libros

Domingo, 4 de marzo de 2007

AMOR

Los que aman, odian

Con Amor, se reedita una novela de Toni Morrison en que sus temas recurrentes acerca de la negritud y la conciencia de género son pasados por el filtro de una historia de afectos y rencores.

 Por Rodrigo Orihuela

Amor
Toni Morrison
De Bolsillo
256 páginas

Según Toni Morrison la literatura es el único arte en que se busca simplificar por encima de todo. Pero la ganadora del Nobel 1993 opina que la literatura debería producir con más frecuencia trabajos complicados que desafíen a los lectores, al igual que su adorado jazz lo hace con sus oyentes. Es por esto que siente una enorme satisfacción cuando ve que sus lectores encuentran muchas complicaciones al leer sus novelas, según aseguró en 2004 con motivo de la publicación de su novela Love. Los siete personajes cuyos recuerdos y opiniones son utilizados para narrar la historia, así como los constantes saltos temporales, son una excelente muestra de dicha problemática, ya que la personalidad de muchos de los personajes se va conociendo poco a poco a través de pequeños detalles de la trama, por lo que se exige atención redoblada para no perder el hilo argumental.

La historia central gira alrededor de la relación entre las septuagenarias Heed y Christine, amigas en la infancia y enemigas durante el resto de sus vidas en su disputa por el amor de Bill Cosey, popular dueño de un hotel para negros en los ’40, que ya lleva un cuarto de siglo muerto cuando transcurre la pelea entre las dos damas en los ’90.

Morrison cree que el amor es el sentimiento más importante de todos porque, según ella, encierra además al odio. Por ello, el motor de la obra, su octava novela, es el amor-odio existente entre Christine y Heed. Ambas mujeres viven juntas en la mansión de Cosey, en la costa este estadounidense, envueltas en litigios legales por la herencia de su amado y en la espera de su muerte mutua. La silenciosa violencia del odio contenido entre ambas es quizá lo más destacado del libro, ya que queda subrayada por la ausencia casi absoluta de palabras o agresiones físicas: día a día Christine prepara con total dedicación platos deliciosos y los lleva, servicialmente, a la habitación de su enemiga. Lo paradójicamente agresivo se encuentra en que Christine cocina como si preparase un banquete, a sabiendas de que su enemiga no tocará un plato, ya sea porque los ingredientes le sientan mal o porque simplemente no le gustan.

Pero Heed y Christine son sólo dos de los personajes a través de los cuales Morrison desarrolla su historia. Junto a ellas aparecen la rea adolescente Junior, empleada como secretaria por Heed y enamorada de la imagen de Cosey que ve en un cuadro del dormitorio donde su jefa vive encerrada; Vida, una antigua empleada de Cosey que recuerda a su antiguo patrón con el amor de una trabajadora agradecida; Sandler, el marido de Vida y compañero de pesca de Cosey; Romen, el nieto quinceañero de Vida y Sandler y quien es también el jardinero y chico para todo de Heed y Christine. Pero por encima de todos los personajes sobresale L., la excelsa cocinera del glamoroso hotel de Cosey, cuyos aportes a la historia de Amor son diferentes a los del resto, ya que son narrados en primera persona.

Todas estas distintas relaciones le sirven a Morrison para indagar sobre las más diversas variantes del amor e ilustrarlas a través del vínculo entre amantes, entre jefes y empleados, entre abuelos y nietos.

La diversidad de historias, que muestra elementos recurrentes en los libros de Morrison (como las referencias a la comunidad negra estadounidense o la presencia de historias sobre mujeres contadas con conciencia de género, sin llegar a ser feministas), evita que la trama se convierta en una novela rosa dulzona y sea, más bien, una interesante historia sobre el amor y el odio.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.