radar

Domingo, 10 de agosto de 2003

VALE DECIR

Vale decir

Baila, hereje, baila
La iniciativa es innegablemente original y muy probablemente absurda. Un orador holandés acaba de lanzar una nueva modalidad en materia de servicios religiosos: misa en la disco. Como una manera de “atraer más gente a la iglesia”, el Club Habana de la localidad de Urk convocó a más de cien personas que bailaron por la noche y al día siguiente fueron a misa. Los organizadores, miembros de una comunidad calvinista, no cambiaron ni las luces ni los muebles; el cura se paró bajo la luz estroboscópica y los feligreses se sentaron en la barra o en las mesas. “Al principio me resultó un poco extraño estar hablando para gente que cada tanto encendía un cigarrillo –dijo el reverendo Jan Pieter Overduyn más tarde–, pero al rato me di cuenta de que aun en una disco, la gente se puede acercar a Dios. Nos interesan los ídolos como Beckham y Batman, pero Jesús es uno todavía mayor.”

Para resucitar el negocio
Pequeño escandalete en la república vecina, socia y amiga del Brasil, cortesía de una compañía funeraria que ha lanzado una campaña de publicidades televisivas que se han chocado con el “recato y el buen gusto” de algunos espectadores. La cosa es más o menos así: uno de los slogans es: “Nuestros clientes nunca vuelven para quejarse”. Otro: “Con nuestros seguros de vida usted estará tan contento que le agradecerá a Dios personalmente”. La compañía, la Funeraria Sinaf, con base en Río de Janeiro, ha hecho ya su descargo a través de la Folha de Sao Paulo. En ella, el director (de la Sinaf), Pedro Bulcao, dijo que “la muerte es un asunto difícil de tratar, y el humor ayuda a romper las barreras y hacer las cosas más sencillas”. La compañía también ha iniciado una campaña radial, durante un programa deportivo en el que, al final de cada partido, el peor jugador se lleva el título de “el muerto del equipo”. Hasta acá, todo bien. Lo único alarmante es que, más allá de algunas protestas, parece haberse dado una buena recepción de estas ideas publicitarias y, entre el año pasado y éste, la compañía ya creció un 35 por ciento.

Y rasguña las piedras
Tal vez no gane tanto dinero como parece. O tal vez pretenda ahorrar para su jubilación, temeroso del destino incierto de las estrellas de rock. Lo único cierto es que Keith Richards admitió públicamente, hace unos pocos días, que suele levantar y consumir las drogas que sus fans le arrojansobre el escenario durante los recitales. Algunos paquetitos de los que le tiran, alega, casi como un argumento a su favor, vienen con una suerte de “packaging personalizado”, es decir, con su nombre escrito a mano. Richards, que se encuentra actualmente de gira europea por el cuadragésimo aniversario de los Rolling Stones, aclara, sin embargo, que él no mete en su cuerpo cualquier porquería, como algún prejuicioso podría llegar a suponer, sino que siempre inspecciona la calidad de las drogas regaladas. “Algunas de las cosas que me tiran son realmente buenas –le dijo a la revista Q–; pero tiramos la basura, ¿saben? Los chicos las levantan y las envían a mi habitación. A veces no las abro durante días. En general es hierba.” En la misma entrevista aprovechó para decir, ya que estaba, que no le molesta que lo llamen “wrinkly rocker” (el rockero rugoso): “Pueden decir lo que quieran”.

El wurst del Führer
Es como las figuritas difíciles, los primeros números de las revistas antiguas, las ediciones incunables de la literatura universal y algunos otros artículos que suelen justificar sus precios exorbitantes a partir de su condición de únicos o inhallables. Y su valor histórico no es materia discutible. Así es que Ivan Zudropov, ruso, es el afortunado propietario de un objeto invaluable. Se trata del pene de Adolf Hitler; nada menos que su miembro momificado, al cual pronto le efectuarán una serie de pruebas de ADN de carácter validatorio, como para poder demostrar sus orígenes. Zudropov asegura que su padre, de nombre Vasily, soldado del ejército rojo durante la Segunda Guerra, ingresó al bunker en el que se habría suicidado el Führer, y allí habría encontrado su cadáver. Su relato admite aún más detalles: los soldados soviéticos habrían procedido a desnudar y golpear el cuerpo del jefe germano del Eje, y Vasily habría aprovechado la oportunidad para hacerse de un ítem valioso, al menos como souvenir. “Mi padre quería llevarse algo de Hitler –rememora Ivan–. Primero pensó en cortarle la cabeza, pero luego se decidió por el pito.” Por el momento, Ivan pide unos 18.000 dólares por el objeto carnoso, a pesar de que, dice, no mediría más que unos seis centímetros.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.