radar

Domingo, 29 de julio de 2012

VALE DECIR

Yabba Dabba Don’t

Bien podría decirse que el ingeniero alemán Sebastian Trager es un nostálgico que suscribe al cliché que reza “Todo tiempo pasado fue mejor”. Su amor, sin embargo, no está direccionado a décadas pasadas, sino al tiempo de las cavernas. Al menos, a la ficcional Edad de Piedra de, valga la redundancia, Los Picapiedras. De allí que este expreso fanático de la famosa tira producida por William Hanna y Joseph Barbera haya puesto sus saberes técnicos a disposición de la fabricación de un coche que replica el troncomóvil animado de Pedro.

Montado sobre el chasis de un Volkswagen Polo, su versión es (casi) igual al original –marcos de madera, asientos de leopardo–, con una leve diferencia: en vez de ser impulsado por los pies, el modelo cuenta con un motor de 1,3 litro. Un guiño a la modernidad que ha dejado afuera otros (léase, limpiaparabrisas, parabrisas, espejos laterales, retrovisor, cinturones de seguridad, luces de giro y, por supuesto, airbags).

Es justamente a causa de estas carencias que –para su tristeza– la policía le ha prohibido manejar el automóvil por las calles y rutas de Alemania. Al parecer, es demasiado peligroso para la vía pública. “Copié hasta el último detalle y, como trabajo en la construcción de coches, sé que es perfectamente seguro. Pero la oficina de registros no está de acuerdo, así que me di por vencido”, explicó el hombre que, ahora, lleva su “invento” –en remolque– a ferias y exposiciones para que la gente lo vea. “A todo el mundo parece encantarle”, relata orgulloso, aunque incapacitado de pisar el acelerador para pasear con Vilma y Pebbles.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.