m2

Sábado, 18 de abril de 2009

Diseños en serie

Los Designplus trabajan triangulando Argentina, México e Italia, con tesón y cintura para ofrecer el diseño de todo tipo de electrodomésticos desde Buenos Aires al mundo.

 Por Luján Cambariere

Cafeteras, tostadoras, aspiradoras, jugueras, purificadores y humidificadores de aire, grills, secadores de pelo, ventiladores, calefactores, planchas. Casi ningún electrodoméstico se les escapa. Y eso que cuando estudiaban en la Universidad de La Plata temían que nunca podrían trabajar de lo que anhelaban.

Fácil no fue, pasaron por varias etapas, pero hoy, la articulación de un equipo con sede en tres países –Italia, México y Argentina– lo hace posible.

Hablamos del team Designplus liderado por los diseñadores industriales Mariano Santa Cruz y Emilio Libera, que desde hace unos años trabajan para importantes marcas del mercado internacional. Bialetti, la emblemática empresa de cafeteras para la que diseñaron varios de sus productos estrella como una chocolatera (Cioccolatada) y la Tazzona, cafetera compacta pero multifunción (en un solo brazo ofrece varias posibilidades: café en polvo tradicional, expreso, con discos de plástico y cápsula de fieltro) o la Opla, para su submarca Girmi, una sartén-grill a la que se le agrega un equipaje para convertirla en un producto eléctrico. Aunque también ostentan purificadores de aire para la reconocida marca Chicco y ahora pedidos especiales para Achille Castiglione. El sueño del pibe, diseñador industrial, que Santa Cruz detalla para m2.

–¿Cómo fueron los comienzos?

–Emilio es de Chascomús y yo de Chubut, y nos conocimos estudiando en La Plata. En tercer año nos encontramos en el colectivo con un profesor al que admirábamos. Estaba con una pila de papeles porque laburaba para el ministerio y nos dice que una vez que nos recibamos íbamos a estar buscando laburo porque para diseño industrial no había salida laboral. Así que ahí mismo nos pusimos de acuerdo con Emilio y armamos una máquina de termoformado. Empezamos a trabajar en un sótano. Corría el ‘95 y empezamos buscando una salida laboral propia. Hacíamos tableros de acrílico para los chicos de la facultad. Series bajas, matricería barata, nos cerraba y así empezamos. Después terminamos comprando una termoformadora más grande. Y estábamos en eso cuando dimos con un diseñador, Guillermo Cereceda, de la primera camada de La Plata, que venía hacía diez años trabajando en Brasil aplicado a producto. Para nosotros, palabras mayores. Y nos empezó a contratar para algunos trabajos. Ahí empezamos fuertemente con mobiliario urbano. Entramos con el diseño en bancos haciendo sucursales. Después vinieron otras firmas, como YPF, Shell, Esso. Eso fue en 2000. Después vino la crisis y a nosotros nos pegó fuertísimo porque teníamos pocos clientes, pero grandes. Se paró todo y tuvimos que cerrar. Guillermo se va a México, Emilio a Italia y yo me quedé trabajando acá pero siempre en contacto. En Italia, Emilio trabaja a full para un estudio importante de Chiari y al tiempo, sobre todo aprovechando la diferencia cambiaria, decidimos volver a armar un equipo de trabajo en Buenos Aires, para ofrecer diseño al estudio donde Emilio trabajaba. Todos trabajos a través de ellos donde no figuraba nuestro nombre. Eso resultó un tiempo, hasta que Emilio se empieza a mover para tener nosotros relación directa con los clientes. Ahí nos ampliamos. Empezamos a dar el servicio de ingeniería en plásticos ya que nos especializamos en electrodomésticos. Y al poco tiempo la gestión de la producción.

–¿El primer cliente?

–Fue Imetex, de electrodomésticos. Hace desde secadores de pelo a aspiradoras. Para ellos hicimos una escoba eléctrica que acá no hay en el mercado. Muy interesante porque tiene las funciones de una aspiradora pero no tiene cable, no te tenés que agachar. Después hemos hecho infinidad de secadores de pelo, cafeteras y tostadoras. En este último rubro hay mucho por comentar. Inicialmente las tostadoras fueron productos que exponían sus componentes eléctricos, que rápidamente se ocultaron por seguridad. Característica que se mantiene hasta hoy ya desde los años ‘30 casi sin mejoras de base. Por la seguridad se perdió el encanto de tostar. Se convirtieron en unas cajas negras que no te dejan saber si a tu tostada le falta o ya es un carbón. Nuestras continuas renovaciones de carcasas de styling pedida por clientes, nuestra capacidad para trasladar soluciones creativas aplicadas a otros productos y nuestros ingenieros nos permitieron reexplorar lo que hoy te diría que son nuevas dimensiones de apreciación sensorial para el usuario, en este caso, al hacer una tostada.

–¿Es difícil trabajar vendiendo diseño desde Argentina al mundo?

–La clave está en dos cosas. Primero tener a alguien allá. Nada reemplaza el cara a cara, por lo menos para los negocios importantes. Y después mucho sacrificio.

–¿Algo positivo del mundo global?

–Esta posibilidad, aunque se dé a través de mucho sacrificio. Pensá que siempre trabajás con varias horas de diferencia. Termina Italia y empieza México. El día para nosotros arranca a full porque a las ocho nuestras ya es mediodía en Italia. Y cuando se tranquiliza Italia aparece México. Todos debemos hablar muchos idiomas. Chino, inglés, italiano.

–¿Y ahora para quién están trabajando?

–Incorporamos trabajos para Achille Castiglione de diseño y producción. Porque desde hace un tiempo incorporamos esa parte de gestión de producción. Empresas como Bialetti, un cliente importantísimo para nosotros, tiene una gran empresa en Italia pero la producción hoy la hace en China por una cuestión de costos, así que tuvimos que meternos también en eso.

–¿La crisis los impacta de nuevo?

–Sí, aunque allá tienen claro que si no se siguen moviendo es peor; entonces, aunque esté complicado el cobro, hay mucho o más trabajo. Se producen más ideas.

–¿Todos los productos que han diseñado ya están en la calle?

–Sí, porque son por encargo. Aunque ahora empezamos a hacer propios, algo nuevo para nosotros. Con la diferencia de que no son dibujos sino prototipos funcionando para ofrecer a las empresas. Aunque acá todavía cuesta que los industriales entiendan que el diseño sirve para que gasten menos y ganen más, decidimos apostar a poder vender lo que hacemos también en nuestro lugar.

www.designplus.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.