libros

Domingo, 27 de agosto de 2006

LIBRO CHICHE

Cuando llega la noche, libro almohada

Libros para los más chicos

 Por Sandra Comino

Viene adentro de una bolsa de plástico transparente con broches. Cuando uno la saca es una almohada con un moño en el lateral derecho. Si se desata la cinta y se mete la mano hay piezas mullidas: parecen páginas. Es que en realidad son páginas, y lo que en aspecto es una almohada, en verdad es un sobre que guarda un cuento en su interior. Por lo tanto, es un libro, de tela, impreso en Argentina, para leer, estrujar, chupar, acariciar, mojar ¿por qué no?, y dormir(le) encima.

Los primeros libros que llegan al bebé o a niños muy pequeños son más atractivos si tienen la historia vinculada a una experiencia sensorial, como dice la escritora Yolanda Reyes, también especialista en Bebetecas (bibliotecas para bebés). Se dice que si el niño encuentra placer en la observación y exploración, tendrá más deseo de conectarse con otros libros y será o, al menos tendrá más posibilidades, de convertirse en adulto lector.

Estos libros, además, apelan a la ternura, la tranquilidad, desde el color, el clima y el diseño. Aquí, aunque no se hable de literatura, hay un relato con un hilo conductor e ilustración de autor. Desde lo estético, el libro almohada llama la atención. Desde el tacto, transmite una sensación de gozo, por consiguiente, puede llegar a ser un amuleto y desde el relato es entretenido porque utiliza el recurso de acumulación: “sale una estrella y la jirafa se lava los dientes”, “salen dos estrellas y la vaca se pone el pijama”, “salen tres estrellas y los pichones escuchan un cuento”, “salen cuatro estrellas y mi perrito se acomoda en su cucha”; cuando sale la quinta les toca entrar a escena a chicos, que pueden hacer todo lo que hicieron los demás personajes y, además, meterse en la cama. En la última página, se retoma el cuento, desde la ilustración, en un “ajedrezado” panorama que enumera personajes y objetos para la reconstrucción del relato.

Todos los elementos mencionados alejan a este libro de los comunes de tela, en los cuales cuando hay dibujada una pelota, debajo dice “pelota”, o sobre una casa, redunda la palabra casa.

El ilustrador de Cuando llega la noche es Cristian Turdera, diseñador gráfico y Miembro del Foro de Ilustradores de Argentina. Su primer libro ilustrado fue Las 1001 del garbanzo peligroso, con textos de Laura Devetach y Laura Roldán. Desde 2002, trabaja en el proyecto Pequeño Editor, y en ese sello apareció Canción decidida, su primer libro-álbum, en coautoría con David Wapner. Su última producción es Pototo, 3 veces Monstruo, con textos de César Bandin Ron, publicado por Ediciones del Eclipse.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.