no

Jueves, 18 de junio de 2015

WOM EN EL VéRTIGO 2015

El sonido imaginario

Una pandilla de extravagantes amigos krautdancers.

 Por Santiago Rial Ungaro

Doscientas voces de amigos gritando “WOM”: entre lo visceral y lo lúdico, estos gritos enviados por amigos como Cristian Aldana y Joaquín Levinton, y por las madres de los miembros del grupo, WOM cierra su primer disco y se apropia de una onomatopeya irresistible, grito de lucha por los derechos a la diversión elegante.

Miguel Larreta sonríe al recordar que, al principio, la banda se llamaba Pijasso. Como en algunos lugares no apreciaban la cita al gran Pablo, se convirtieron en WOM: “Una noche vimos algo parecido a una W, una o y una M en la pared”. Algunos la vieron y otros no, pero están todos ahí, en la pizzería, en la previa del show: Eléctrico, Arami Fasola, Santo Romero, Felipe Sola y el propio Larreta. Su efervescencia abstracta sedujo a uno de los mejores productores synth-pop: el genial e impredecible Ezequiel Araujo, quien los ayudó a darle la mejor forma a un proyecto que ya contaba con buena materia prima, un grupo de amigos divertidos y extravagantes.

Pero aunque la producción del disco (grabado en La Siesta del Fauno, Panda y Saldías Warehouse, hasta con un mítico mic Zuccarelli Labs “Ringo” Holophonic Microphone para Circular) sea excelente y demuestre un cuidado y una paciencia obsesiva, WOM no es una banda inventada en el estudio. “Empezamos en el 2007, 2008, con ganas de hacer algo. Mirábamos películas en DVD de Herzog, Hitchcock, John Waters, Torre Nilsson, Vigas Luna, Paul Morrisey o Favio. Capaz que no sabíamos tocar, pero hacíamos bandas de sonido de películas imaginarias. De ahí salieron instrumentales que después grabamos para el disco.”

En Vértigo 2015 hay cinco canciones de letras mínimas y cuatro instrumentales. Con el contrapunto de las voces de Miguel y Eléctrico y los coros de Carolina Oliviera, Noe Mourier, July Sky y Dulcinea Damevin, el balance resulta intrigante e internacional, divertido y melodramático. WOM suena: “Somos todos bastante obsesivos con la estética del sonido”, comenta Eléctrico. Y Miguel: “Nos encanta lo bailable, nunca tuvimos ese prejuicio”.

Araujo sintetiza su experiencia al mezclarlos: “Yo trabajo con la compu pero sin sillón, parado, así que sé que el disco es bailable... ¡porque me pasé toda las sesiones bailando sin parar!”. Ezeqyuek, a quien la banda considera un miembro más, cuenta que la primera vez que los escuchó les encontró cosas “medio krautrock” en las melodías. “Pensé en Kraftwerk, Cluster o Connie Plank. Los motivos principales de los temas instrumentales son fragmentos muy sintéticos y electrónicos, casi maquinales, pero aunque los desarrollos sean muy melódicos hay siempre una idea de abstracción.”

* Viernes 19 en El Universal, Pasaje Soria 4940. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.