radar

Domingo, 10 de agosto de 2008

VALE DECIR

Acabar en el cielo

Lo llaman “el apóstol del Kamasutra católico”: el padre Ksawery Knotz es un capuchino polaco que da consejos sobre sexo a las parejas casadas, y asegura que no está haciendo otra cosa que trabajar para Dios. “Animo a las parejas casadas a rezar para tener una vida sexual feliz. Para ellas es un medio de acercarse a Dios”, dijo el monje, que ya llevó adelante sesiones con más de tres mil parejas de fieles católicos, en Polonia, desde el 2000. “Si uno cree en Dios, cree que Dios está presente en la vida, en el amor, en el matrimonio y en la sexualidad. Así que es natural hablar de sexo, y eliminar algunos tabúes y pecados”, dijo también el hombre, que mantiene su voto de castidad y vive en el monasterio de los capuchinos en Stalowa Wola. Su filosofía está a disposición de quien se asome a su libro El acto del matrimonio y a su sitio en Internet www.szansaspotkania.net (título que significa algo así como La suerte del encuentro). El libro contiene un capítulo titulado “La teología del orgasmo”, en el que compara el momento supremo del acto sexual con el encuentro entre el ser humano y Dios en el cielo. “El amor de una pareja casada, expresado en el sexo, acerca el cuerpo al cielo. El éxtasis de una relación sexual puede compararse a la alegría de la vida eterna”, afirma. Sus críticos lo acusan de no tener suficiente experiencia personal en el asunto, pero el padre Knotz replica: “No hace falta padecer una enfermedad del corazón para ser cardiólogo”.

Mamma mia

No será por eso que le dicen Il Cavalieri, pero Silvio Berlusconi se ha mostrado pudoroso en lo que hace a algunos desnudos femeninos. No los que aparecen en sus revistas, pero sí uno que otro pintado en el siglo XVIII. El primer ministro italiano ordenó cubrirle una teta a la pintura El Tiempo descubre La Verdad, pintada por Giambattista Tiepolo en 1743, y que el propio mandatario eligió como decoración para la sala de prensa del Palazzo Chigh, su sede romana. Al parecer, fueron sus asesores quienes le dijeron que el pecho de la mujer del cuadro (la “Verdad” representada) es lo que queda justo encima de su cabeza en la pantalla televisiva en cada rueda de prensa. Así que Silvio dio la orden de recato, y desde entonces un velo cubre a la señora. El acto fue calificado de absurda ofensa al arte y de retroceso a los tiempos de Iglesia como mecenas y censora por algunos críticos de arte. Vittorio Sgarbi, veterano parlamentario y ex asesor de Berlusconi en asuntos de arte, preguntó: “¿Qué han hecho? Están locos. ¿Qué habrá que hacer ahora con las estatuas de docenas de mujeres de nuestros museos, donde se pueden admirar unos pechos que dejarían sin respiración a Pamela Anderson?”. Y ya lo dijo Tiepolo, tanto antes: el tiempo descubre la verdad (y lo que haya que descubrir).

Bailarina en la oscuridad

¿Así que aumentó la tarifa de la luz en Capital? Y a quién le importa, si dentro de poco vamos a poder iluminar un dos ambientes con la energía que invertimos en hacer tres flexiones, cepillarnos los dientes y atarnos los cordones. Bueno, no tanto, pero algo así augura el proyecto inglés conocido como Surya Ecological Club, la primera discoteca ecológica de Londres, ubicada en 156 Pentonville Road, y que funcionará en base a “energías renovables”. Es decir: convirtiendo la energía creada por el público al bailar, en electricidad. También se reciclará el agua empleada en los baños, y aunque por eso mismo no suena de lo más recomendable tomarse una cerveza “de la casa”, habrá que atender a su oferta de “licores orgánicos servidos en copas de policarbono”. No se cobrará entrada a los que lleguen en bicicleta, transporte público o a pie; para los todos los demás, son diez morlacos. Y cuando las luces empiecen a atenuarse y la música a patinar, lo está diciendo la gente: es hora de irse a casa.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.