radar

Domingo, 27 de abril de 2014

VALE DECIR

LAS PINTURAS DEL DOCTOR MUERTE

“Puede que no sea arte, pero sin duda será uno de los objetos más macabros expuestos en un museo: el Thanatrón, artefacto intravenoso inventado por el médico Jack Kevorkian para que los pacientes pudieran inyectarse por sí solos dosis letales de potasio y cloruro, está a la venta en la Galería Sparta, en West Hollywood, junto con una docena de pinturas del hombre llamado Doctor Muerte”, anota el periódico LA Times a cuento de tamaña curiosidad: que el gran batallador por el derecho a la eutanasia también pintaba. Y lo hacía considerablemente bien, dicho sea de paso.

Hasta el 30 de abril, entonces, la famosa Máquina de Suicidio Asistido y los óleos originales del humanista (entre ellos, la pieza Genocida, que refiere al genocidio armenio, o los temáticos Parálisis o Coma, donde los hombres lidian con el sufrimiento o la muerte) están en exposición, y a la venta. Algunos “benignos”, otros activistas, políticos, todos son cuadros que nos introducen en una de las facetas menos visibles del activista. Que se suma a otras, como su afición al jazz, a tocar la flauta, a sacar discos (Kevorkian Suite: Very Still Life). O la más famosa: asistir a decenas de personas a morir dignamente, aunque tuviese que pasar ocho años en la cárcel por eso.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.