no

Jueves, 12 de febrero de 2004

JACK BLACK DA CATEDRA EN “ESCUELA DE ROCK”

Hey, hey, rock and roll

Posiblemente se trate del actor más gracioso y sacado desde los tiempos de John Belushi.Como él, además, tiene una banda. Pero en la película que se estrena hoy, Jack Black se dedica a enseñar. ¿Qué? Gestos para un solo de guitarra, arrojarse en palomita al público y cosas como esas...

 Por Martín Pérez


”Te voy a contar algo muy raro”, dice Jack Black en una de las tantas entrevistas suyas que se pueden encontrar en Internet. Puede hablar de cualquier cosa. Como, por ejemplo, de la relación entre el rock y el tamaño de los genitales de sus intérpretes. “Creo que algunos de los mejores rockers de la historia tienen paquetes realmente pequeños, y por eso rockean realmente fuerte como para compensar. Por ejemplo, ¿quién pensás que es el mejor rocker de todos los tiempos?”, pregunta a su interlocutor. “Umm... Ozzy”, responde el periodista en cuestión. “Bueno, tengo una noticia para vos: cinco centímetros, totalmente erecta. La he visto. Desearía tener un pito aún más pequeño para poder rockear más fuerte que como lo hago. Porque la mía es pequeña, pero no lo suficiente.”
Aun cuando semejantes cavilaciones sean lo suficientemente increíbles como para reproducirlas, de lo que habla Jack Black en toooooodas las entrevistas no es precisamente de genitales propios y ajenos sino de la película que parece resumir su lugar dentro del mundo del cine... y también de la música. Después de haber sido presentado al mundo como el vendedor más cruel de la disquería de Alta fidelidad, y de haber abrazado su primer protagónico junto a Gwyneth Paltrow en la comedia Amor ciego de los Hermanos Farrelly, Jack Black es ahora un rockero fracasado devenido maestro de escuela suplente en Escuela de Rock, en un papel que parece hecho a su medida. Y, de hecho, así fue. Vecino de Black durante tres años en Los Angeles, Mike White escribió el guión de la película pensando en él, y luego decidieron llamar a Richard Linklater para que la dirigiese. “Soy fanático de películas como Rebeldes y confundidos, y cuando comenzamos a pensar en directores me pareció que Richard era lo suficientemente rockero y honesto como para evitar que una película con chicos se termine transformando en algo almibarado y pegajoso”, explicó Black, que confiesa parecerse demasiado a Dewey Finn, el falso profesor sustituto de la mentada Escuela de Rock. “Dewey es, básicamente, igual que yo cinco años atrás, cuando no sabía muy bien qué hacer con mi vida, y estaba algo frustrado y desesperado. Con una sola diferencia: yo me burlo del rock para ganarme la vida, mientras que para Dewey es algo muy serio.”
Nacido hace 34 años en Hermosa Beach, California, Jack Black confiesa haber sido siempre un adicto a la atención de los demás, capaz de hacer cualquier cosa para superar sus inseguridades. “Me gusta que mi público se vaya contento, por eso es que odio las películas con mensaje. Prefiero entretenerlos”, confiesa quien siempre fue un mal estudiante hasta que logró ingresar a los veinte años al Actor’s Gang, el grupo de actuación dirigido por Tim Robbins. Fue justamente Robbins quién le dio su primera oportunidad en el cine, en su película El ciudadano Bob Roberts, como un fan que está de vigilia casi sin parpadear frente al hospital donde yace su héroe. Una aparición tan contundente como sus otros pequeños papeles en películas como Marte Ataca o El Chacal. “Cada vez que me daban una oportunidad de aparecer en pantalla, trataba de que los ojos se me saliesen de las órbitas, temblando lo más fuerte que pudiese”, confesó. “Si me destaqué en cada una de esas primeras apariciones no tuvo que ver con ninguna clase de carisma natural sino que estaba sudando y sangrando para llamar la atención.”
En la piel de Dewey Finn, Black aparece por primera vez en Escuela de Rock tocando la guitarra en su propio grupo, sacándose la camisa después de un solo y tirándose sobre el público... que se corre para dejarlo caer al piso. “Es una escena que está basada en un hecho real”, cuenta Black. “Una vez fui a ver una reunión de The Cult en la que Ian Astbury se tiró sobre el público, pero como era el Viper Room de Los Angeles y nadie quería arruinar demasiado su ropa, todos se corrieron y terminó en el suelo.” Después de caer tan bajo, Dewey será echado por su propia banda, y terminará como falso maestro suplente en un distinguido colegio privado,donde intentará formar una banda con sus alumnos de diez años, a quienes debe darles clases de rock. “Lo primero que hicimos fue hacer un gran casting buscando chicos de diez años que pudiesen tocar sus instrumentos”, explica Black. Así fue como se formó la banda de niños que lo acompaña, durante una película que es capaz de cambiar el humor de cualquier espectador con aliento rocker. Alguien que crea que, tal como lo asegura Dewey, un buen concierto de rock puede cambiar el mundo. O, por lo menos, tu estado de ánimo.


