m2

Sábado, 12 de mayo de 2007

TIPOGRAFíA

Cincuenta años de Helvética

El Museo de Arte Moderno de Nueva York festeja las cinco décadas de la familia tipográfica con una exhibición temática.

 Por Matias Delfino

Cuando pensamos en algo característico de Suiza (Helvetia, en latín), se nos vienen a la mente el chocolate, los relojes y hasta los lápices de colores. En el mundo de la comunicación y el diseño agregaríamos a un representante más: la tipografía Helvética, que fue diseñada por los tipógrafos Max Miedinger y Edouard Hoffmann en 1957. Considerada por muchos la familia tipográfica oficial del siglo XX, la fuente se destaca por ser, según los entendidos, la más omnipresente que alguna vez haya existido. Su simplicidad, su neutralidad y su universalidad, así como la buena proporción en la forma de sus letras, la han convertido probablemente en la tipografía más ampliamente utilizada, destacándose su uso en una diversidad de soportes: posters, señaléticas, marcas, folletos y cubiertas de libros. Helvética ha ayudado, además, a configurar el paisaje urbano de cientos de ciudades a través de su uso en carteles de gran escala en la vía pública. Su armoniosa silueta ha sido perpetuada a través de una infinidad de marcas famosas como BMW, Panasonic, Nestlé, Energizer, AGFA, JCPenney, Sears y Tupperware, entre tantas otras.

Amada por muchos, odiada por otros, la gran diversidad de estilos que presenta esta familia tipográfica hace que pueda adaptarse bien a diferentes necesidades, a veces muy distintas entre sí. Puede gritar desde los titulares de un periódico o también lucir su elegancia en una invitación o sobre la etiqueta de un envase. Muchos gobiernos, organismos estatales e instituciones también la utilizan, y se la puede encontrar tanto en formularios y comunicaciones de origen oficial como en estaciones de tren, de ómnibus y hasta en indicaciones viales. Claro ejemplo es el sistema de subterráneos de Nueva York, que usa Helvética desde en la señalética hasta en el mapa de la red de subterráneos, diseñado en 1972 por el prestigioso diseñador italiano Massimo Vignelli.

Helvética, la película

Como parte de los festejos por el 50º aniversario, se está proyectando en distintas ciudades alrededor del mundo el documental Helvética (http://www.helveticafilm.com), una producción acerca de tipografía, diseño gráfico y cultura visual global. Muchos se preguntarán el porqué de una película acerca de una fuente. Según el director del documental, Gary Hustwit, “la Helvética nos rodea constantemente. Seguramente la has visto reiteradas veces durante el día de hoy. Puede haberte indicado la plataforma del subte que necesitabas tomar, o intentado venderte servicios de inversión o paquetes de turismo en un aviso de tu diario matinal. Quizá también te transmitió los titulares del día desde la televisión o hasta te dijo si tenías que tirar o empujar para abrir la puerta de tu oficina. El hecho de que millones de personas ven y usan Helvética a diario me decidió a preguntarme por qué”. El film analiza la proliferación de una fuente como parte de una conversación más amplia acerca de la manera en que las tipografías afectan nuestras vidas.

* El autor es diseñador gráfico en el Departamento de Diseño Gráfico de las Naciones Unidas en Nueva York. [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Una imagen de la película Helvética (2007), de Gary Hustwit.
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.