los ensayos para llegar a una formación que se conozca de memoria, como bien plantea el Coco Basile, vendrá después.

Compartir: 

Twitter
 

El capitán Javier Mascherano no sale del equipo ni acogotado, como aquí lo tiene un peruano.
Imagen: Bernardino Avila
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.