Bajo tu influencia
Simon and Garfunkel, Black Sabbath y ABBA. Esas son las grandes influencias musicales de Jack Black. “Tuve una época en la que me gustó Styx, y más tarde pasé a Journey y Rush. Pero el día que cambió mi vida fue cuando fui a una disquería a comprarme el último de Journey y un pibe más grande me aconsejó que no lo hiciera. Y me recomendó en cambio Blizzard of Oz, de Ozzy Osbourne.” Si bien piensa que no conseguirá el papel, el sueño de Black es hacer de Ozzy en la película que retratará la vida del icono metálico. Mientras tanto, su próxima movida rocker dentro del mundo del cine será protagonizar la película sobre Tenacious D, el exitoso dúo acústico que integra junto a Kyle Glass, un viejo colega de las épocas del Actor’s Gang de Tim Robbins. “En la banda de sonido de Escuela de Rock no hay ninguna canción de Tenacious D, pero metí mano en The Nugget, el tema que compongo con los chicos en el aula”, cuenta Black. La búsqueda de una banda para el cierre de la película resultó ardua. “Pero los que nos salvaron el culo, literalmente, fueron The Mooney Suzuki. Los vi abriendo para The Strokes y después del show me acerqué y les pregunté si querían intentarlo. Aceptaron inmediatamente.” La banda de sonido de Escuela de Rock incluye temas como Substitute, de The Who; Touch me, de The Doors, y otros de Ramones, Cream, Led Zeppelin y The Black Keys. Termina, por supuesto, con It’s a Long Way to the Top, el tema de los Mooney Suzuki interpretado por Black y sus chicos. Ah, el disco no va a ser editado en la Argentina.


Tirarse pedos
La comparación inevitable al hablar de Jack Black es John Belushi. Por las cejas y la pasión de sus interpretaciones. Pero, en su opinión, lo suyo está mas cerca de Chris Farley. “Mi lugar en Hollywood está en la segunda línea de los comediantes. Debajo de los Sandler y Jim Carrey o Ben Stiller. Yo estoy debajo de ellos, en la pirámide de los payasos o comediantes”, explica. “Una vez estuve en una película con Jim Carrey, porque tuve un pequeñísimo papel en El insoportable. Y me acuerdo de una escena en la que jugaba al básquet y terminaba en el piso, con la pelota. El día que filmamos esa escena, Carrey estaba tirado en el piso, y cuando el director gritó “¡acción!”, se tiró el pedo más sonoro que yo haya escuchado en mi vida. Pero todo el mundo continuó con la escena como si nada hubiese sucedido. Cuando terminó, todos se doblaron de la risa, pero yo no. ‘Acá hay una lección para aprender’, pensé. ‘A este tipo no le importa nada lo que vos puedas llegar a pensar. Y es por eso que es tan gracioso’.”

 

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.