libros

Domingo, 10 de marzo de 2002

RESEÑAS

Al borde

LA MODERNIDAD DESBORDADA
Arjun Appadurai
trad. Gustavo Remedi
Fondo de Cultura Económica
Buenos Aires, 2001
240 págs., $ 19

 Por Facundo Martínez

El libro de Appadurai examina un problema central o núcleo siempre visible e incontables caminos que convergen y se dispersan, como una telaraña argumental minuciosamente elaborada sobre conceptos intrínsecamente ligados a los campos de la antropología, la sociología y la comunicación. La modernidad desbordada. Dimensiones culturales de la globalización expresa y promueve el debate acerca de los efectos que la globalización provoca en las sociedades modernas, desde una perspectiva que contempla, y al mismo tiempo cuestiona, conceptos fundacionales como Estado-nación y territorialidades, cuyas mutaciones o reformulaciones se presentan en la actualidad de manera evidente, sobre todo a partir de la irrupción de nuevas y sofisticadas fuerzas de la comunicación.
La idea de desborde que sobrevuela este trabajo ciertamente académico reclama para sí un significado ineludible: el de ruptura con el pasado, con lo tradicional. El quiebre –según propone este antropólogo indio, director del Proyecto Globalización en la Universidad de Chicago– encuentra sus fundamentos en dos fenómenos que actúan como elementos constitutivos de una nueva forma de subjetividad: la mediación electrónica y los flujos migratorios, “imágenes en movimiento y espectadores desterritorializados”, que funcionan como fuerzas estimulantes al trabajo de la imaginación (...). La imaginación presenta, incluso, una fuerza peculiarmente nueva en la vida social de la actualidad: como nunca antes, muchas más personas en muchas más partes del planeta consideran un conjunto mucho más amplio de vidas posibles para sí y para otros”, argumenta Appadurai.
La imaginación, concebida a la luz de la teoría sociológica clásica como un hecho social y colectivo, ya no se presenta como un medio propicio para la huida de las arbitrariedades históricas sino que cambia su efecto y se convierte en una fuerza viva, configuradora, en un disparador-combustible para la acción, propiciando un nuevo campo de resistencia en las relaciones sociales.
Precisamente, la fuerza combinada, la interrelación entre los medios de comunicación y las migraciones o diásporas masivas –plantea el autor, y en este punto radica quizás la invitación de Appadurai al debate, ya que si bien sus argumentos resultan convincentes para el diagnóstico, flaquean en el apuntalamiento del pronóstico que subyace en este trabajo–, es de carácter “explícitamente transnacional”, y en este sentido es que Appadurai avizora la transformación o superación de los Estados-nación, ya entrados en su fase terminal, cuyos modelos ético-metodológicos se han vuelto insuficientes para explicar los fenómenos actuales, en pos de una etapa superadora en la que juegan nuevos criterios de identidad, que no dejan de jaquear lo establecido y de proponer alternativas. De este punto se desprende la “necesidad” de poder pensar más allá de la nación, un tema recurrente y ya tratado por diversos campos, pero preguntándose qué tipo de formas sociales obligan a hacerlo y de qué forma.
Descontrol, deriva, ruptura, aparecen en La modernidad desbordada como características de la relación entre lo global y lo moderno; también la idea, por cierto demasiado optimista, de que la materia prima paraelaborar un nuevo imaginario social, en tanto que el Estado-nación se desdibuja, está presente “aquí y ahora”. Y así como la prensa y la literatura hicieron su trabajo en el momento de consolidación de los Estados-nación, las nuevas formas de mediación y la variedad de esferas públicas diaspóricas parecen destinadas al afianzamiento de un nuevo orden, el posnacional, con sus ignoradas consecuencias.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.