radar

Domingo, 30 de septiembre de 2007

MúSICA > CALEXICO EN BUENOS AIRES

El mestizaje extrañado

Son originarios de Arizona y bautizaron a su banda Calexico, para que quede claro desde el vamos que lo suyo es un bellísimo híbrido en el que cabe desde el fado hasta el country, pasando por el jazz, el western y las rancheras. La banda que busca encarnar el sonido de la frontera –aunque cada vez se acerca más al pop– debuta en Buenos Aires, con dos shows y la edición de su último disco. Imperdible.

 Por Mariana Enriquez

Calexico es una ciudad fronteriza, tan al borde que su propio nombre es mestizo: una fusión de California y México. A su lado, pero del lado mexicano, queda Mexicali, la que pretende convertirse en la Silicon Valley latina. Y Calexico también es una banda de Tucson, Arizona, liderada por Joey Burns y John Convertino que intenta, con modestia, encarnar aquello que el nombre de la ciudad fronteriza no logró: una verdadera e intensa mezcla que alberga el viento de los desiertos de Arizona y Sonora que trae el western, el country, las rancheras, los corridos; un cóctel musical que también incluye el amor por la música culta de Burns –que hizo estudios clásicos en la Universidad de California–, y la pasión por el jazz y por el rock alternativo desértico de Convertino, ex miembro de los legendarios Giant Sand. Y la banda también se alimenta de los géneros que se escuchaban en casa de los responsables mientras crecían, desde la música surf hasta las nostalgias del fado portugués. "Por el nombre de la banda está claro que estamos en una búsqueda de lo híbrido, lo fronterizo. Pero, como suele suceder, el nombre fue casualidad: nos bautizamos de otra manera, que resultó ser la misma que había elegido una banda punk de Orange County. Lo cambiamos y resumió la idea de nuestra banda", cuenta Burns en conversación con Radar poco antes de debutar con Calexico en Buenos Aires, todavía sorprendido porque su nuevo disco, Garden Ruin, acaba de tener edición local.

Calexico es una banda integrada por verdaderos investigadores, músicos infatigables que abrazan sus influencias con gusto y se dejan convencer por nuevos sonidos, sea los que escuchan en disco, sea lo que aportan sus colegas y compañeros de ruta. Esa misma búsqueda determinó que sus primeros tiempos casi fueran instrumentales de forma excluyente, lo que se traduce en una dificultad mayor para editar un disco en Estados Unidos. Por eso Spoke, el debut lanzado en 1997, se editó en Alemania, y en su sello germano. Hoy, Calexico completa su formación con músicos alemanes: Martin Wenk, Volker Zander. A Joey Burns no le parece que la trayectoria de su grupo sea tan rara: "Europa siempre fue un lugar muy amable para los músicos independientes norteamericanos. Nos resulta mucho más fácil tocar allá que en nuestro país. No sólo porque los europeos parecen tener más curiosidad y apertura con otras culturas sino porque hay una tradición ya establecida: Thelonious Monk se refugió –digamos– en Europa, Charlie Mingus... hoy muchos grupos indies sacan primero sus discos en Europa. A mí me parece hermoso".

Hermosos son los discos de Calexico, cinco oficiales hasta el momento: The Black Light (1998), Hot Rail (2000), A Feast of Wire (2003) y el nuevo Garden Ruin. El proyecto musical va mutando de a poco: Black Light arranca con "Gypsy's Curse", un instrumental oscuro que celebra el nomadismo con citas a Morricone y el country, y más tarde conmueve con "The Ride", belleza con violines. Pero desde Feast of Wire, Calexico empezó a incluir canciones pop coronadas por la frágil voz de Burns. ¿Quieren acceder a más público? Burns insiste en que no hay estrategia: "En los últimos dos años colaboramos con Nancy Sinatra, Neko Case, Laura Cantrell, Iron & Wine... Nos gusta estar de gira, nos gusta escuchar y aprender de los demás. La música está yendo hacia las canciones más redondas y pop. No sé por cuánto tiempo". En 2005 editaron junto a Iron & Wine (o Sam Beam, el mejor cantautor folk de Estados Unidos en este momento) In the Reins, un disco maravilloso con canciones que incluían samplers de Daniel Viglietti ("He Lays in the Reins"). Un año después, Garden Ruin incluía invitados como Amparo Sánchez, en el tema "Roka". Pero si algo no le gusta a Burns es que se limite la descripción de su banda a los "aires latinos". Hay tanto más, explica. "Nuestros padres tenían todo tipo de discos. Amália Rodrigues, tango, Hank Williams, música afroperuana. Nuestros hermanos mayores escuchaban rock de los '70, eso nos influenció. El jazz, por supuesto: nuestro gusto por la improvisación y lo instrumental viene de allí. Somos muy amigos y colaboradores de la banda Mariachi Luz de Luna, pero no nos gusta que nos llamen el grupo indie mariachi, es perezoso. Mi banda favorita es The Dirty Three. Con ellos, que son australianos, debutamos: fuimos sus teloneros en nuestra primera gira como banda. Compartimos nuestro amor por el jazz y la libertad musical sobre el escenario. Y, por supuesto, esa marca difícil de explicar pero ineludible que da el desierto."

Calexico toca en el marco del Festival Nuevos Aires Folk 2ª Edición. El jueves desde las 20.30 los acompañarán Los Alamos y Fantasmagoria, y el viernes, desde la misma hora, los españoles La Media Luna y Juan Stewart. En La Trastienda Club, Balcarce 460. Entradas desde $ 60.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.