radar

Domingo, 27 de noviembre de 2011

VALE DECIR

A comerla

MyCow.de es una afamada empresa online dedicada a la venta de carne vacuna, con sede en el estado de Mecklenburg-Western Pomerania, al noreste de Alemania. Desde 2010, la firma permite armar pedidos donde el cliente no sólo elige cuántos kilos comprará, el tipo de corte, las distintas razas (ya sean suculentos Angus o deliciosos Galloway) o la granja de donde provendrá la carne; también opta por la manera en que será asesinada su vaca. ¿Opciones a disposición? Desde el tradicional y cruento matadero hasta un feliz adiós al ser sacrificado el animal mientras pasta en verdes campiñas.

La recomendación de la página, claro está, es volcarse por el último método, el más humano. Y no sólo por su costado ético; también por su resultado en la carne. Los viajes al matadero, dicen los especialistas, estresan a las vacas, aumentan su adrenalina y endurecen su carne, pero suelen ser moneda frecuente porque es más económica. La muerte mientras pastan, en cambio, es más complicada de llevar a cabo: requiere alguien con impresionante velocidad para dispararle al animal sin que se dé cuenta y eso encarece los costos. De elegirse la vaca con alegre fallecimiento, los costos arrancan en los 100 dólares el paquete de 5 kilos.

Para Susanne Marx, operadora del sitio, “una vaca que murió más humanamente es más sabrosa”. Según la vendedora, la clientela reconoce este factor y opta por el sacrificio menos traumático aunque intenta no saber nada más del ejemplar que ha elegido. Posiblemente porque, de darle nombre o entidad, el asado será un bocado difícil de pasar, venga o no de vacas felices.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.