radar

Domingo, 21 de agosto de 2011

SALí

Clubes de jazz

 Por Gabriel Medrano

Arrullo de saxo en Palermo

Boris, jazz & cool

Un local amplio, una carta contundente tanto en comidas como en bebidas. Buenos tragos y ambientación moderna, escenario ecléctico pero con buen gusto. Así es este Boris que lleva abierto algo más de un año. Un sitio en pleno Palermo para olvidarse (un poco, sólo un poco) que se está en pleno Palermo. La carta de tragos ideada por Renato “Tato” Giovannoni muestra el brillo moderno: creaciones inteligentes como el Hanky Panky (gin, Martini Rosso, fernet), el Sufering Bastard (bourbon, gin, menta, azúcar, ginger ale), el The Bebbo Cocktail (gin, jugo de limón, miel, naranja). Todo bonito y bebible, nada áspero a la garganta y con el alcohol suficiente para acompañar la velada. Boris apuesta fuerte a la gastronomía. Los platos principales son importantes (conviene compartir) y destacan el ojo de bife con chimichurri y papas asadas al pimentón y las mollejas crocantes al limón con verdes orgánicos y focaccia de romero. Como corresponde, siempre están los tapeos —imperdibles las brusquetitas de matambrito de cerdo con camembert y la mini tempura de langostinos— y las tablas de quesos y fiambres para dos personas. La carta de vinos es corta pero interesante, basada en vinos de autor.

Con una capacidad para 200 personas, el precio de la entrada varía según el lugar donde esté ubicada la mesa con respecto al escenario. Y los shows son, digamos, eclécticos. Es que si bien Boris nació como club de jazz, las cuentas no cierran si no se es un poco flexible a la hora de los espectáculos. Por el escenario pasaron Javier Malosseti, Adrián Iaies, Ibrahim Ferrer Jr., Mariano Otero y Luis Salinas, entre otros. Pero también dicen presente desde Hilda Lizarazu a Serio Pángaro, pasando por Diego Frenkel, Palo Pandolfo y María Eva. Eso sí, los domingos es el momento de la Boris Big Band y La Open Jazz Jam Session para el deleite de los ortodoxos del género. El próximo fin de semana se presentará (viernes 26) un seleccionado de músicos encabezado por Daniel Melingo y Fernando Samalea, y el sábado 27 estará la Latin Jam, un colectivo musical que versiona temas de Pérez Prado, Tito Puente, Chano Pozo, Dizzy Gillespi, Cachao López, Ray Barreto, entre otros.

Lo realmente interesante, más allá de la programación del weekend, es que en Boris hay show todas las noches —de martes a domingo—, dejando algo bien en claro: este lugar va camino a ser un clásico porteño de la música en vivo.

Boris Club de Jazz, Gorriti 5568. Horario de atención: martes a domingo, de 21.30 al cierre. Teléfono: 4777-0012. Programación en www.borisclub.com.ar.


La cueva del jazz

Thelonius, el encanto de un primer piso

ede pasar por la puerta de Thelonius sin advertirlo. Es que la puerta del PH y la escalera que comunica con este sitio tienen algo de oculto. Como si fuese necesario decodificar algunas señales para acceder a su barra de 13 metros, a sus mesas o a esos sillones que completan el decorado del lugar, una suerte de living íntimo y relajado. Thelonius —nombre que convoca el fantasma enorme de ese pianista único que fue Monk— es un bar donde se respira jazz. Desde que abre hasta que cierra, desde la primera a la última nota, desde la primera a la última copa.

Abierto en 2000 por los hermanos Lucas y Ezequiel Cutaia –músicos ellos e hijos del gran tecladista de Pescado Rabioso y La máquina de hacer pájaros, Carlos Cutaia–, el bar se convirtió en un símbolo de la buena música en vivo de la última década. Sin estridencia, sin buscar el impacto rápido ni la moda, Thelonius fue lenta pero inexorablemente convirtiéndose en un faro del jazz en Buenos Aires. Un sitio donde siempre hay que reservar porque, de otro modo, conseguir una mesa es una misión imposible.

