m2

Sábado, 28 de octubre de 2006

DISEñO DOMéSTICO

Para lo cotidiano

En el Primer Festival de Diseño de Buenos Aires, el Centro Cultural Recoleta albergó la muestra “El diseño en la vida cotidiana”. Tazas, perchas, sillas y lámparas para un paisaje doméstico renovado.

 Por Luján Cambariere

Los queremos, nos encariñamos, nos fanatizamos, del mismo modo que a veces nos cansan y los descartamos. Lo cierto es que algunos objetos forman parte de nuestra vida diaria, poblando el mundo material en el que nos movemos, y por eso son piezas que demandan una actitud de interesados o no en el diseño. Así, en tren de acercar la disciplina a la comunidad, en el marco del Festival de Diseño de Buenos Aires organizado por el CMD que finaliza hoy, una sala del Centro Cultural Recoleta los tiene como protagonistas. Las categorías de la convocatoria en la que podían inspirarse profesionales, empresas y estudiantes fueron Hogar, Ocio, Trabajo y Comunidad. ¿El objetivo? Premiar productos reales (ni prototipos ni maquetas ni planos) que demuestren un alto nivel de innovación e impacto en la inserción del diseño en el sistema productivo local. En síntesis, productos a nuestro alcance.

Hogar dulce hogar

Por supuesto, y como siempre, no faltaron los clásicos: sillas y, en este caso, mucha lámpara. Aunque también, vale decir, se atendieron otras cuestiones. Así, el primer premio en la categoría empresas fue para In Haus de Natalia Bambasi, una original colección de prendas que buscan reivindicar la vestimenta de entrecasa. “Ropa cómoda con toques lúdicos”, a decir de su creadora, como la primera colección inspirada en el esgrima, con partes acolchadas o la línea de remeras que habilitan y sugieren cortes por distintas líneas de puntos. En la categoría estudiantes, el primer premio fue para el tazón Magno y la taza Mini de Carlos Cavallini y Mauro Donati, de Optimo Design. Las piezas pertenecen a su serie Cómodo, con la que, según ellos, “buscan influir en lo cotidiano de la alimentación estrechando vínculos entre el ambiente generado y las personas”.

El segundo premio de empresa fue para la lámpara Lucy, un diseño de Luciana Quinteros producido por Glitter Iluminación. El modelo tiene como valor que no precisa boca de conexión eléctrica de pared, ya que se puede conectar a un tomacorriente común. Viene en varios colores y simplemente se cuelga a la pared con dos tornillos como un objeto decorativo. También dieron el presente la lámpara de pie Oli, de A3 Diseño, una atractiva y funcional combinación de estructura metálica y pantalla que sube y baja, y la Muda del arquitecto Rafael Céspedes, apodada Cielo (colgante) y Suelo (velador) en polipropileno troquelado y plegado.

Vale destacar un nuevo diseño de percha fabricado con tecnología de soplado del diseñador industrial David Chalko, que estudió en Israel y ya tiene varios productos en el mercado, como secadores de pelo y planchitas. Las creaciones varias –juguera, salero y pimentero, portallaves, relojes, entre otros– de la editora Tónico Objetos, de Pablo Bianchi y Hernán Stehle, un emprendimiento que desde su fundación busca democratizar el diseño.

¿En mobiliario? La Cajita Feliz de Damián del Puerto, una caja de embalaje que además de transportar objetos muta en sillón. Y Doña María, butaca desarmable del Estudio Kotta de la arquitecta Claudia Koen y el diseñador Ernesto Quaglia. Mención especial merece Adrián Cohan y su team –Cohan Design Group–, que se alzó con un premio y varios productos seleccionados: Segundo Premio Profesional con Dominis, sistema de plafones, colgantes y apliques que utilizan el perfil de extrusión de aluminio como pieza fundamental y de unión en aluminio inyectado, dando la posibilidad de vincularse entre sí para generar distintas configuraciones producida por Idea Iluminación. También presentaron Simetrix, una línea de cabezales para lámparas (dicroicas, bipim) y una familia de tacógrafos digitales.

Versión tiempo libre

El primer premio de profesionales en la categoría Ocio fue para los armazones de monturas de caballo aplicables a distintas disciplinas que innovaron en el material, fibra de carbono/Kevlar, del diseñador industrial Alejo Javier Frejenal y el arquitecto naval Jerónimo Furtado. El segundo premio para estudiantes lo recibieron los accesorios de Florencia Fiszman y Angeles Janza. Materiales de otros rubros como aluminio, cables de acero y textiles, combinados con terminaciones artesanales con métodos de la orfebrería tradicional, como la técnica de cincelado propia de la platería criolla.

¿Otros seleccionados? El kit de playa de Carlos Lococo, un sistema de dos reposeras que al ensamblarse albergan un bolso que permite el traslado optimizado de elementos playeros varios (pelotas, termo, paletas). Un reel para pesca con mosca de Ignacio Ordóñez. Los puzzles de Juegos del Caracol de Paula Spritz. Y la parrilla Uapa!, proyecto colectivo de Javier Cotelo, Gabriela Soler y Cyan Diseño.

Por último, en la categoría comunidad, Tamara Lisenberg presentó un sistema de vallado con módulos componibles reciclables y fotoluminiscentes para obras en la vía pública que lo vuelven muy funcional y flexible.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.