radar

Domingo, 1 de febrero de 2009

VALE DECIR

Vale Decir

Metegol de muñequitos pinchados

La compañía estadounidense Radio Shack decidió el miércoles pasado que su división mexicana no llevaría adelante su campaña vudú en simbólico apoyo a México con vistas al mundial Sudáfrica 2010. El plan consistía en distribuir unos 8700 muñecos con la camiseta de Estados Unidos a través del diario deportivo mexicano Récord (que sí sigue adelante con la campaña). La directora publicitaria de Radio Shack en México, Katia Santiago, comunicó a último momento que lo de pinchar y maldecir al enemigo no iba con su manual de conducta. Un poco tarde, ya que los avisos que proclamaban “Vudú, el arma secreta del Tri” habían sido publicados los días previos en el diario: “Sujeta un alfiler entre tus dedos. Imagina que es un jugador del equipo contrario y clávalo donde quieras. Hazle lo que sea para que México obtenga el pase”, ofrecía a manera de explicación. El muñeco aparece con las piernas atadas, tiene un solo ojo hecho con un botón, varios raspones en piernas, brazos y cara, alfileres por todo el cuerpo y un despeinado cabello rojo. Ahora el diario sostiene que “la promoción sigue en pie” y pronto se informará cuáles son los puntos de canje del muñeco vudú. El próximo 11 de febrero, México debuta en el hexagonal eliminatorio de la Concacaf con una visita a Columbus, Ohio, donde enfrentará a Estados Unidos, algo que no consigue desde 2000. El arma secreta será utilizada también oportunamente contra los jugadores de Honduras, Costa Rica, Trinidad y Tobago y El Salvador. Y que gane, si no el mejor, el que haya distribuido más muñequitos.

El primo del otro lado del océano

Así como los fanáticos de las series suelen decir que la Agente 99 de El superagente 86 era la respuesta norteamericana a la señorita Emma Peel de Los Vengadores, el tipo de la foto vendría a ser “la respuesta británica a Barack Obama”. El hombre, procedente de la localidad inglesa de Luton, se llama Ryan Skeggs y hace poco fue contratado por una agencia de “parecidos de famosos”, justo después del triunfo de Obama en las elecciones. “La gente me paraba por la calle ya durante las internas demócratas contra Hillary Clinton”, dice Skeggs. Su novia Wendy envió algunas fotos de él al sitio fakefaces.co.uk (algo así como “rostrosfalsos.co.uk”), la página oficial de la agencia, que pronto lo incluyó en su catálogo con “grandes expectativas” (sic). “Y desde que Obama llegó al poder todo ha enloquecido: he estado filmando algunas cosas en Londres para la televisión francesa. Dos tipos vestidos como agente del Servicio Secreto me flanqueaban casi todo el tiempo, y la gente tenía miedo de hablarme directamente: pedían permiso para dirigirme la palabra. Al principio esto me tuvo algo nervioso, pero eventualmente decidí aprovecharlo. Así que actué mi acento Obama, y empecé a divertirme.” No está del todo claro cómo, pero ahora parece que Skeggs está convencido de que puede hacer una carrera a partir de esta oportunidad, y se está dedicando a ver grabaciones del flamante presidente norteamericano para estudiar sus gestos, sus movimientos y su forma de hablar.

El padre de Europa

Ser padre de 46 puede ser una responsabilidad enorme, aunque el caso del ciudadano holandés Ed Houben, “el donador de esperma más comprometido de Europa”, no es tan grave: sus obligaciones terminan donde empiezan las de los demás. Houben se ofreció voluntariamente a través de una clínica unos cuantos años atrás, e hizo lo suyo hasta que su entusiasmo desbocado se topó con un límite institucional cuando cumplió “con la cuota de 25 donaciones”. Pero su efectividad se hizo célebre, y ahora la gente requiere sus servicios por Internet, bajo recomendación de familias que ya acudieron a él. Aunque por lo general son las parejas las que van a visitarlo, el holandés lleva varias temporadas viajando a hoteles de todo el continente para encontrarse con las madres aspirantes que se autoinseminan, o al menos así se informa. Con lo cual lo de Houben, que además lo hace todo por tan sólo el valor de los viáticos, es de lo más abnegado. Uno de los datos más curiosos del asunto es que no sólo cada uno de sus hijos biológicos crece sabiendo quién es su padre, sino que hace poco un grupo de familias con doce de sus niños se reunieron en la casa del hombre. “Los chicos tuvieron oportunidad de jugar con sus medio hermanos, fue lindo”, dice Houben. “Algunos de los padres me los presentaron diciéndoles: Este es tu verdadero padre. Aunque, para ser honestos, no fue algo que a los chicos les importara demasiado: simplemente me miraban, sonreían, y seguían jugando.”

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.