radar

Domingo, 13 de noviembre de 2005

AFORISMOS > EL LIBRO QUE RECOPILA LO MEJOR DEL MARADONA ORAL

De verdad te lo digo

Ya a esta altura, su habilidad con la pelota es tan proverbial como la destreza que tiene para abrir la boca y acuñar una frase memorable. Ahora, en el flamante Diego dijo (Distal), los periodistas Marcelo Gantman y Andrés Burgos recopilaron las mejores 1000 frases de Maradona. Para quienes lo extrañen mañana lunes en La noche del Diez, o quienes quieran rememorar pequeñas joyitas mezcla de picardía, confesión y disparate, Radar reproduce algunas de esas mil (y una de la Tota).

Al principio la droga te pone eufórico. Es como ganar un campeonato. Y pensás: mañana qué importa, si hoy gané el campeonato.

Como narcotraficante, me cago de hambre.

A los políticos les saco una ventaja. Ellos son públicos, yo soy popular. (1996)

A Tocalli le decíamos camino de tierra, porque no tiene manos.

La rinoscopia, el pelo corto... Un día los muchachos de la Selección se van a rascar un huevo y Passarella se los va a mandar a cortar. (1995)

Mauro, prendé el aire acondicionado, que acá hace más calor que en el auto de Cabezas. (1997)

¿Me van a contar a mí cómo es Juan Simón? Lo conozco hace diez años. Es capaz de tomarle la leche al gato. (1991)

Boca tiene menos definición que la televisión que teníamos en Fiorito. (2001)

En este país siempre pasa lo mismo. Es el mismo partido que lo pasan cuarenta mil veces en diferido. (2001)

Habíamos ido a almorzar a una parrilla, en la avenida Gaona, con Claudia y las nenas. Era domingo, estábamos felices, todo bárbaro. Se acerca un tipo, me dio la mano, yo seguí hablándole y el tipo insistía con la mano. Me di cuenta de que quería pasarme un papel. Con las nenas y todos ahí al lado. Y el tipo insistía, y de pronto me dice: “Probala. Si te gusta, estoy en la esquina”. ¡Qué hijo de puta! (1996)

Carrascosa es un tipazo, es más derecho que la General Paz.

Yo crecí en un barrio privado de Buenos Aires... Privado de agua, de luz y de teléfono... (2004)

Soy un privilegiado, pero únicamente porque lo quiere Dios. Porque Dios me hace jugar bien. Me hizo nacer la habilidad. Por eso me persigno siempre que entro a una cancha. Me parece que estaría traicionándolo si no lo hiciera.

Por un altercado con un tipo que me pidió un autógrafo, una vez me metieron en una celda hasta las seis de la mañana, pero enseguida me hice amigo de los presos, comí con ellos un sánguche de mortadela y los entretuve hasta la madrugada haciendo jueguito con una naranja. (1995)

Cometí un error de un metro, no me pueden dar una culpa de 30 mil kilómetros. (Mundial 1994)

Llegar al área y no poder patear al arco es como bailar con tu hermana. (2001)

Fue un lindo gol, pero no una maravilla. Raquel Welch es una maravilla, no un gol. (En el vestuario del Estadio Azteca, después del gol a los ingleses)

Coppola es vivísimo. Fuma debajo del agua.

A Macri le voy a decir: “Sacá el filo para comprar a Trotta y a Basualdo, si entre todos nosotros te vamos a pagar la autopista. Después te lo devolvemos”. (1996)

Gianinna me preguntó: “¿Papi, cuándo vas a volver a jugar como en los videos?”. Me cortó las piernas. (1996)

Ganarle a River es como que tu mamá te venga a despertar con un beso a la mañana. (2000)

El juez Bernasconi es muy rápido, es capaz de meterle un supositorio a una liebre. (2000)

Me gusta pegarle a la gente cuando tiene las dos manos arriba. Cuando las tiene bajas, me gusta ayudarla. (1995)

Jugar sin público es jugar adentro de un cementerio. (1987, después de un partido a puertas cerradas entre Napoli y Real Madrid)

Los dirigentes de Boca son más falsos que un dólar celeste. (1997)

Si los novios de mis hijas las hacen llorar dos o tres veces, van a tener un accidente. (1998)

Nunca imaginé que hubiera gente que se alegre por mi tristeza. (1990)

En la clínica hay uno que se cree Robinson Crusoe y a mí no me creen que soy Maradona. (2004)

No sé qué voy a hacer en los próximos quince minutos. ¿Cómo voy a saber qué voy a hacer mañana? (2004)

No, muchachos, hoy tengo menos palabras que un telegrama. (2001, negándose a hablar con los periodistas)

–Diego, ¿llegás para el domingo? ¿Vas al banco?
–Si voy al banco es para sacar plata, fiera. (1996)

Compartir: 

Twitter
 

Esa noche, en el hospital de Lanús, habían nacido once mujeres. Y Diego rompió la racha, fue el único varoncito. Cuando vieron que era hombre, todos gritaron como si fuera un gol. Doña Tota
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared