radar

Domingo, 19 de marzo de 2006

PUNCH > VOLTEANDO PESOS PESADO: ANNIE PROULX, LA AUTORA DE SECRETO EN LA MONTAñA, CONTRA EL OSCAR A CRASH

Trash

Ya pasaron dos semanas, pero el escandalete después de los últimos y tan extraños Oscar continúa. Se sabe: Brokeback Mountain de Ang Lee tenía todos los números puestos, y sin embargo se llevó la estatuilla la más que mediocre Crash. Pocos se atrevieron a hablar de homofobia, pero muchos cargan las tintas contra el conservadurismo. El primero en abrir la boca fue el guionista Larry McMurty (también autor de La última película, esa obra maestra de Peter Bogdanovich): “Quizá Brokeback... en serio resultó muy controvertida. Quizá Hollywood no quiera de verdad que sus cowboys sean gays”. El prestigioso crítico del L.A. Times, Kenneth Turam, prosiguió: “A pesar de toda la cobertura, a pesar de la taquilla, a pesar (o quizá por culpa de) todos los chistes que se hicieron sobre ella, hay que darse cuenta de que Brokeback Mountain incomoda a un gran número de personas”. Pero la que de verdad sangra por la herida –y no le molesta reconocerlo– es Annie Proulx. Escribió un texto sobre la entrega de premios que fue publicado en The Guardian y en el Sydney Morning Herald, donde dice: “La gente relacionada con Brokeback Mountain, incluyéndome, esperábamos que al estar nominados a ocho premios de la Academia, ganaríamos el Oscar a Mejor Película, como había sucedido en la divertida y vivaz ceremonia de los Independent Spirit Awards el día anterior. Pero deberíamos haber sabido que los conservadores votantes de la Academia tendrían diferentes ideas sobre lo que es cultura contemporánea revulsiva. Son aproximadamente 6 mil votantes de la industria, la mayoría residentes de Los Angeles, la mayoría viviendo vidas cuidadas detrás de portales de hierro, o en casas de reposo de lujo, sin contacto alguno no sólo con la cultura cambiante y en fermentación, que es Estados Unidos en estos días, sino también fuera de sintonía con su propia ciudad segregada. Ellos deciden qué películas son buenas. Y el rumor dice que Lions Gate inundó a los votantes de la Academia con copias en DVD de Trash –perdón– de Crash, unas semanas antes de la votación final. El año que viene podemos mirar los premios para ver temas controvertidos como el castigo a las adúlteras mediante marcas a fuego con una letra A escarlata, esclavos que se escapan, y el debate sobre la fiebre del oro”.

Antes, enojadísima, Proulx cuenta que afuera de las limusinas había conservadores preparados para tirar tomatazos, y que frente al Kodak Theatre había un gran cartel de neón que rezaba “Cientología”. Y hasta se la agarró con los premios a Mejor Actor. “Ninguno de los premios de actuación fueron para Brokeback..., por supuesto. El premio, como se esperaba, quedó para Philip Seymour Hoffman por su brillante retrato de Capote, pero en los meses precedentes a los Oscar hubo poca discusión sobre los estilos de actuación y las aproximaciones a los personajes por los nominados de este año. A Hollywood le encanta la mímica, la conversión de un actor en una copia de una celebridad ya muerta. Pero, ¿para qué se necesita más habilidad? ¿Para actuar a una persona que caminaba por la calle hace algunas décadas y que dejó grabaciones, películas, fotografías y amigos con recuerdos, o la construcción de un personaje a partir de la imaginación y unas pocas palabras frías en papel? No lo sé. El asunto nunca es discutido.”

Para que quede claro que está muy enojada, termina el texto con esta frase: “Quienes quieran llamar a este texto Un arranque amargo, adelante”. Y parece que pronto saldrán a contestarle.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.