m2

Sábado, 19 de marzo de 2016

Las brujitas, regaladas

La empresa Sbase, del estado porteño y dueña de los subtes, comunicó con cierto orgullo que ya anduvo regalando los vagones de madera de la Línea A. La empresa, que le hizo juicio a Basta de Demoler y a Sonia Berjman porque les frenaron el ilícito de hacer una estación en la plaza Intendente Alvear, le mandó el primer vagón al Museo Ferroviario de Sáenz Peña, en el Chaco. Resulta que esa ciudad fue fundada en 1912, apenas un año antes de que comenzaran a circular estos vagones belgas. Según Sbase, ya aprobaron otros trece pedidos, que van en niveles de seriedad del Museo Ferroviario nacional, a la Asociación Amigos del Ferrocarril Provincial y a Amigos del Tranvía. La FADU-UBA, inexplicablemente, se anotó con uno que según parece piensa llevar a la Ciudad Universitaria y usar para “conferencias y charlas”. Todos los que recibieron el regalito afirmaron que van a restaurar los vagones –los chaqueños ya están terminando–, pero no queda claro dónde los van a guardar: ¿bajo techo o a la intemperie? La seriedad del asunto es relevante porque otra vez se están ofreciendo en sitios de internet piezas de estos vagones y carteles de señalización de la Línea E.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa> Cuatro universidades de cuatro continentes se unen con la Unesco para buscar soluciones a los tremendos problemas de un barrio marginal de San Pablo. Las sorpresas de actuar desde lo concreto para integrar.
    Experiencias urbanas
    una experiencia multinacional en San Pablo muestra cómo reparar marginaciones
    Por Luján Cambariere
  • A la Justicia por las tierras
    Por Sergio Kiernan
  • Encuentro en Azul
  • Las brujitas, regaladas

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.