Por su pequeño pero estratégicamente ubicado escenario suelen pasar —de miércoles a sábado— las mejores versiones del jazz argentino e internacional. La próxima semana actuarán Escaladrum (miércoles 24), con Daniel “Pipi” Piazzolla a la cabeza; Ernesto Jodos (jueves 25), con Guillermo Bazzola como invitado especial; Armando Alonso (viernes 26, 21.30 hs.), uno de los históricos guitarristas del jazz porteño, y también la Norris Trío (viernes 26, 0.30), con sus versiones de Sun Ra y Charlie Haden, entre otros. Como ocurre los viernes, los sábados también tienen “doble turno”. Esta vez estarán presentes el reconocido trompetista Roberto “Fats” Fernández (sábado 27, 21.30) y Barbie Martínez (sábado 27, 0.30), una de las grandes voces que dio el jazz nacional en los últimos años.

En la gran barra o en las mesas, vale la pena probar el Manhattan o alguno de los Martini que figuran en carta: Dry, Perfect, Gospel, Sweet, Absolut o Tequini. La carta de comida es básica —pizzas y tabla de quesos, no mucho más—, lo mismo que la escueta carta de vinos. Es un lugar donde reinan los spirits y la cerveza. Pero nada de esto es grave. Ocurre que en Thelonius lo importante está ocurriendo arriba del escenario. Al fin y al cabo, de eso se trata a la hora de escuchar buena música.

Thelonius Club queda en Salguero 1884, primer piso. Horario de atención: miércoles a sábado de 21 al cierre. Teléfono: 4829-1562. Programación en www.theloniusclub.com.ar.


Ritmo de avenida

Notorious: pasando la disquería, a la izquierda

El local a la calle es una disquería hecha y derecha. Un lugar de encuentro para melómanos, donde la buena música se entrega en cajita. También hay un pequeño restaurante con jardín que invita a desayunos y almuerzos de trabajo livianos. Pero lo realmente importante sucede de noche. Cuando el sol se oculta, surge la verdadera cara de Notorious, esa que pide escenario y música en vivo. Esa que se alimenta de saxos, trompetas, escalas de piano, bases de bajo y batería con escobillas.

De los clubes de jazz mencionados, Notorious es el que menos mueve su agenda de artistas: hay muchos ciclos que son mensuales y los habitués ya saben qué van a encontrar. A los lunes con Club Brasil los suceden los martes de Swing Summit y los miércoles donde, por lo general, se rinden homenajes (el próximo 24 a Frank Sinatra). Los jueves hay mayor movilidad de artistas (este 25, por ejemplo, canta Florencia Otero), y los viernes son temáticos: en agosto pasaron por el escenario grandes orquestas (estuvieron la Creole Jazz Band, la Porteña Jazz Band, la Fénix Jazz Band, y el 26 será el turno de la Antigua Jazz Band). El sábado llega ese mago de la guitarra llamado Walter Malosetti. También el sábado, después de la medianoche, hay jam session de jazz con músicos invitados y entrada gratuita. Y la semana la cerrará María Paula Godoy, con un amplio repertorio de la Música Popular Brasileña: Tom Jobim, Vinicius de Moraes y Djavan, entre otros. María Paula es el claro ejemplo de cómo funciona Notorious: la cantante fue revelación del ciclo Club Brasil y se ganó un lugar los domingos del mes. Si se quiere una metáfora futbolera, Notorious no hace grandes compras en el mercado de pases porque confía plenamente en sus divisiones inferiores.

Ese estilo se ve reflejado en el escenario, habita la carta: nada de estridencias. Algunas entradas –lo mejor, las bruschettas–, algunos principales –bondiola al romero, ravioles de salmón– y no mucho más. Los sandwiches son sabrosos y la carta de vinos, clásica. Poco pero correcto, con cierto toque entre moderno y minimalista. Un sitio que puede no sorprender pero que difícilmente defraude. Y eso vale tanto para su agenda de shows como para su cocina. A menos, claro, que algún comensal pida un licuado o trago que precise batidora. Entonces, no habrá retorno. Porque el ruido infernal de la cocina arruinará tanto el plato como la música.

Notorious queda en Av. Callao 966. Horario de atención: lunes a domingos de 10 al cierre. Teléfono: 4813-6888. Programación en www.notorius.com.ar.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.