radar

Domingo, 17 de julio de 2016

VALE DECIR

ALTA FOTO

Hay quienes llaman a los drones, “los cuadrigas del siglo XXI”, y destacan además las múltiples posibilidades que estos chiches tecno ofrecen: pasar paquetes atravesando fronteras, vigilar –sobrevolando– zonas de guerra, lacerar a cantores de bajo vuelo (caso Enrique Iglesias), proveer de un consolador que no requiere el uso de manos (el dildo drone, ¡existe!), participar de coreografías sincronizadas, hacer las veces de juguete para niñatos consentidos. O bien, ascender hasta las nubes para “sembrar” los cielos y provocar lluvias en épocas de sequía, correr carreras de competición cual planeadas carreras de Fórmula 1. También son utilizados para filmar, claro, y sacar fotos. Un fin menos rimbombante que asistir a que el hombre logre sus aguaceros, pero ciertamente placentero. A las pruebas remitirse; especialmente, a aquellas provistas por el Dronestagram, Festival Internacional de Fotografía con Drones que, en su tercera edición, vuelve a probar que –en bonachonas y creativas manos– el artilugio es una herramienta valiosa, que permite capturas aéreas sorprendentes, insospechadas. Que vuelven lo mundano, escenario surrealista, a decir de quienes han seleccionado nueve laureados entre más de seis mil participantes de veintiocho países, destacándose ellos en tres categorías: vida salvaje, viajes y deportes. Profesionales ignotos en su vasta mayoría, que gracias al concurso –avalado por National Geographic– hoy tienen sus 15 minutos de altura. O alas. O fama. Con ustedes, las imágenes.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.