no

Jueves, 12 de febrero de 2004

EL EXPEDIENTE CHARLY GARCIA, MAS TODO LO VISTO Y OIDO EN COSQUIN

Parte de la religión

El caos de una madrugada de domingo inolvidable. La mirada inquisidora de los medios. Las excusas de los organizadores. Las quejas de los músicos. La ciudad convertida en gigantesco baño. Hubo mucho más, también: recuerdos y postales de un festival del que se habla, bien o mal, pero se habla. Casi como de Charly.

TEXTOS: SANTIAGO RIAL UNGARO, MIGUEL MORA, ESTEBAN PINTOS
FOTOS: DANIEL JAYO
Enviados especiales a Cosquín, Córdoba.

”¿Quiénes son?”, preguntó un flaco sorprendido por el sonido, clásico y moderno, que provenía del escenario. En el escenario, Luis Alberto Spinetta y su banda, con Javier Malosetti en el bajo y Nico Cota en percusión, apacentaban las ovejas rockeras que, horas antes del mismo día, se habían convertido en potenciales lobos, aullando su insatisfacción por la negligencia de la organización de un evento cuya prioridad no era la música.
¿Cómo puede ser que Charly García sea invitado a participar de un festival y que cuando vaya a tocar y no le funcione el teclado, que vaya a cantar y no le funcione el micrófono, que cambie de micrófono y que no le funcione el otro micrófono? Parecía un chiste de pésimo gusto. Los dispositivos de seguridad que rodeaban el recinto fueron eficaces a la hora de sacar a la gente sus cinturones y de interrogar inquisidoramente a la gente del público: “¿Qué tomaste? Dale, sacá la droga, ¿qué tenés acá?”, mientras tocaban (quizás con algún secreto y perverso placer homosexual) las partes íntimas del público en busca de sustancias que infringieran la Ley 23.737. Más de uno tuvo que resignarse a descartar sus inversiones para poder entrar al festival; o, más importante aún, evitar caer en algún calabozo que, si nos guiamos por el olor a pis que había en las calles, no prometía nada agradable.
Quizás sólo se trate de energía mal canalizada, pero lo cierto es que el sonido de Charly, cuando el músico arrancó el recital con una vibrante versión de Desangra y sangra –que demostraba a las claras sus deseos de tocar–, no pareció tener ninguna importancia. Un par de horas después, la noticia de la mañana dominguera fue que, otra vez (¡pero cómo puede ser!), “Charly García hizo lío y no tocó”, Charly, igual, puso la cara en el peor momento y ofreció un recital intenso y breve, contra viento y marea. La cara de la organización la puso la policía, que terminó copando el escenario. No es fácil organizar un megaevento de estas características, y también es cierto que todos los distintos aspectos del festival son los que le dan su atractivo: los músicos, los sonidistas, los plomos, el público, las groupies, los patovicas, los periodistas, las turistas danesas, los dealers, la policía y los vendedores de coca-cola y superpanchos. Pero también se trataba de un festival de MUSICA, y eso es lo que parecen haber olvidado. Sobró energía para difamar a Charly García (cuya actitud fue lógica y respetable): mientras el rock corporativo mira las nuevas olas de la mercadotecnia, Charly ya es parte del mar.

 

Mi Cosquín

LEO DE CECCO
“La impresión que me llevo de este Cosquín es buena, con mucha camaradería y que realmente se disfruta. Me gustaron mucho Callejeros, La 25, Carajo –que demostraron el ascenso que tienen– y me pareció un logro que estén Massacre, Arbol. Esas son las diferencias que noto con años anteriores. Además me gustó mucho Intoxicados, fue lo que más me sorprendió. En cuanto a la posibilidad de cambiarlo de lugar, yo creo que ya está instalado el evento Cosquín Rock: el escenario está buenísimo, aunque la única contra es a veces la distancia que se tiene con el público. A nosotros nos gusta sentir el calor de la gente y este año por el lugar donde se armó nuestro set era imposible. En cuanto a nuestro show, nosotros venimos de gira hace 20 días, y fue como un adelanto de la presentación de Antihumano. Por eso tocamos cuatro temas y nos sorprendió cómo fueron recibidos por la gente, que los conocía bastante bien. Ah, y me parece buenísimo que sean bandas sudamericanas, latinas.”


JUANCHI BALEIRON

“Para ser nuestro debut, fue perfecto, buenísimo. Elegimos el horario, porque con José Palazzo tenemos muy buena onda y ya sabemos que en los festivales siempre se atrasa todo y además de eso la gente está cansada. Cerrar es bueno para el cartel, pero no bueno para la gente, que está muerta. El show estuvo muy bien, salimos arando con una lista de temas bárbara. En cuanto al lugar lo veo como un evento setentista, con cierto aire romántico que está bueno. Desde un punto de vista de espectador es muy particular todo, desde la mañana hasta la madrugada, ver la evolución de todo esto. La noche anterior, el bardo, la gente tirada por todos lados, el olor a meo... Nosotros llegamos a la plaza a las 8.30 para probar sonido, y de golpe en el trayecto ver un lugar que dice Desayuno rockero, $ 2,50... Esas cosas son muy graciosas. Para la próxima habría que organizar un poco más el tema de los horarios, y el olor que hay en la calle que es tremendo. Por ahí, a los 15 años me chupaba un huevo pero hoy no. Habría que conseguir un sponsor que ponga Lisoform o algo así.”

