radar

Domingo, 22 de julio de 2012

VALE DECIR

Lamecirios

La peregrinación del inglés Lawrence Edmonds tiene poco del Camino de Santiago. Para empezar, la suya comenzó como un juego, en un bar. “En enero de 2011, mi buen amigo Adam me apostó que no podría lamer todas las catedrales anglicanas de Reino Unido. Tomando un trago en la taberna Lyceum, en Londres, garabateamos el contrato en un pedazo de papel y todo el asunto quedó registrado”, cuenta en su web el muchacho que, desde entonces, ha pasado su lengua por 42 iglesias de distintos puntos británicos.

Sea en Bath, Worcester, Liverpool, Manchester, Coventry, Derby o Durham, la distancia no ha sido un problema para Edmonds, de 26 años, que lleva ocho mil kilómetros recorridos. ¿Y todo para qué? Pues, como hombre de palabra, no quiere pasearse desnudo por la catedral de York, perdida la apuesta. De allí que, lejos de terminar la laica travesía, aún le queden veinte edificios por lengüetear.

Es que, iniciada la partida, Lawrence descubrió sedes anglicanas por Escocia, Gales e Irlanda y, aun cuando no estaban incluidas en el trato original, decidió incorporarlas a cambio de una prórroga de seis meses. Con fecha límite el 16 de diciembre de este año, no pierde tiempo y sigue tachando catedrales. Aun cuando muchas le resulten detestables. “He probado cosas horribles en mi vida, como carne de tiburón podrida o el ojo de una oveja. Así y todo, nada se compara al gusto de la iglesia de Wakefield”, señaló.

Para seguir la experiencia religiosa (¿o gourmet?) de Edmonds y convertirse a su ridiculez, alcanza con cliquear en Cathedral Licking.Wordpress.Com (donde sube imágenes regularmente) o sumarse al inexplicable grupo de Facebook “I bet I can lick every Anglican catedral in the UK”, que ya incluye más de 150 seguidores. De culto.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.