radar

Domingo, 22 de febrero de 2004

OJOS DE VIDEOTAPE > ESTRENOS DIRECTO A VIDEO

El ángel exterminador

Mamá está muerta y papá dice que Dios le dio una misión: eliminar a los demonios disfrazados de personas comunes: el actor Bill Paxton debuta detrás de cámara con Las manos del diablo, un sólido thriller de terror sobre los primeros pasos de un asesino serial.

Bill Paxton asegura que con Las manos del diablo (Frailty, 2001), su primer largometraje como director, quiso mostrarle a su público, el que lo conoce por sus heroicas y más o menos inofensivas incursiones en varias películas de James Cameron, en Un plan simple de Sam Raimi o en ese exitoso engendro llamado Twister, un lado oscuro cultivado en secreto desde su infancia. Muchas horas frente a La Dimensión Desconocida, demasiadas novelas de Stephen King, unos cuantos films clásicos de suspenso del estilo de Cállate dulce Carlota (pieza macabra de Robert Aldrich con Bette Davis y Joseph Cotten) o La noche del cazador, indiscutida obra maestra y único film como director de Charles Laughton. Tal vez la conexión con este último (y con más de un episodio de la serie de Rod Serling) sea la más evidente de todas referencias citadas, ya que tenía en su centro, como Las manos del diablo, a un par de niños obligados a pasar una temporada en presencia del Mal Absoluto. En su película, Paxton se reserva para sí el papel del padre viudo con dos hijos (uno de nueve y el otro de doce años de edad), pequeña familia texana que lleva una vida relativamente apacible. Esto es, hasta que una noche despierta a los chicos con una noticia que cambiará las cosas para siempre: papá acaba de recibir, les explica, una misión divina y un listado adjunto. La lista contiene los nombres de unos cuantos demonios hábilmente camuflados como personas comunes y corrientes, a los que es su deber eliminar. El más chico de los niños, que no entiende demasiado de todo este asunto, estará del lado de papá no importa qué. El mayor sabe, por mucho que le cueste aceptarlo, que al padre se le ha fundido uno de esos fusibles cerebrales para los que no se consiguen repuestos. Y en poco tiempo, el jefe de la casa les estará exigiendo colaboración activa en su terrible encargo.
La historia está narrada en un largo flashback por uno de los hermanos, ya adulto (interpretado por Matthew McConaughey), a un agente del FBI. Se trata de uno de esos ardides bastante comunes para quebrar la linealidad del relato y sostener el suspenso, pero a pesar del cual su resolución se ve venir con bastante anticipación. Sin embargo, Frailty es un debut considerablemente sólido para Paxton, quien lo describe como un “noir gótico sureño” y a la vez, dice, como una historia clásicamente tenebrosa en el mejor estilo de los cuentos de los Grimm. Hacha en mano y todo, este racconto del origen de un asesino serial tiene algún que otro elemento en común con El resplandor, al estar cargado de claustrofobia –la del adolescente en cuya palabra nadie cree– y de un aliento casi sobrenatural. Sumando citas sin pudor, Paxton habla también de ciertas “influencias del Viejo Testamento, en un paralelo con la historia de Isaac y en la idea básica de Dios hablándole directamente –no mediante Jesús– a un hombre”, y “del tipo de historias jugosas que buscábamos en la Biblia los chicos criados en el sur, mientras el predicador de la Iglesia Bautista daba su sermón”. Dirigida por un texano, Frailty está escrita por otro, Brent Hanley, quien también reconoce la influencia de King, pero fundamentalmente la de Jim Thompson y ese film noir paradigmático que es Retorno al pasado, de Jacques Tourneur.
Seguramente como parte de una operación de marketing, Hanley dijo que a continuación se volcaría a la adaptación de una novela infantil, para disipar las constantes pesadillas disparadas por la escritura de Las manos del diablo. No es para tanto, hay que decir, pero sin embargo Paxton anunció un plan similar. Para su segundo proyecto detrás de cámaras dice tener en mente una comedia británica (¿?); una de las posibilidades más alejadas de toda la oscuridad y el mesianismo demente de su asfixiante debut.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.