GERMAN DAFFUNCHIO
“Todavía estoy un poco caliente como para poder hablar en frío. Me parece que hay un responsable de que los servicios que se brindaron no estaban a la altura de la cantidad de gente que había y de los músicos del cartel. Hubo una falla grande. Eso generó muchísimo atraso. Al cerrarse la importación y subir el dólar, todos los grandes equipos que se habían traído no tuvieron el mantenimiento que tendrían que tener. Entonces todas las reposiciones que necesitan los equipos de sonido no se hacen, y son todos equipos que están fisurados. Para el año que viene habría que tener en cuenta eso para no cometer los mismos errores. En cuanto a la cantidad de bandas yo creo que mejor ajustado puede rendir igual... Es una eterna discusión si conviene o no que haya tantas bandas. Mi opinión es que acá viene gente de todo el país a escuchar lo más que puede. Con mejor organización y mejores tiempos se podría cumplir con todo eso. ¡Y para el año que viene quiero la revancha ya!.”

Se me para
El numerito extranjero de mayor importancia, paseó su oficio por el festival. Asomaron sus narices en la primera jornada de jueves. Dieron una conferencia de prensa, pasearon por el backstage y hasta se hicieron un ratito para ver parte del show de Catupecu Machu. Sin histerias, el viernes llegaron sin demasiada anticipación para salir a tocar apenaspasada la medianoche y dar un show contundente, aunque no se salvaron de los problemas de sonido. Pero los capearon con cintura, y hasta tuvieron el traspié de que Tito rompiera una cuerda de su guitarra en el medio de un tema. Tampoco faltó el ritual en Rastaman-dita cuando llenaron el escenario de chicas –promotoras de Fernet Cinzano incluidas–, para bailotear bajo el estribillo que termina con la frase “cada vez que te miro se me para, el corazón se me para”.

Libro de quejas
Algunas en voz alta y desde el escenario, otras solapadas, pero casi todos tuvieron algo para dejar sentado en el finalmente extenso libro de quejas del Cosquín Rock 2004. El primero fue Ciro Pertusi, que con una sonrisa amenazó no volver el año que viene a menos que se disminuya la distancia entre la banda y el público. Un rato más tarde, y cerrando esa primera noche, Gustavo Cordera aprovechó una pausa entre tema y tema para arrojar “sería bueno que los organizadores, la próxima dejaran de ganar un poco menos de plata para que ustedes puedan disfrutar esto un poco más y nosotros también”. Situaciones similares se vivieron con Almafuerte, Babasónicos (primer tema, arrancó toda la banda y ¡la voz de Dárgelos no se escuchó!), Las Pelotas, Pappo, Fito Páez y León Gieco. Por supuesto, Charly García cierra la lista de damnificados.

Las disculpas
Mientras León Gieco promediaba su show, el triunvirato organizativo de Cosquín Rock (José Palazzo, Constantino Carrara y Héctor Emaides alias El Perro) respondió en conferencia de prensa sobre el caótico final del día anterior, y otros asuntos que tenían forma de enormes interrogantes. Medianamente se responsabilizaron por algunas cosas (el desbarajuste horario, en parte por el sonido, la adulación desmedida hacia García), pero otros asuntos quedaron como gran interrogante. Un ejemplo: cuando respondieron por qué no había la cantidad de baños necesarios para la gente. “La verdad es que la venta venía muy mal, pensábamos que íbamos para atrás y en la última semana explotó”, respondieron. Además reconocieron estar madurando la idea de mover el festival de lugar (pero no de ciudad) y que la extensión de las grillas no fue una buena decisión.

¿Qué vas a tomar?
El huracán Ruiz Díaz dejó su marca en Cosquín. Catupecu Machu, la banda que tiene asistencia perfecta en el festival, dio su mejor show y así lo se lo hizo saber Fernando a quien hablara con él. “No estaba en la lista de temas pero había una energía tremenda y por eso me puse a cantar Cuadros dentro de cuadros con la gente.” Su desbordante alegría y actividad (como siempre), lo hicieron rebotar por todo el backstage: hasta se pasó del otro lado de la barra del bar ubicado debajo del escenario y... Comenzó a servir vasos de Fernet, como si fuera una promotora más.

 


 

Compartir: 

Twitter
 

1)MC Garcia. 2)Miki sonríe porque le están mostrando cuál será su premio después del show de Molotov, uno de los más impactantes del festival. 3)León Gieco y el artista invitado más aplaudido de la última noche.
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.